sábado, 17 de noviembre de 2012

EL BOTE DEL RESCATE DE WILLIAM TURNER


EL BOTE DEL RESCATE 1831



El bote del rescate
óleo sobre lienzo 122 x 91,4 cm
Victoria and Albert Museum




Durante los años iniciales de la década de 1830, Turner está interesado en los asuntos acuáticos como bien podemos comprobar en La playa de Calais, El Támesis o esta imagen que contemplamos. En todas ellas la temática es secundaria porque al maestro londinense lo que le interesa es representar los fenómenos naturales y los efectos atmosféricos. En este caso, elige un tema cargado de tensión como es el momento de la partida de un barco de rescate alertado por las bengalas lanzadas desde un barco encallado que se intuye a lo lejos. El escenario está siendo vapuleado por un temporal mientras en la playa contemplamos a una mujer con sus hijas que espera el desenlace del rescate.


Turner capta a la perfección la luz típica de una tormenta, esa luz oscura pero que ilumina a la vez. También se ha conseguido perfectamente el color del mar embravecido en el que se mezclan marrones y blancos. Siguiendo los dictados románticos, el artista nos hace sobrecoger al ver la fuerza de la naturaleza frente a la pequeñez del ser humano, tal y como también hará el alemán Friedrich

Turner estuvo estudiando durante toda su vida el tema del color con una aplicación que demuestra que, aunque no poseyese una plena propiedad del lenguaje pictórico , sus facultades intelectuales eran de  alto nivel.Turner debería ser juzgado por cuadros que no presentó en las exposiciones. Estos son muy  numerosos y a menudo alcazan un alto grado de perfección expresiva . Es cierto , naturalmente , que muchos de ellos están desprovistos de formas definidas  a veces no se puede reconocer el tema.Las cosas han desaparecido por completo a menos que podamos aceptar como tales una ocasional vela roja y esas inexplicables concentraciones de color . Pero esto no significa que sean superficiales o estén inacabados: por el contrario , el color que cubre estos grandes lienzos  ha sido aplicado y  difuminado con el máximo cuidado y delicadeza .

Mercedes Tamara
17-11.2012


Bibliografía : Turner, Edit Biblioteca El Mundo

viernes, 16 de noviembre de 2012

VISTA DEL MONTE SNOWDON DESDE LIYN NANTLLE DE RICHARD WILSON

VISTA DEL MONTE SNOWDON DESDE LIYN NANTLLE 1766
Vista del monte Snowdon desde Liyn Nantlle
óleo sobre lienzo 100x 127 cm
Nottingan, Castle Museum and Art Gallery 







Discípulo de Thomas Wight en Londres, se especializó en un principio , como aquél en el género  del retrato. El obligado viaje a Italia (1750-1758 ) le condujo en primer lugar a Venecia y después a Roma. El sur intensificó su inclinación por la pintura paisajística , lo que le llevó a  sentar las bases de la futura pintura paisajista inglesa. Sin caer en el eclecticismo Wilson supo  asimilar los avances logrados en las composiciones paisajista de Poussin , Lorraine o Vernet, sin olvidar los paisajes holandeses romanizantes de finales del siglo XVII . Pero su mayor  contribución será el retrato paisajístico inglés : lagos y colinas ingleses, amplios y serenos ,  plasmados con minuciosidad topográfica y un reparto equilibrado de claroscuros y colores sutilmente matizados. 







Pero el arte de William Turner ,al parecer sin precursor alguno ,tuvieron una importancia decisiva cuadros como éste. Aquí Wilson se aleja de la tradición de un Nicolás Poussin, o  un Claude Joseph Vernet, renunciando a la sugestión de los objetos. El paisaje se compone  únicamente de tonos azules,verdes y marrones, unidos unos a otros, mediante feos sombreados 
transparentes. El ambiente no necesita estar sujeto a elementos individuales, no precisa soportes, pues se sostiene por sí mismo. Los contornos de las montañas, de los árboles, de las orillas de los reflejos forman un sistema autónomo de movimiento y contramovimiento que no precisa de ejes estabilizadores. 

















 


Vista de la Casa de Sion junto al Támesis en Kew Garden, 1780





La densidad y la moderación del colorido presentan una gran analogía: también en el campo del color se renuncia a la armazón de los contrastes de claroscuro . Los valores suaves se complementan , sin mezclarse. El paisaje no conoce acentos dramáticos ni aspectos apasionados . Se plasma con frialdad con  un dibujo en parte preciso , una aparición sin tensiones , con la evidencia de su propia existencia. el paisaje ha dejado de ser un mero escenario , un espacio de acción para convertirse en algo  distante . Sólo se comprende con un examen lento y cuidadoso de su complejidad ambiental. 








Mercedes Tamara
16 -11-2012 



Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo





miércoles, 14 de noviembre de 2012

FRANCISCO LEZCANO, EL NIÑO DE VALLECAS DIEGO DE VELÁZQUEZ

FRANCISCO LEZCANO, EL NIÑO DE VALLECAS 1642
Francisco Lezcano , el niño de Vallecas
óleo sobre lienzo 107x83 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado



Francisco Lezcano fue bufón del príncipe Baltasar Carlos y del funcionario del palacio Encinillas, que apuñaló a su mujer por celos de don Diego de Acedo,  también retratado por Velázquez.
En el cuadro, Lezcano está vestido de paño verde, color propio de los trajes de  caza y adecuado para el paisaje de la sierra madrileña que se atisba al fondo, el mismo del retrato de Baltasar Carlos ,cazador. El abrigo o gruta donde se  encuentra el enano es un escenario propio para la meditación. Por la abertura del tabardo asoma la camisa, arrugada pero limpia : de aquella prenda salen los brazos , en mangas de tela rosada. La pierna derecha se ve de frente, poniendo bien de manifiesto su deformidad y la suela del calzado de cojo, la izquierda tiene la calza caída sobre el tobillo.
El traje , que no es de mendigo, da una impresión de descuido típico de la mente trastornada del enano, cuya cabeza mansamente inexpresiva , se inclina levemente  al sol . Entre las manos gordezuelas y juntas tiene un objeto, algunos piensan que es " un pincel de mango y brocha cortos y planos , que el pintor le dajaría para que se entretuviera ": para otros es " un trusco de pan o un casco de teja ". Pantorba sostiene que se trataría de un mazo de cartas. En apoyo de esta interpretación, hay quien aventura la idea de que las cartas sirven al pintor " para animar la pintura y establecer la atmósfera psicológica del cuadro " es cierto que los cortos dedos del enano parecen a punto de hacer un juego de manos o de barajas de cartas ".
En 1964, el doctor Moragas , diagnosticó que el personaje sufría de " cretinismo con oligofrenía y las habituales caractertísticas de ánimo chistoso y fidelidad perruna " En la cara hay una expresión de satisfacción , favorecida por el entornamiento de  los párpados y la boca entreabierta que parece acompañarse del inicio de una sonrisa " Muere en 1649 tres años después de su amo, fallecido en Zaragoza en 1646.
Mercedes Tamara 
14-11-2012



Bibliografía : Velázquez , Edit Biblioteca El Mundo

lunes, 12 de noviembre de 2012

TRANSPORTISTAS DE CARBÓN EN GABARRAS DESCARGANDO DE NOCHE AL CLARO DE LUNA WILLIAM TURNER

TRANSPORTISTAS DE CARBÓN EN GABARRAS DESCARGANDO DE NOCHE AL CLARO DE LUNA  1835

Transportistas de carbón en gabarras descargando de noche al claro de luna
óleo sobre lienzo 90,2 x 121,9 cm
Washington, National Gallery of Art



El cuadro fue ejecutado para Henry McConnel junto con Venecia , también conservado en la National Gallery of Art de Washington . El asunto de las dos obras le fue tal vez sugerido por el propio comitente, un rico industrial textil de Manchenster, con la intención de poner de manifiesto el contraste entre la indolencia de la vida veneciana y la laboriosa ciudad industrial del norte de Inglaterra.
La composición de ambos lienzos es análoga, perfecto pendant la una de la otra, a la derecha la ciudad , a la izquierda las embarcaciones y en el centro la lámina de agua en la cual se  reflejan los colores del cielo , pero la escena veneciana es más cuidada en el dibujo y está inundada de sol hasta no tener casi sombras y la otra muestra la ciudad de Newcastle de  noche envuelta en el humo de la chimenea e iluminada por una mezcolanza de luces, desde el rojo de los fuegos hasta la claridad de la luna , que crean fuertes contrastes de claoscuro.
Mercedes Tamara 
12-11-2012



Bibliografía : Turner, Edit Biblioteca El Mundo