sábado, 1 de octubre de 2016

UNA SIBILA DOMENICHINO

UNA SIBILA 
Una sibila
óleo sobre lienzo 123 x 84 cm
Galeria Borghese Roma






El contraste total con el estilo de Caravaggio se halla en Domenico Zampieri, conocido por el Domenichino , a quien corresponde Una sibila de la Galeria Borghese . 




Domenichino ha tomado como tema central de su cuadro a la sibila de Cumas, aunque nada excepto el título nos da pistas sobre su identidad. La muchacha viste con lujo oriental, incluso con un extravagante turbante en la cabeza. Su rostro es perfectamente realista, lozano y con las mejillas coloreadas, como una sana muchacha romana de la época.


Este matiz de naturalidad es la herencia de Caravaggio, incluso en artistas que como Domenichino cultivaron la corriente idealista del Barroco, por oposición al naturalismo tenebrista. La sibila, además de su libro de profecías, está acompañada de un instrumento musical de cuerda y un rollo de papel pautado. Podría perfectamente recordarnos a una alegoría de la música o del oído, aunque parece ser que estos elementos se explican porque Domenichino tomó como modelo a la Santa Cecilia de Rafael, patrona de la música y los músicos. 




La figura femenina aparece representada en medio cuerpo, ante una mesa, con una partitura en sus manos. Lleva un abultado turbante de seda verde y su rostro aparece en posición frontal, la mirada dirigida a lo alto. El personaje ha sido definido con una firmeza y elegancia de dibujo que es muy característica de su autor, tratándose sus volúmenes con luces transparentes que proporcionan suaves efectos de modelado.



El procedimiento se halla en la linea del clasicismo muy alejado de la dureza tenebrista . La linea , el color y el esquema compositivo que repercutiría más tarde en la escuela boloñesa 



Mercedes Tamara

1-10-2016


Bibliografia : ARTEHISTORIA 








jueves, 29 de septiembre de 2016

MUCHACHA DORMIDA DOMENICO FETTI

MUCHACHA DORMIDA 

Muchacha dormida
óleo sobre lienzo 68 x 74 cm
Museo Nacional de Bellas Artes Budapest


La Muchacha dormida  de Domenico Fetti es una obra en la que confluyen influencias diversas . La figura femenina , sobre una mesa cubierta por un mantel de brocado, recibe una iluminación efectista, realzada por un sólido claroscuro , que denota el fervor caravaggista del pintor.

Éste , en efecto, se había formado en Roma junto a Ludovico Cigoli, y conocía la obra de diversos maestros de aquella tendencia, entre ellos Elsheimer, cuyo método de iluminación adoptaría en los temas de género .

Por otra parte, desde su establecimiento en Venecia , en 1621 , Fetti había trabajado en contacto con el genovés Strozzi y el germánico Johan Liss, por quienes también aparece influido este cuadro, que , en consecuencia, ha de corresponder a los tres últimos años de actividad. del pintor.

Dominante en esta composición es, sobre las anteriores, la influencia de Veronés , a la que responde el escorzo de la figura y el concepto del modelado . En el detalle se aprecia la técnica de pinceladas paralelas siempre de propósito efectista , con la que se han construído las formas , difuminados sus contornos en sombra para fundirlos con la atmósfera . 

También en este proceder se reconoce el profundo estudio de la pintura veneciana del siglo XVI, la admiración por Ticiano y Veronés , cuyos rasgos estilisticos caracterizan la pintura de Fetti es el realce lineal en claro de ciertos elementos que se hallan en la penumbra - lazo y sarta de perlas del lado derecho de la cabeza - con la cual consigue una trémula ilusión de realidad 

                                                                Mercedes Tamara
                                                                        29-09-2016



Bibliografia . Grandes Museos Edit Planeta

miércoles, 28 de septiembre de 2016

LA VENUS DORMIDA GIORGIONE

LA VENUS DORMIDA 1510

La Venus dormida
óleo sobre lienzo 156 x 157 cm
Galeria de Pintura de Dresde


Conocidas las relaciones que unieron a Giorgione y Tiziano, su formación conjunta en el taller de Bellini e incluso su colaboración artística en ciertos casos . No es extraño que todavía queden cuadros de atribución dudosa a uno o a otro.





Giorgione es junto con Tiziano uno de los grandes representantes del Renacimiento Pleno Veneciano. El Renacimiento Pleno se caracteriza por llevar a sus últimas consecuencias los valores clásicos del Quattrocento: Unidad de la imagen, armonía, claridad y equilibrio compositivos, representación coherente del espacio y de las relaciones entre las figuras y los demás elementos situados en él por medio de una cuidada perspectiva cónica frontal y, en general, preponderancia del dibujo ( que es elaboradísimo y construye la imagen) sobre el color que evita los contrastes violentos o ,los claroscuros acusadísimos en aras de las ya mencionadas unidad y armonía de la imagen.


Observamos como Giorgione, que sin duda conoció a a Leonardo, emplea como éste el sfumatto, en el contorneado de la Venus , lo que aporta una mayor unidad a la imagen,. La luz es difusa y genera un leve claroscuro en el cuerpo de la Venus con sus suave sombras mientras que ls sombras son mucho más acusadas en elementos como el peñasco que la enmarca por la izquierda. Es llamativo el tratamiento de las telas que aparecen en primer plano y la precisión y el cuidado con el que están pintadas las plantas y hierbas junto a ellas. En el paisaje la perspectiva aérea y los difuminados contribuyen a generar una mayor sensación de profundidad espacial. 

Hay que atribuir una gran musicalidad a la obra y, en efecto , se explica por el acorde cromático , en el que entran tonos vibrantes y tonos graves, desde la luminosidad del paño blanco del primer término pasando por la dorada claridad del desnudo que se apoya finalmente en las tintas apacibles del crepúsculo sobre el paisaje. Y del mismo modo , son musicales los ritmos de líneas onduladas que juegan el hermoso cuerpo y la naturaleza en la que está inmerso . Poesía lirica , en suma, la de este cuadro que inaugura unas posibilidades para la pintura desconocidas hasta entonces.



Mercedes Tamara 
28-09-2016

Bibliografia : Guía de la Historia del Arte 


domingo, 25 de septiembre de 2016

BETSABÉ EN EL BAÑO FRANCESCO HAYEZ

        BETSABÉ EN EL BAÑO

Betsabé en el baño
óleo sobre tabla 107 x 77 cm
Pinacoteca  di Brera , Italia 



La pintura italiana del siglo XIX ocupa también un lugar en las salas de la Pinacoteca de Brera. Uno de sus autores mejor representados es Francesco Hayez, a cuya mano corresponde la pintura sobre tabla que representa a Betsabé en el baño.

El pintor, cuyo origen veneciano demuestra su sensibilidad a los valores cromáticos, se había formado en la Academia de su ciudad natal junto a maestros como Francesco Maggiotto y Teodoro Matteini, pero la orientación definitiva de su arte se produciría tras su traslado a Roma, donde trabajaría junto a Canova.

Esta composición revela, en efecto, un interés por el clasicismo del desnudo que se debe a la influencia del famoso escultor. El carácter historicista del cuadro responde, por otra parte, a la corriente romántica, en la que el pintor militaría más tarde.

Su técnica de ejecución, de excelente calidad, denota el estudio de los maestros antiguos, de quienes adopta el procedimiento de aplicación de las luces; la circunstancia de la elección de un soporte de tabla procede asimismo de la admiración por la pintura renacentista. Esta obra fué ejecutada problablemente en 1834.


Mercedes Tamara
25-09-2016

Bibliografía : Grandes Museos , Edit Planeta