sábado, 3 de agosto de 2013

PLAYA AFRICANA MARIANO FORTUNY

PLAYA AFRICANA 1867
Playa africana
acuarela 31,5 x 61 cm
Museo Nacional de Arte de Cataluña



Autentificada por Cecilia Madrazo , como obra realizada por su marido en el año 1867, la acuarela comentada fue adquirida , conjuntamente con otras obras atribuidas al pintor por la junta de Museos de los hermanos Carlos y Sebastià Junyer i Vidal en el año 1931.

Indudablemente, estamos ante una de las manifestaciones más emblemáticas de la actividad de Fortuny por tierras marroquies. En ella reconocemos los elementos característicos de su código visual , así como la incorporación de algunos de los componentes más comunes del lenguaje y del repertorio figurativo correspondiente a su etapa de estancia en el norte de Africa En ese sentido, merece la pena destacar la utilización de una poética que, a pesar de su aparente simplicidad y la casi total ausencia de elementos narrativos, consigue efectos de gran lirismo estético.

Fortuny focaliza su mirada en la visión de un grupo de hombres cuyas formas se reducen a meras manchas de color, que aparecen situados en una inmensa playa cuya vastedad y extensión convierte la presencia humana en una manifestación insignificante y contribuye a acentuar la sensación de acción suspendida, de un universo intemporal en el cual la naturaleza y el hombre coexisten en perfecta armonía. Resulta especialmente lograda la brillante iluminación que irradia la arena de la playa y baña toda la superficie pictórica.

Tipolológicamente, el grupo humano constituido por las tres figuras representadas en una posición de total inmovilidad constituye un motivo tradicional , presente en un gran número de composiciones, del repertorio figurativo del pintor, incluso el cabileño que cabalga a lomos de la montura de un animal -no se distingue con total nitidez si se trata de un caballo o un dromedario-vestido con una chilaba blanca ondeando al viento y pertrechado de una espigarda , evoca una figura de iguales o 
parecidas características incluidas en diferentes composiciones . Una de las imágenes más sorprendentes , a la vez que cautivadoras, de la obra es la formada por el grupo de tres caballos , desprovistos dos de ellos de jinetes, que se interna,de manera desconcertante y un tanto ilógica en la profundidad del mar.



Mercedes Tamara
3 agosto-2013


Bibliografía : Mariano Fortuny, Museo Nacional de Arte de Cataluña


miércoles, 31 de julio de 2013

SUSANNA FORMENT Y SU HIJA CLARA DEL MONTE

SUSANNA FORMENT Y SU HIJA CLARA DEL MONTE 1631


Susanna Forment y su hija Clara del Monte
óleo sobre lienzo 174 x 117 cm
W. Mellon Collection, Washington ( DC )


La primera referencia documental segura a este cuadro es es catálogo de venta de la colección Gaillard de Gagny, celebrada en Paris en 1763, donde fue adquirida por Caroline Lousie wen Baden. en 1773 ,el príncipe Alexander M Golitzyn y d´Amboise para Catalina la Grande con destino a la decoración del Hermitage. En 1930 es adquirido por Andrew W Mollon , cuando fue ofrecido en venta por el Estado soviético, junto con otras muchas pinturas -entre ellas Isabelle Brunt .y objetos de las antiguas colecciones imperiales a diversos galeristas europeos y amaericanos.  Queda almacenado temporalmente en la Corcoran Gallery de Washington, hasta que en 1937 es donada a la National Gallery of Art, fundada ese año.

La atribución de este retrato a Van Dyck está documentada desde el siglo XVIII. Sin embargo, en 1890 Roses lo cataloga como obra de Rubens al relacionarlo  con Isabelle Brunt , que también atribuía a este maestro . Siguiendo la propuesta de Rooses ,Somof lo recoge como Rubens en la edición de 1901 del catálogo del Hermitage, y como original de Rubens es adquirido por Andrew W Mellon , aún cuando entonces la mayoría de los especialistas apoyaban la atribución histórica a Van Dyck , que finalmente será aceptada por la National Gallery of Art en 1941. Desde entonces la autoría no ha vuelto a ser cuestionada.

Susanna Forment era la tercera hija del comerciante de sedas y tapices Daniel Forment,muy allegado a Rubens y a su primera mujer Isabella Brant, cuya hermana Clara Brant estaba casada con Daniel Forment ,hermano mayor de Susanna. En 1617 Susanna Forment se casó con Raymundo del Monte ( bautizada el 1 de abril de 1618 ) que se casaría con Alberto , el hijo mayor de Rubens e Isabella Brant. Un año después de enviudar se casó con Arnold Lunden, amigo de Rubens e importante coleccionista ,con el que tuvo dos hijos , Catharina y Arnold. A su vez, Rubens se casaría en 1630, cuatro años después del fallecimiento de Isabella , Con Helena Forment, la hermana menor de Susanna.

La identificación de las modelos de este retrato fue propuesta por Rooses por el parecido de la madre con un dibujo de Ribens en el que se ha supuesto que retrata a Susanna Forment ( Viena, Albertina ) por llevar una inscripción , añadida casi con seguridad tras la muerte del pintor , que dice " Susanne van Heer Rubeens "( hermana del señor  Rubens,que antes de 1928 llevaba pegada una inscripción donde se identificaba a la retratada como hermana de Helena Fourment y que consideró pudiera tratarse de la misma modelo que la del dibujo de Viena.

Bode asume la identificación propuesta por Rooses, Glück la rechazó y Burchard la cuestiona. En cualquier caso, como apunta Barnes , parece apropiado no darla por definitiva , porque lo cierto es que en el inventario de Clara del Monte y su marido Alberto Rubens no consta ningún retratode Susanna ni tampoco en el de Arnold Lunder , el segundo marido de Susanna.

Van Dyck utiliza para este retrato biurgués la escenografía y suntuosidad  propia del retrato palaciego veneciano del siglo XVI , con el modelo sentado en una logia y delante de una cortina que se abre al paisaje: una escenografía que Jan Brueghel y Rubens habían  incorporado para los retratos de los archiduques Alberto e Isabel Clara Eugenia, pintados en 1618 y 1620 ( Madrid, Museo del Prado).

Los diferentes autores sitúan este retrato por sus características estilísticas entre 1630 y 1631. De ser las retratadas Susanne Forment y su hija, esta fecha concuerda además con la edad que entonces tendria Clara  y que explica la chichonera , protección que los niños llevaban desde que empezaban a caminar hasta más o menos los tres años. Y en este caso,además, el vivo color de los vestidos, adornos y joyas indicarían ,como señala Whelock, que tuvo que ser pintada antes de enviudar Susanna.

Este retrato, al igual que Retrato de mujer con niño , forma parte de un grupo que presenta una innovación compositiva con respecto a los retratos de escenografía veneciana pintados por Van Dyck en esos años en Amberes, como es el protagonismo en todos ellos de la cortiuna, que ahora se despiega prácticamente por todo el fondo en artificiosos pliegues y que se alza levemente para dejar ver un paisaje , esta vez más definido y, además, iluminado por dramáticas luces. Puesto que se trata de un grupo de retratos relativamente reducidos, ejecutados con una maestría absoluta, cabe pensar que todos fueron pintados en un mismo momento, que pudo ser el que se sitúa entre el regreso del pintor de Londres y su marcha a Italia. No se tiene noticia de que Van Dyck estuviera entonces ocupado en ningún encargo. Por tanto, su fuente de ingresos tenía que serr de estos retratos de miembros del patriciado de Amberes, próximos a Rubens , que a buen seguro consideraban este tipo de retrato de aparato más adecuado para dejar constancia de su estatus social y de sus gustos artísticos que el retrato sobre fondo neutro, contenido y sobrio .

La colocación de las dos figuras en el espacio compositivo, con la niña de pie y a la derecha de su madre hace pensar que Susanna Forment y su hija Clara del Monte  tuviera una pareja. Pero la identificación de esa pareja sigue sin estar determinada.

En el catálogo de la venta de la colección Gaillard de Gagny figura en el mismo lote que el retrato de un hombre que por la descripción, se ha querido identificar como Nicolaas Rochox. Sin embargo, el retrato desrito en el catálogo de Gagny tiene que ser otro, hoy perdido, ya que el retarto de Rochox procede de la colección de Anna Theresia van Halen ,donde figura junto a su retrato de señora con niño que debe ser identificado con Mujer joven con su hijo ( Hermitage )  Ambas figuran en 1750 en la venta de la colección  Van Thoms y ambos fueron adquiridos en Paris por el conde Stroganov en 1771.  En cualquier caso, un retrato de Nicolaas Rockox no podría formar pareja con ningún retrato de señora con niño , ya que Rpckox y su mujer no tuvieron hijos.

Dada la juventud del pintor, este retrato sorprende, entre otras cosas por la proximidad y la naturalidad en la expresión de los sentimientos: su fuerza emotiva, la ternura que transmite y que resume el gesto de las manos enlaadas de la madre y la hija. Pero, además Susanna Forment y su hija Clara del Monte tiene un especial significado dentro de la producción del pintor que se trata en principio , del primer retrato de cuerpo entero de un adulto sentado con un niño de pie a su lado que se conoce del pintor, una tipología que Van Dyck parece haber sido el primero en cultivar en Amberes y a la que volverá a lo largo de su carrera. Esta tipología había alcanzado a finales del siglo XVI en Holanda , en la zona de Enkhuizen, un gran auge con Jan Claesz. Si bien parece muy poco probable que Van Dyclk llegara a conocer los retratos de este artista local_-aunque tampoco imposible,puesto que se conoce algún grabado de sus cuadros- no puede por menos de soprender la coincidencia en lo relativo a los elementos iconográficos y a la actitud de los elementos iconográficos 

Mercedes Tamara 
31 -julio 2013


Bibliografía " El joven Van Dyc " Museo del Prado



lunes, 29 de julio de 2013

PLAYA DE PORTICI MARIANO FORTUNY

PLAYA DE PORTICI 1874
Playa de Portici
óleo sobre tela 70 x 130 cm
Colección particular ( Estados Unidos )







La fortuita localización de esta pintura cuando la exposición estaba a punto de clausurarse ,permitió su incorporación a la muestra Playa de Portici , una de las  obras más paradigmáticas del artista , no se había expuesto al público con anterioridad ,salvo con motivo de la subasta del taller de Fortuny, que tuvo lugar en 1875 en París, donde fue adquirida por A-T Stewart Desde aquella fecha la obra había permanecido en una colección particular de Estados Unidos y, por lo tanto, ésta es la primera vez que, desde fecha tan lejana, ha podido ser contemplada públicamente.



Fortuny pintó Playa de Portici durante su estancia estival en esta población de la bahía de Napoles, junto al Vesubio. El artista se trasladó a Portici a pasar el verano de 1874, que había de ser el último de su vida, tras el éxito abrumador que había cosechado en París con El jardín de los poetas y La elección de la modelo ,dos obras representativas del estilo de pintura que tanto éxito y reconocimiento habían proporcionado al artista . En aquel momento Fortuny había tomado la firme decisión de rescindir el contrato con su marchante para poder abandonar el lenguaje artístico que este le exigía y dar una nueva orientación a su carrera : " pintar para mi gusto y todo lo que me de la gana " había afirmado el propio Fortuny.

La vida tranquila en Portici , sí como la situación meridional, que ofrecía coincidencias lumínicas con Granada ,permitieron al pintor volver a vivir en contacto directo con la naturaleza. Un escenario artístico objetiva y subjetivamente tan sugerente para el artista había de favorecer la reaparición de un lenguaje renovador ,que había caracterizado su producción granadina y que la marcha de esta ciudad le había impedido culminar. A las circunstancias descritas , Portici añadía la novedad 
para el pintor de estar junto al mar, que " podía contemplarse magníficamente y sin impedimentos desde la terraza " de Villa Arata, la residencia familiar del artista en esta población . De ahí, que Fortuny incorporara por primera vez el mar en su repertorio iconográfico.

En cuanto a la historia de la pintura Playa de Portici figura en la venta del taller de Fortuny celebrada en el hotel Drouet de Paris del 26 al 30 de abril de 1875 y fue la única pintura que apareció reproducida en el catálogo. El ya mencionado coleccionista americano A T Stewart en su mansión de la Quinta Avenida de Nueva York, integrada por más de doscientas obras. 

Mercedes Tamara Lempicka
29 -julio-2013

domingo, 28 de julio de 2013

ELECCIÓN DE LA MODELO MARIANO FORTUNY


ELECCIÓN DE LA MODELO 1873-1874


Elección de la modelo
Elección de la modelo
óleo sobre tabla 50x80 cm
The Corcoran Gallery of Art Washington



Junto a La vicaría, la Elección de la modelo es el cuadro más famoso de Fortuny, dentro del estilo preciosista con el que alcanzará tan elevada fama. Se trata de un cuadro muy estudiado, existiendo varios bocetos preparatorios y dibujos relacionados con la obra, llegando el propio pintor a sentirse agotado debido a la inmensa cantidad de retoques que requirió ya que el cliente que encargó el trabajo - W. H. Stewart, rico coleccionista norteamericano propietario de una empresa de ferrocarriles - era muy aficionado al estilo preciosista, pagando por la tabla 60.000 francos, siendo vendido en 1898 por 210.000 francos. La escena presenta a un grupo de académicos seleccionando a una bella modelo. Para los académicos posaron algunos amigos del pintor como el actor L´Heritier, el escultor D´Epinay, Delatre o Cuggini, eligiendo a Marieta la "organettera" para la joven modelo


. Existe una anécdota relativa a esta elección, que narra cómo otra modelo llamada Maria Grazia cuando se enteró de que su rival había sido la elegida se presentó en el estudio de Fortuny y se desnudó para que el propio maestro comprobara sus formas. Algunos estudiosos consideraron durante un tiempo que la joven desnuda sería Adelaida d´Afry, duquesa consorte de Castiglione-Colonna ya que el espacio donde se desarrolla la acción es el gran salón de fiestas del Palazzo Colonna, retocado con algunos motivos ornamentales del Museo del Prado, de las Colecciones Vaticanas y de la propia colección de Fortuny. 

Los académicos se sitúan en la zona central de la composición, dispuestos en perspectiva para servir de punto de fuga mientras la modelo ocupa el lugar derecho de la estancia. Subida a una mesa, sus redondeadas formas reciben un foco de luz que baña su silueta, apreciándose a sus pies sus vestidos y zapatos. Parece ser que originalmente junto a la mesa estaba sentada la madre, que evitaba cualquier intento de acoso a la joven, pero esta figura desapareció en la obra final. Las figuras de los académicos aparecen vestidos a la moda dieciochesca, tratándose pues de un cuadro de "casacón" que presenta las características fundamentales de la pintura de Fortuny: esmerado dibujo; minuciosidad preciosista; exquisitez detallista; interés hacia la luz; colores brillantes; expresividad en los rostros; anecdotismo, como observamos en el académico que se agacha; etc. Una pequeña obra maestra con la que Fortuny obtendrá aún más éxito en el mercado comercial europeo, que deseaba abandonar para trabajar en asuntos menos recargados protagonizados por la luz, acercándose así al Impresionismo.

 Mercedes Tamara 
28 -julio-2013


Bibliografía : Mariano Fortuny , Edit Museo Nacional de Cataluña