viernes, 11 de noviembre de 2011

LA PARISINA DE ALEKSANDER DEINEKA

LA PARISINA 1935

LA PARISINA
óleo sobre lienzo 
64 x 64 cm
Museo de San Petesburgo 







La Parisina de Deineka es fruto de las impresiones que le produjo el viaje a Estados Unidos, Italia y Francia en 1935. El cuadro está construido sobre delicadísimas gradaciones tonales de prácticamente un solo color: desde los casi imperceptibles reflejos hasta las manchas más densas de rojo.


La maestría colorística de Deneika se conjuga en la presente obra con las tonalidades poéticas y la sutil penetración en el estado psicológico de la modelo. El brillante efectismo del colorido inesperadamente ensombrece la triste seriedad en la mirada de la mujer.


Deneika pertenece a este tipo de pintores a los que el destino ha deparado la suerte de ser unos innovadores en el arte.La pasión del buscador , la valentía del innovador se conjugan en su obra con la asimilación de las enseñanzas de los mejores maestros de la herencia pictórica del pasado y, en última instancia con un extremo espíritu exigente para con su propia obra.


En su camino de pintor hubo momentos en que se vio obligado a luchar denonadamente por el reconocimiento de su obra , a defender lo novedoso tanto en el contenido como en la forma de sus soluciones. Con los años Deneika se granjeó la categoría de clásico de la pintura y grafismo soviético, particularmente  en el campo de las ideas monumentales.


Mercedes Tamara 
11 noviembre 2011


Bibliografía : Pinturas de los Grandes Museos, Edit Planeta

jueves, 10 de noviembre de 2011

EL BAÑO DEL CABALLO ROJO DE KUZMA PETROV-VODKIN

EL BAÑO DEL CABALLO ROJO  1960

El CABALLO ROJO

óleo sobre lienzo 160x 186 cm
Galeria Tetriakov 



Kuzmá Petrov Vodkin fue un destacado pintor y escritor ruso soviético. Estudió arte en San Petesburgo gracias a una subscripción caritativa de los comerciantes locales de la región de Sáratova.


Petrov Vodkin permaneció en San Petesburgo desde el año 1895 al 1897, estudiando en la escuela del barón Stiegligsh, antes de trasladarse a la escuela de Moscú de Pintura, Escultura y Arquitectura . Allí estudió con Valentín Serov e Isaac Leviatán.


Kuzmá Petrov Vodkin tendía en la pintura hacía las imágenes y símbolos severos y elevados  hacía la monumentalidad y la belleza decorativa . En este  cuadro El baño del caballo rojo no hay nada cotidiano: la realidad está transformada , todos los elementos del lenguaje artístico están supeditados a la imagen sintetizada.


En la formación de este sistema pictórico jugaron un importante papel la afición de Kuzmá Petrov Vodkin por el icono ruso, el arte italiano del cuatrocento, la experiencia de los simbolistas franceses y alemanes. El interés por la tradición se combina con innovaciones audaces que se manifiestan en esta obra.


El baño del caballo rojo se construye sobre contrastes de grandes manchas de color que tienen limites precisos determinados por las formas claras y de dibujo constructivo: el color varía dentro de la mancha sólo por la misma fuerza de la luminosidad .


El color rojo del caballo , el amarillo del niño, el azul y el verde del agua componen una armonía tensa. El movimiento vigoroso y solemne del caballo fantástico contrasta con la inmovilidad del joven jinete , sumido en profundas reflexiones


Mercedes Tamara 
10 noviembre 2011


Bibliografia : Pinturas de los Grandes Museos

lunes, 7 de noviembre de 2011

LA VICARIA DE MARIANO FORTUNY


LA VICARIA 1870



LA VICARIA

óleo sobre tabla 60 x 93, 5 cm
Estilo: Eclecticismo Español
Museo:Museu Nacional d'Arte de Catalunya 






La obra maestra de Fortuny se fue madurando desde su matrimonio  por lo que realizó una primera versión sobre una tabla que adquirió enel Rastro madrileño; pronto se dio cuenta de que la tabla era demasiado pequeña para el desarrolloque quería dar a la escena por lo que su modelo

Arlechino le proporcionó una puerta de nogal perfecta en un primer momento, apareciendo la carcoma instantes después, siendo restaurada por el propio Fortuny. En esta nueva tabla elaborará un cuadro que supondrá un auténtico revuelo cuando fue expuesto en París, en la primavera de 1870, considerándose el  acontecimiento del año, calificando la obra Teophile Gautier de "boceto de  Goya retocado por Meissonier - el creador en Francia de esta temática costumbrista -" planteando Regnault que Fortuny "es el maestro de todos".

La vicaría representa el momento en que los testigos de una boda firman en la sacristía, separada del templo por una magnífica reja que el pintor localizó en una iglesia romana, siendo el elemento culminante del trabajo. Todos los invitados a la ceremonia están pendientes del acto mientras en la zona derecha unos majos y un torero están ausentes del protocolo, al igual que los dos hombres de la izquierda.

La escena está ambientada en el siglo XVIII como los cuadros de "casacón" que tanto éxito cosechaban en Europa, sirviendo como modelo la esposa del artista,  Cecilia, para la mujer que habla con la novia, la mujer rubia y la señora de espaldas;Arlechino sirvió para el torero y Nicolina para la mujer que se abanica, siendo los  demás personajes modelos profesionales que Fortuny utilizaba en variadas ocasiones así como sus cuñados Raimundo e Isabel de Madrazo. Meissonier posó para el general, existiendo un estudio previo sirviéndole al pintor como excusa cuando alguien le importunaba ya que alegaba: "Perdóneme, poso para monsieur Fortuny".

El pintor plantea la obra con una amplia concepción espacial, distribuyendo las pequeñas figuras en los diferentes episodios que aparentemente están aislados pero forman un excepcional conjunto, descentrando la escena principal.

Las principales características de la obra de Fortuny se resumen en esta obra: cuidado dibujo; minuciosidad y preciosismo; delicadeza y verosimilitud en los detalles; amplitud espacial; gran sentido del color y estupendo estudio lumínico; perfecta captación de los distintos tipos de telas y sus calidades descriptivas; interés por las expresiones de los personajes que se convierten en auténticos retratos; pincelada rápida y fluida a la par que precisa; interés por el estudio de los reflejos que provoca la luz blanca.

La imagen es un perfecto retrato de la sociedad española del siglo XVIII  con su clérigo,su torero, sus damas encopetadas, sus majas, el militar, hasta el demandadero de las  ánimas del purgatorio, la extraña figura que con el torso desnudo, la cabeza encapuchada y una bandeja en las manos otorga a la escena un aspecto fantasmal.  Con este tipo de trabajos Fortuny alcanzará la fama y la fortuna social  y económica, llegando a una situación límite cuando se canse de estas escenas pero el ritmo de vida que lleva le obligará a desperdiciar su 
verdadero talento

Mercedes Tamara 
7 noviembre 2011


Bibliografía : Mariano Fortuny, Edic Museo Nacional de Arte de Cataluña