jueves, 12 de diciembre de 2013

RESURRECCIÓN EL GRECO


RESURRECCIÓN 1597-1600
Resurrección
óleo sobre lienzo 275 x 127 cm
Museo del Prado, Madrid





Palomino creyó identificar una " resurrección " de tamaño natural en la capilla de la Virgen en el monasterio dominico de Nuestra Señora de Atocha en Madrid. Este dato indujo a pensar que formaba parte del encargo recibido por El Greco y que como tal se haya aceptado . Tras las recientes investigaciones , hoy se da por seguro que formaba parte del retablo del colegio de Dº María de Aragón. La Resurrección comparte todas las características del estilo que se anunciaron en el citado colegio . Pincelada suelta y deshecha , fuerte empaste, trazos angulares , contrastes violentos de colores y luces y desproporción sobrenatural de las figuras . Todos ellos son los rasgos que anuncian el lenguaje cada vez más simbólico y espiritual que adopta El Greco en su etapa final.




El tema de la Resurrección le es ya familiar y de hecho, la escena guarda muchas similitudes con la que pintó en Santo Domingo el Antiguo, manteniendo con ello el respeto a las reglas de la Contrarreforma y de algunos de sus pensadores como Molanus . En esta ocasión ha eliminado cualquier referencia espacial y la composición al completo se somete al contraste emocional entre el grupo de soldados y el Cristo resucitado . Este adquiere una apariencia más simbólica que real y adopta la postura propia de El Greco, pies cruzados, brazo izquierdo avanzando en acción de bendecir y el derecho ligeramente retrasado sosteniendo la banderola . Así volverá a representarlo en la pequeña escultura del tabérnaculo de Távera.




El estatismo de su figura , coronada con nimbo romboidal , contrasta con el paroxismo de los guardianes que se agitan en contorsiones irreales. Describen escorzos cada vez más imposibles, algo característico de esta fase final del pintor . Entre ellos, el soldado caído hacía el espectador provoca una sensación de fuga acentuada además con el predominio en el gesto vertical . Es decir, los brazos hacía arriba , bien en señal de asombro o bien en la acción de testificar el milagro, como lo hace la figura de la derecha, tan querida del cretense, ya que la repite constantemente y siempre con el mismo significado . Además, ha simplificado al máximo el revestimiento de la coraza militar de todos los guardianes que queda reducida a una segunda piel , con la que deja traslucir la musculatura y anatomía del cuerpo que protege. Se trata de in indudable rasgo manierista tan irreal como estético






Mercedes Tamara
12-12-2013

domingo, 8 de diciembre de 2013

EL DILUVIO UNIVERSAL MIGUEL ANGEL

EL DILUVIO UNIVERSAL 1509
El diluvio universal
Fresco sobre papel 280 x 570 cm
Bóveda de la Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano






El recuadro que narra El diluvio universal es el contiene mayor número de personajes. Visto desde el suelo resulta difícil ver los detalles de la maraña de cuerpos que aparecen en diferentes planos. La disposición de los personajes va  marcando la narración de la historia, desde la mujer que aparece en el ángulo inferior izquierdo hasta el arca de Noé del fondo. La composición comienza en los personajes del primer plano , que alcanzan la cima de las colinas luchando contra el viento que cruza la escena de izquierda a derecha. Entre este grupo de personas destacan la mujer del primer plano, que yace en el suelo con su hijo llorando; la figura que se agarra fuertemente a un árbol casi doblado por el viento , y la monumental madre que envuelve a su hijo con su manto, en un gesto que será repetido por Rafael en su Madonna de la Sixtina. Detrás de ella, una larga fila de personas sube con dificultad hacía la colina, cargado con otras personas y con diversas pertenencias.




En la zona central, a la derecha, surge de las aguas una especie de islote rocoso donde algunas personas han conseguido refugiarse bajo una tienda. Dos de ellas extienden sus brazos, intentando ayudar al anciano que sostiene el cuerpo de su hijo. Estos gestos llenos de compasión desaparecen en los planos más lejanos. En la barca que va a la deriva , los personajes que la ocupan luchan contra los que pretenden subir a ella. Los mismos gestos violentos se divisan entre los que han conseguido nadar hasta el arca. En la`parte superior del arca se posa la paloma, que posteriormente volverá llevando una rama de olivo cuando cese el castigo divino.




Condivi cuenta que la ira divina aparecía representada en esta escena como un rayo que caía sobre la tienda llena de refugiados a la derecha. Pero este detalle se perdió en el castillo de Sant¨Angelo, en 1797, acabó con parte de enlucido. Los biógrafos de Miguel Angel afirman que ésta fue la primera escena que llevó a cabo el maestro. Las desordenadas jornadas de trabajo y la intervención de otras manos como la de Bogiardini y Granacci demuestran que Buonarroti comenzó por este episodio de la historia de Noé cuando no dominaba todavía la técnica mural


Bibliografía : Miguel Angel Edit Biblioteca El Mundo


Mercedes Tamara
8-12-2013