viernes, 10 de julio de 2015

CASCADA EN UN PAISAJE ROCOSO JACOB VAN RUISDAEL

CASCADA EN UN PAISAJE ROCOSO 1660-1670
Cascada en un paisaje rocoso
oleo sobre lienzo 98,5 x 85 cm
National Gallery, Londres


Hijo de Izaac van Ruysdael , fabricante de marcos y pintor, sobrino del paisajista Salomon van Ruysdael , Jacob van Ruysdael ( 1630-1681 ) 
se distinguió del resto de la familia al cambiar la " y " por una "i". 
Nacido y educado en Haarlem , se trasladó más tarde a Amsterdam , donde pasó el resto de su vida. Por desgracia ,se ha conservado escasa documentación acerca de él, ni un solo autorretrato, retrato o información contemporánea sobre su obra subsiste

Tuvo su carrera prolífica con más de ochocientas obras conocidas, y fue de los más diverso en materia de asuntos y técnicas . Ruisdael prestaba una atención a los detalles exactos de la naturaleza y numerosos árboles y plantas concretas han sido identificadas en sus cuadros .

 Prestó la misma atención en plasmar el torrente visto en 
Cascada en un paisaje rocoso  .No obstante, pese al virtuosismo de la apariencia natural de su paisaje, Ruisdael nunca había visitado este escenario escandinavo. Desde mediados de la década de 1650, se embarcó en una serie de cuadros monumentales de cascadas , rodeadas de altísimos árboles , inspirados en la obra del artista Allart van Everdingen , que había recprrido Noruega y Suecia en 1644.

Ruisdael pintó ciento setenta paisajes nórdicos, que fueron considerados los más influyentes de su clase y sentaron un precedente en la plasmación de la naturaleza para una sucesión de paisajistas. Si bien el artista sólo gozó en vida de un éxito relativo en el siglo XVIII su obra obtuvo una fuerte demanda y fue muy admirada por Thomas Gainsborough, Joshua Reynolds y John Constable.

                                             

                                                            Mercedes Tamara
                                                                     10-07-2015



lunes, 6 de julio de 2015

SÁTIRO JUGANDO CON UNA BACANTE HENRI GERVEX

SÁTIRO JUGANDO CON UNA BACANTE 1874
        
Sátiro jugando con una bacante
óleo sobre lienzo 159 x 193 cm
Paris, Museo de Orsay



Gervex acentúa en esta obra su vena naturalista en el ámbito de la fábula como si hubiera entresacado este episodio deliciosamente escabroso de una bacanal . Mitad macho , mitad cabrío , mitad hombre, el sátiro siempre ha personificado la energía vital en lo que puede tener  de ambiguo : si es buena , se opone a la sociedad de los hombres, si mala, se pierde en la lujuria desvergonzada. El juego al que se refiere el título permite mantener la duda y escapar a las rigores de la moral pública. Sin duda, las referencias eruditas constituyen una garantía de seriedad.

Al contrario de lo que le ocurrió con el cuadro que Cabanel expuso en 1861 sobre un tema similar donde la impresión coreográfica predomina sobre el poderío físico . Gervex trata a su sátiro en la linea de Rubens , Jordaens , subrayando la truculencia divertida de una escena que flirtea con los raptos y otras violaciones ovidianas. Con los cabellos sueltos, la sonrisa en los labios , las torsiones serpentinas y felinas , la bacante exagera resueltamente el ejemplo de la Venus de Cabanel . Sus cuerpos entrecruzados sobre un peplo púrpura se prolongan en los movimientos de un paisaje muy veneciano donde se ve el tamboril y la flauta de Pan , propios del universo dionisíaco . Estamos sin duda ante unos de los cuadros típicos del despertar neobarroco de los años 1872 -1876 .

Lejos de pasar desapercibido , Sátiro jugando con una bacante conocío un éxito inmediato , como prueba el número de versiones de menor tamaño pintadas por su autor y el eco que tuvo en la prensa. 


Mercedes Tamra 
6-07-2015

Bibliografia : El canto del cisne, Pinturas académicas del Salón de                               Paris