sábado, 14 de septiembre de 2013

EL PATÍO DE LA ESCUELA MARTÍN RICO

EL PATÍO DE LA ESCUELA 1871

El patío de la escuela
óleo sobre lienzo 34 x 61 cm
Madrid, colección particular


Durante su estancia en Granada Martín Rico se sintió deslumbrado por la arquitectura y decoraciones islámicas , no sólo en la Alhambra , donde pintó la Torre de las Damas sino también en otros lugares. La escena de las niñas que cosen , en un friso de actitudes variadas, lleno de vida y de recogido encanto, evoca la existencia en Granada de varios beaterios que acogían a muchachas pobres. Un de ellos, la llamada Casa de las Monjas , donde habían vivido las del Ángel , era en efecto una casa árabe tardía , que fue derribada en 1877, pero la forma del patío , conocida por un dibujo no corresponde con este. Hay en cambio algunos elementos , como el arco semicircular , parecidos a los de la Casa de los Infantes, demolida en 1901, cuyas celosías dibujó Rico en uno de sus cuadernos.

Con frecuencia el artista incorporaba en sus composiciones elementos extraídos de diferentes lugares , que estudiaba en sus cuadernos de apuntes. En estos abundan las ornamentaciones estrelladas para celosías , apuntes de yeserías y azulejería. No hay una correspondencia absoluta entre los elementos decorativos de la pintura y los que dibujó , profusamente, en sus cuadernos. Ello pude deberse al hecho de que el pintor los modificó ligeramente al pintarlos en el lienzo . La forma de las ventanas germinadas y la del arco de la puerta son  muy similares a las existentes en la casa de Chapiz que el artista había estudiado.Un ajimez similar , aunque no idéntico al que muestran en la pintura, aparece dibujados a pluma y tinta en la cabecera de uan carta del artista a Robert Stewart incluyendo un autorretrato del propio Rico. Por otra parte, en esta carta, tras mes y medio de estancia en Granada, el artista indicaba que tenía " empezados tres cuadros, que se acabarán un día de estos " uno de los cuales precisamente por la similitud del ajimez con la que la encabeza, podría ser este. Con todo , en otra carta de Ricardo de Madrazo se indica que el 13 de mayo ,que " Rico está trabajando en el cuadro de la escuela "que acaso sea otra obra titulada La escuela en el Albaicín.

Particular interés tienen, las calidades materiales de las superficies, los azulejos y la madera. En las hojas de la puerta el pintor incorporó motivos de polígonos  estrellados de las bóvedas de la Alhambra , por ejemplo, los de la sala del Peinador de la Reina. En la pared encalada , tratada con la mayor atención y en otras yeserías policromas, que van perdiendo de modo gradual su color, el pintor registró con cuidado el paso del tiempo y el visible deterioro de los elementos arquitectónicos . El efecto del árbol florecido sobre ellas, con un tratamiento de toques sutiles , muestra una valoración de la belleza natural sobre la decoración artística . Por otra parte, el gusto por los aspectos ornamentales , tratados con tendencia a la superficie y de modo asimétrico,atestiguan un profundo gusto por la estética japonesa 
Mercedes Tamara
14 -09-2013


Bibliografía ; El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado                            Madrid







viernes, 13 de septiembre de 2013

LA CONSAGRACIÓN DE LA COPLA JULIO ROMERO DE TORRES

LA CONSAGRACIÓN DE LA COPLA 1913

La consagración de la copla
óleo y temple sobre lienzo 68 x 70 cm
Museo de Bellas Artes de Córdoba
“Una de las obras de mayor formato de la muestra y que ya hemos instalado es La consagración de la copla, un óleo y temple sobre lienzo de 290 x 230 cm, realizada entre 1911-1912 y perteneciente a la colección Prasa”, explicaba este jueves Lourdes Moreno, comisaria de la exposición y directora artística del Museo.
“Un total de diecisiete figuras que aparecen en el primer plano de la composición. Algunas de ellas son personajes conocidos de su tiempo o cercanos al entorno de Julio Romero, incluso aparece, en un lateral, el autorretrato del pintor”, añade.

Tras recibir la Primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1908 Julio Romero de Torres emprende la realización de  una obra ambiciosa, de gran formato, dedicada a uno de sus más sentidos temas:el flamenco
Sin duda, La consagración de la copla fue uno de los cuadros más importantes de los que se presentaron a la  Exposcion Nacional de1912 aunque no obtuviese premio alguno. Este hecho motivó el apoyo incondicional de intelectuales como Jacinto Benavente o Valle-Inclán. La crítica de arte pidió, incluso, la dimisión del ministro de Instrucción Pública y en desagravio se organizaron homenajes y banquetes en honor al pintor.
“Buceando en su biografía podemos encontrar, unos años antes, la inspiración para esta obra”, apunta Lourdes Moreno. En agosto de 1908, de viaje por Italia, el pintor envió a su madre una postal desde Milán, con la imagen de Los desposorios de la Virgen de Rafael, que se encuentra en la Pinacoteca de Brera de dicha ciudad. En la postal, se puede leer un comentario manuscrito de Romero de Torres: “Después de este viaje no necesitaré ver más nada...”


En esta obra, y en la pintura Entrega de las llaves a San Pedro de Pietro Perugino, que se encuentra en la Capilla Sixtina, se inspiró Julio Romero para la composición de esta elevación a los altares de la nueva 
divinidad del canto



Mercedes Tamara 
13 -09-2013


Bibliografía : Julio Romero de Torres, Entre el mito y la realidad , Colección 
                       Carmen Thyssen Bornemizsa

jueves, 12 de septiembre de 2013

VISTA DE TOLEDO EL GRECO


VISTA DE TOLEDO ( 1596-1600 )

Vista de Toledo
óleo sobre lienzo
121x 108,6 cm
Nueva York : The Metropolitam Museum








No se le conocen al Greco ningún tema paisajístico ,sólo retratos y escenas de carácter religioso que son las  que le han hecho famoso en todo el mundo-Pero El Greco pintó alrededor de 1.587un único paisaje que se lo dedicó a  Toledo - la ciudad en la que se había establecido desde edades muy tempranas. Toledo era una ciudad muy antigua  fue la sede del arzobispado primado de España y hasta 1.661 la capital , la capital del Imperio español.


Representa un impresionante paisaje sometido a una luz tan irreal como tétrica. Bajo un efecto relampagueantes en blanco y toques acerados de azul , escoge la silueta más habitual en sus composiciones, la que describe la ladera desde el  Alcázar hasta el puente de Alcántara y la remontada hacía el castillo de San Servando. La verosimilitud topográfica , sin embargo, está distorsionada en aras de una mayor expresividad . Algunos de los hitos que marcan la linea del cielo de Toledo, como latorre de la catedral se han cambiado de lugar. Aparece a la izquierda cuando en realidad está a la derecha y otros elementos o ya no existen o son fruto de la invención del pintor . El resultado final es tan bello como sugerente , pues como tantas veces ocurre, la obra ha sido sometida a múltiples interpretaciones. Desde  aquellas que buscan la identidad entre el pintor y la ciudad , a las que adivinan el contenido místico que el cretense vuelca en ella; también diversos significados emblemáticos, literarios, artísticos y simbólicos.



El Greco se tomó algunas libertades al ubicar los edificios, pero se han podido localizar éstos  , a pesar de los distorsionados que  aparecen , ya sabemos que una de las características de las pinturas del Greco esla distorsión ( el alargamiento excesivo de las figuras que en el caso de este pintor se puede hablar claramente de manierismo ).


El primer plano irrigado por el Tajo que fluye bajo el puente de Alcántara , es fértil y verde. En conjunto se trata de una descripción fiel , con algunas alteraciones que la hacen casi expresionista.EL paisaje árido y pedregoso se ha situado en una  atmósfera oscura y tempestuosa , la oscuridad del cielo se refleja en las verdes colinas y en los severos y casi tétricos edificios . El Greco ha reelaborado la realidad guiándose por su capricho y fantasía . Se dice que las casas fueron  inventadas por el pintor envueltas en una masa  grisácea y esas nubes que ofrecen un aspecto casi fantasmagórico .Se trata de un caso único en la pintura de la época  con un marcado carácter " expresionista "


Mercedes Tamara 
12 -09-2013




Bibliografía :El Greco El pintor humanista : Obras completas Edic Libsa


miércoles, 11 de septiembre de 2013

VISTA DE COVADONGA MARTIN RICO

                                                VISTA DE COVADONGA 1856

Vista de Covadonga
óleo sobre lienzo 81x 63 cm
Oviedo, Museo de Bellas Artes de Asturias




Esta obra fue el primer óleo importante en la trayectoría del pintor . En el verano de 1856 Martín Rico viajó a Covadonga con su condiscípulo , el pintor zaragozano Pablo Gonzalvo ( 1830-1896 ) que por entonces realizaba paisajes , aunque luego  se especializó en pinturas de interiores y fue profesor de Perspectiva . Rico se encontraba allí el día de la fiesta mariana , que se celebraba el 8 de septiembre , según consta por su firma en el primero de los álbumes de visitas del santuario.

El viaje era entonces complicado por las dificultades del acceso y el propio artista se refería con humor al hecho de que entonces creíamos los jóvenes que cuanto más lejos se iba y más alto se subía eran mejor los paisajes, error que el tiempo  se ha encargado de desvanecer. Covadonga, cuna de la Reconquista , se había convertido en lugar de peregrinación, bastión del nacionalismo romántico y  referencia de validación para la débil monarquía , hasta el punto de que la propia  Isabel II había visitado el santuario y encargado vistas del Real Sitio. Por otra parte, es probable que las estancias de su maestro Genaro Pérez Villamil , ya por entonces fallecido , que habían fructificado en los importantes cuadros de La cueva de Covadonga y Procesión en el santuario de la Virgen de Covadonga hubieran estimulado decisivamente al pintor a realizar el viaje, que fue el primero de larga duración de los numerosos que realizaría en el curso de su vida.





Sin embargo, la pintura se emancipa por completo de la orientación romántica de aquel artista y muestra un propósito de estudio del natural de un modo mucho  más objetivo y ajeno a la fantasía del pintor gallego . En todo caso, la sola elección del punto de vista pone de manifiesto la grandiosidad de la peña de Auseva . El hecho de que el borde superior del lienzo la corte, resalta su magnitud en acusado contraste con las pequeñas dimensiones de la cueva, escondida en su interior , donde se advierte la capilla de culto erigida en 1820 y el tejaroz sobre el sepulcro de Pelayo . Bajo el voladizo de la cueva , la oquedad en sombra de la roca, por cuyos andaderos mana el agua a chorros en la época del deshielo , como recogían las estampas devotas del santuario , aparece seca, como acontece en el período de estiaje durante el cual se pintó el cuadro.




El interés del artista por organizar la composición a partir de una base bien marcada le llevó a asentarla en el zócalo del monumento que había proyectado en la centuria anterior Ventura Rodriguez ( 1717-1785 ) única parte que llegó a construirse . Ante el parapeto , el artista animó la composición con tres figuras vestidas en trajes regionales de buen paño, tocadas las mujeres con pañuelos blancos y el hombre con montera picona , al modo en que lo había hecho también Villamil en su vista La cueva de Covadonga, pero con menos pintoresquismo. Tras el muro del basamento, en el camino de la subida al santuario ,otra pequeña figura femenina da idea de la proporción y del gran desarrollo vertical del conjunto . Tras la revuelta del camino a la derecha , la colegiata de San Fernando aparece iluminada a pleno sol del mediodía , en sus sencillos y bien escalonados volúmenes , en un estado anterior a la ampliación que llevó a cabo el obispo Benito Sanz Forés. Se advierte así , sobre la terraza , el antiguo camposanto luego eliminado, con un recinto cubierto que servía como osario . Entre la colegiata y la cueva sobresale por su iluminación el edificio de acceso al santuario, erigido  sobre el contrafuerte que se alza a la izquierda del estrecho tiro de la escalera.




Rico, lo mismo que Gonzalvo, realizó varios estudios del lugar . Uno de ellos, un dibujo quizá acuarelado , sirvió de base para la xilografía que unos meses después, publicó en su primer número El Museo Universal que habría de ser la revista ilustrada de mayor calidad y difusión durante los años siguientes . La composición es aquí más amplia, incluye la totalidad de la peña Ameva y resulta, al tiempo más equilibrada y más amena que al óleo. En efecto, los volúmenes  sucesivos de las casas de los Beneficiados a la izquierda, el pedimento de Ventura Rodriguez en el centro y la terraza, la colegiata y la capilla, se disponen en planos sucesivos y paralelos otorgando con sus formas rectangulares y su  colocación centrada una regularidad al conjunto, a pesar de la gran dimensión  de la majestuosa peña. Por otra parte, las sucesivas caídas del torrente del río Deva , desde el sudadero de la cueva , luego a través del sumidero del gran  zócalo con el que Rodriguez quería expresar la sujeción de la naturaleza por  el rigor de la arquitectura, al modo ilustrado y, por fin, el tumultuoso descenso  bajo el puente, dan un carácter vivo y pintoresco a la composición



Mercedes Tamara Lempicka

11 -09-2013



Bibliografía ; El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado                            Madrid


martes, 10 de septiembre de 2013

LA TORRE DE LAS DAMAS EN LA ALHAMBRA DE GRANADA MARTIN RICO

LA TORRE DE LAS DAMAS EN LA ALHAMBRA DE GRANADA 1871
La torre de las Damas en la Alhambra de Granda
óleo sobre lienzo 63,5 x 49 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado






Esta obra constituye el mejor ejemplo de la perfecta integración del interés del artista por los monumentos árabes y por la naturaleza que los rodea. es el primer ensayo , plenamente conseguido , de la búsqueda de una armonía entre arquitectura de gran belleza y cuajada de reminiscencias del pasado y una vegetación esplendorosa , como luego habría de buscar el artista en Sevilla y, especialmente en Venecia durante el resto de su carrera artística.




Ya al poco de su llegada a Granada , el pintor se sintió atraído por estas torres nazaríes , como revela la cabecera de la primera de las cartas que dirigió desde allí , junto con Fortuny , a William H Stewart. En ella aparece una vista de airosos perfiles en un dibujo a pluma y tinta según un punto de vista similar al que muestra una fotografía a la albúmina de su propiedad que conservó toda la vida. 
En sus cuadernos de dibujo las estudió desde el principio de su estancia y eligió, en uno de los apuntes terminados , la composición que habría de resultar definitiva, en vertical y con el Generalife al fondo, aunque sin la presencia de los álamos , que incorporó después , ni de las figuras . En este estudio ya tiene especial protagonismo el marcado contraste de las sombras y las luces sobre los lienzos de los edificios.




La Torre de las Damas , junto al Portal , había atraído la atención de artistas románticos como John Frederick Lewis ( 1804-1876 ) . A Rico le interesó mucho si aspecto habitado pues, en efecto, era una vivienda particular por entonces, lo mismo que las casas árabes que la rodean. También se sintió atraído por las consecuencias del deterioro del tiempo sobre ella , muy visible en estos años previos a su restauración , en 1875, por el artista Rafael Contreras ( 1826-1890) con el que Fortuny y Rico estuvieron en contacto durante su estancia en Granada. La composición está regida, como la de otros cuadros granadinos, por las verticales de los edificios y de los álamos. Estos cortados por el borde superior del lienzo,ordenan el primer término y sirven de referencia para los distintos términos de la perspectiva a partir de ellos. El delicado cromatismo  de sus troncos blanquecinos y sus copas verde pálido resalta con elegancia  sobre el nítido azul del cielo . El tapial visible bajo la cal desprendida de los muros de las casas de la derecha , las irregularidades de sus huecos, la colcha colgada de uno de ellos como en la obra El patío de la escuela señalan tanto el carácter habitado de esas arquitecturas como el paso del tiempo sobre ellas. Entre ambos álamos , el lienzo de pared se construye mediante pinceladas  horizontales que lo ordenan en rectángulos en una gama de ocres cuya variación, desde el amarillo hasta el rojizo , indica con veracidad su calidad táctil. Los tonos azulados de las yeserías , los esmaltados de las tejas en las limatesas, los rojizos de los canes del alero izquierdo de la torre y los cobrizos del tapial de las casas animan con vigor las superficies. La incidencia sobre ellas de la luz intensa del mediodía y de las marcadas sombras de los aleros confiere una extraordinaria viveza a los muros.




Como en otras obras pintadas en Granada , el artista recurrió a un motivo de niños jugando , en este caso con un pajarillo en la jaula , para animar la composición, que incluye también ,lo mismo que en otros cuadros, un gato y varias macetas con flores. De modo excepcional en este período ,y lo mismo que en otros cuadros en los que había tenido un especial interés como El molino de Gabas y Lavanderas de la Varenne respectivamente , el pintor estudió con esmero las figuras no sólo mediante dibujos sino al óleo.





Mercedes Tamara 
10 -09-2013


Bibliografía :  El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado                            Madrid

lunes, 9 de septiembre de 2013

SOMBRAS Y TINIEBLAS: LA TARDE DEL DILUVIO WILLIAM A TURNER

SOMBRAS Y TINIEBLAS: LA TARDE DEL DILUVIO 1843
Sombras y tinieblas : la tarde del diluvio
óleo sobre lienzo 78,5 x 78 cm
Washington, National Gallery of Art







El cuadro , que perteneció al reverendo TJ Judkin, fue adquirido por White en la subasta Christie´s del 12 de enero de 1872; pasó a William Houldworth en 1878 y figuró en la subasta Christie´s del 23 de mayo de 1891 y en la del 16 de mayo de 1896, en la que fue comprado por Shepherd Agnew lo adquirió en 1900 a Maurice Kahn y lo vendió a Darell-Brown en 1901. En 1928 se hallaba en la Howard Young Galleries de Nueva York en 1933 pertenecía a Liliam Timken que lo donó al museo de Washington en 1859.




La obra no fue expuesta en la Royal Academy en 1843 como pareja de Luz y color a causa del predominio de las tonalidades gris-verdosas y de la ausencia del negro, y fue sustituida por una versión posterior, actualmente en la Tate Gallery de Londres, caracterizada por unos contrastes muy fuertes y por unos tonos marrones más incisivos.




En la espiral formada por los pájaros , Turner utiliza el mismo recurso compositivo ideado para las bandadas de gaviotas que aparecen en otros cuadros. En Sombras y tinieblas . La tarde del Diluvio , la materia pictórica es un magma movido por una fuerza centrífuga que a trechos deja emerger las figuras de losanimales que se mueven a tientas , siluetas inciertas e indefinidas , para después volver a sumergirlas en su interior y a dejarlas arrastrar por el movimiento , en torno al centro luminoso , en el cual destacan las siluetas de los pájaros negros.







Mercedes Tamara 
9 -09-2013


Bibliografía : Turner, Edic Biblioteca El Mundo