miércoles, 3 de octubre de 2012

LOS NÁUFRAGOS DE LA MEDUSA THÉODORE GERICAULT


                 LOS NÁUFRAGOS DE LA MEDUSA 1818-1819 
Los náufragos de la Medusa
óleo sobre lienzo 491x 716 cm
París, Musée National du Louvre 



El período creativo de Géricault se redujo a doce años y, sin embargo, dio origen a una gran obra. Sentía pasión por los caballos y fue un gran jinete . A lo largo de su vida realizó numerosos esbozos y cuadros con este tema , cuyo realismo y vitalidad todavía no han sido superados .Uno de estos cuadros Retrato de un oficial de los cazadores dirigiendo una carga , fue la primera obra que expuso en el Salón en 1812 y la que le dio a conocer . El carácter apasionado y vehemente de su representación supone el fin del Neoclasicismo y el anuncio del Romanticismo . Otro cuadro de caballos Derby en Epson , que pintó pocos años antes de su muerte, abría el camino al Impresionismo .1808 Gericault entra en el taller de Carle Vernet pintor de caballos y  batallas y en 1810 pasa al de Guérin , aunque pronto abandonará el Neoclasicismo de éste. Su estilo se vio muy influido por el estudio de  la Antigüedad Clásica y los maestros de los siglos XVI y XVII . En Italia donde residió entre 1816 /17 se entusiasmó por Miguel Ángel . En Inglaterra ( 1820-1822 ) se interesó por Constable , por Wikie y  Hogarth . El realismo casi insuperable de sus retratos y representaciones de animales se fundamenta en un intenso estudio de la naturaleza - en el campo , en hipódromos estables y fiestas populares - Tras los terribles padecimientos , que sufrió a consecuencia de una caída de caballo , Gericault murió cuando contaba solo 33 años de edad.


 Géricault expuso Los náufragos de la Medusa en el Salón de 1819. El  monumental lienzo indignó a la mayoría de quienes lo vieron , a pesar  de que sus figuras perfectamente modeladas y el fuerte claroscuro debieron de resultar familiares al público gracias al arte neoclásico. También eran conocidas las dramáticas descripciones de naufragios con los supervivientes navegando a la deriva en botes salvavidas . La causa de las iras del público fue la presunción del artista de emplear un gran formato sin representar ningún tema clásico, heroico o edificante, como mandaban los cánones académicos . Tampoco su  tratamiento del tema era lo bastante idealizado ni, en consecuencia evasivo.


Se suponía que las representaciones de desastres debían evocar un  destino humano universal , no debían resultar demasíado concretas  o personales , ni afectar al ánimo del espectador . En cambio Géricault se centró, impresionado y avergonzado en un hecho real que implicaba un error humano por parte de la armada francesa . El 2 de junio de 1816 la fragata " Medusa " había naufragado frente a la costa oriental africana. La tripulación abandonó a su suerte a 150 pasajeros en una  balsa . Los náufragos navegaron a la deriva trece días , durante los que se sucedieron terrorificas escenas de locura, muerte, asesinato  y canibalismo. Cuando finalmente se avistó la balsa sólo quedaban  quince supervivientes , cinco de los cuales murieron tras el rescate. Las altas esferas ocultaron el suceso . Más tarde, en otoño de 1817, los supervivientes publicaron un relato del contecimiento que provocó una oleada de repulsa , narración que fue inmediatamente confiscada. Con la obstinación propia del artista , Géricault se lanzó a informar este escándalo encubierto por el gobierno en una composición, que superó, con mucho , el mero reportaje o el cuadro de género , para convertirse  en una parábola del comportamiento humano en condiciones extremas . Con la pirámide que forman las personas en la blasa, cuyas figuras estaban en muchos casos basadas en Miguel Angel y coronada por un  hombre negro que enarbola una pieza de ropa para llamar la atención de los lejanos rescatadores, la disposición de las figuras posee una solidez que contrata con el caos del oleaje que rodea la balsa. La prominencia de Géricault otorga a un hombre de color puede estar relacionada con la lucha para abolir la esclavitud que se había iniciado  durante la segunda mitad del siglo XVIII



Mercedes Tamara 
3-10-2012


Bibliografía : El Romanticismo, Edic Taschen

martes, 2 de octubre de 2012

CESTA DE VASOS DE SEBASTIAN STOSKOPFF

CESTA DE VASOS 1644
Cesta de vasos
óleo sobre lienzo 52 x 53 cm
Estraburgo , Musée de l´OEuvre Notre-Dame




El motivo del "cestito lleno de vasos de beber lavados " según dice el  pintor alemán y biógrafo de artistas Joachim von Sandrart en 1675, no lo inventa Stoskopff , sino más bien lo aísla ( con lo que lo hace , con mayor énfasis suyo ) a partir de un contenido amplio de una rica mesa puesta , como puede verse en obra de los artistas Lukas van Walkenborgy Georg Flegel , aproximadamente contemporáneos suyos . El motivo es una especie de pendant de los cestos de frutas , de los cuales Caravaggio es el más importante , allí objetos naturales, aquí artificiales.






El pintor elige este cesto con vasos , para hacer de él un campo de ejercicio para la transformación virtuosa pensando en el efecto del juego de luces y sombras, reflejos irisantes, observaciones ópticas producidas por capas de cristal ( sencillas o varias superpuestas ) así como vasos de metal opaco. Así se expresa de un modo especialmente rico un motivo procedente de la competencia entre las artes, enraizado en la ekfrasis antigua ( la descripción elogiosa de un objeto artístico ) según el cual la pintura ( la diferencia de la escultura ) puede simular también algo transparente , translúcido, el brillo y los reflejos .Aunque obsoleto desde el punto de vista compositivo Cesta de vasos de Stoskopff convence por la forma maravillosa , tintineante y opulenta de la presentación pictórica, que en cierto modo extrae la esencia del tema : llama la atención una tendencia a liberar el temperamento pictórico de las cadenas de la mera representación.

El vaso roto tiene bordes afilados como los de una hoja de afeitar, que deleitan a las personas interesadas por los valores pictóricos ; por el contrario, el observador despistado y que sucumbe a la ficción corre peligro de lesionarse virtualmente.Es un cuadro como el cesto con vasos de 1644 ( Estraburgo ) la fragilidad del vidrio queda subrayada por el punto de rotura que en un primer momento sorprende, pero que luego, estimula el sentido de la vista.




Mercedes Tamara Lempicka
2-10-2012

Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo