sábado, 5 de enero de 2013

LA MASCARADA DE MARIANO FORTUNY

LA MASCARADA 1870

La mascarada
acuarela 45,5 x 63 cm
Metropolitam Museum of New York





Según Raimundo de Madrazo , Fortuny pintó en Madrid la acuarela El carnaval , que regaló al director de la Ópera Cómica en agradecimiento por el palco que le había cedido. Esta obra, fechada en 1868, conocida como La mascarada    ( Metropolitam Museum of Art de Nueva York ), pasó por distintas manos hasta llegar a la colección Stewart . Sin embargo, como era habitual en el pintor, Fortuny realizó una segunda versión de esta obra, que perteneció a la infanta María de la Paz de Borbón, hermana de Alfonso XII , y posteriormente a sus descendientes hasta fecha reciente. Aunque desconocemos el momento preciso en que esta acuarela pasó a manos de la infanta, en 1885 ésta la reprodujo junto con otras obras de su propiedad en un album que editó con fines benéficos en Münich , ciudad donde residió a partir de 1883 a raíz de su matrimonio con el príncipe Luís Alberto de Baviera . Dado que con posterioridad a la muerte de Fortuny Alfonso XII adquirió dos obras de este artista ( la pintura Vivienda de gitanos en Granada y una acuarela que representaba unas figuras frente a un  estanque ) apuntamos la posibilidad de que la obra que comentamos sea esta última y que Alfonso XII la hubiera regalado a su hermana , que era aficionada a la pintura y ella misma  también era pintora.


Respecto a la fecha de esta segunda versión , podría situarse en 1870 . En una carta de Cecilia de Madrazo a su padre fechada en 1870, afirma que" Mariano concluye el cuadro de los árabes  El encantador de serpientes y retoca la acuarela de Carnaval para entregarla a Goupil ". Asimismo, en el reverso de la citada acuarela figuran unas anotaciones en francés  manuscritas a lápiz , relativas a las medidas del passe-partout que muy probablemente indican que la obra pasó efectivamente por la galeria Goupil .


La obra representa una escena de carnaval con unos personajes vestidos a la moda del siglo XVIII, entre los que destacan un arlequín que interpreta una pieza musical y una dama con antifaz que muestra sus pechos-un claro elemento de transgresión social - en un jardín con  una balaustrada de mármol al fondo y un lago con cisnes en primer término como marco escenográfico de los personajes. Fortuny pintó una escena galante con elementos de la comedia del arte italiano en una atmósfera cercana a las obras de Watteau, que responde a un gusto  muy arraigado y de gran éxito comercial a mediados del siglo XIX , y muy especialmente a las de Tiépolo , según reconocía el propio Fortuny en una carta a Simonetti. Sin embargo, el extraordinario dominio que Fortuny tenía de la acuarela se manifiesta aquí de manera brillante a través de las delicadas entonaciones de color.




Mercedes Tamara 
5 -enero-2013



Bibliografía : Mariano Fortuny , Edic Museo Nacional de Cataluña




viernes, 4 de enero de 2013

VANIDAD OTTO FRIEDRICH

      VANIDAD 1904
Vanidad
óleo sobre lienzo 130 x 125 cm
Colección particular






El húngaro Otto Friedrich ( 1862.1937 ) vivió en Viena y trabajó tanto en Alemania como en Austria . La capital austríaca de principios de siglo era el hogar del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud ( 1856-1939 ) cuyos escritos sobre el inconsciente y el desarrollo de la sexualidad influyeron sobremanera en el arte contemporáneo . Una serie de  exposiciones de diseño modernista de la Secesión de Viena llevada a cabo entre 1898y 1905, presididas  por Gustav Klimt , introdujeron a los artistas vieneses en un nuevo concepto acerca de su  yo. Vanidad fue pintada en el seno de esta actividad artística y cultural.


En la obra, la joven arrodillada cuyo cuerpo desnudo refleja el color violeta luminoso que la rodea, se admira en un espejo de mano que refleja otro espejo situado tras ella. Los pliegues de un vestido blanco sugieren que se está preparando para salir esa noche , y está examinando sus labios pintados y el peinado . Un mono mira el vestido con una extraña seriedad . Tal vez, un heraldo del tiempo que se marchita la belleza de la juventud o un recordatorio de la promiscuidad que surge del abuso de la seducción, el mono tal vez sugiere que mirar el propio reflejo no ofrece respuestas.


La Vanidad de Friedrich es una representación más afectuosa de las mujeres que los desnudos distorsionados de los contemporáneos suyos como Egon Schiele y Oskar Kokoscha. Con un  estilo característico de Viena, Friedrich utiliza lineas evocadoras, así como colores brillantes, para seducir al espectador e introducirlo en un tocador de reflejos y vanidad.




Mercedes Tamara
4 -enero-2013

Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

domingo, 30 de diciembre de 2012

EL NACIMIENTO DE VENUS ADOLPHE WILLIAM BOUGEREAU






Nacimiento de Venus
El nacimiento de Venus
´óleo sobre lienzo 300 x 125 cm

Musée d´Orsay





La pintura es una representación clásica del nacimiento de la diosa romana del amor y de la belleza. Su autor, arquetipo de la pintura académica francesa, presta con la obra un homenaje a la venos de Sandro Botticelli, al Triunfo de Galateia de Rafael y a la Venus Anadiômene, de Jean-Auguste-Dominique Ingres.


La diosa, con su piel de porcelana y los cabellos esvoaçantes, emerge de una concha, rodeada de tritões admirados, ninfas marinas y querubines. Venus, sin embargo, fue sólo un pretexto para crear un desnudo voluptuoso e idealizado.

La pintura presenta una gran intensidad de memoria, un acabado refinado y precisión en la ejecución, lo que garantizan al cuadro cierta perfección física. Por cuenta de su técnica también refinada, el Bouguereau fue admirado por los tradicionalistas y fuertemente criticado por los vanguardistas. En El nacimiento de Venus Bouguereau coloca a Venus de una forma asimétrica para imitar la obra de Boticelli ; pero, a diferencia de éste ,adopta una pose erótica que deja claro el placer del artista al revela la perfección del cuerpo de la diosa





Uno de los máximos representantes del academicismo en la segunda mitad del siglo XIX es William Adolphe Bouguereau. Las escenas de asunto mitológico serán sus favoritas ya que con ellas era fácil alcanzar el triunfo en el Salón de París. La diosa de la belleza domina el centro de la composición, rodeada de tritones y nereidas que observan su nacimiento y acompañada de puttis en la parte superior de la composición. Según la leyenda, Venus es considerada hija de Urano, cuyos órganos sexuales, cortados por Cronos, cayeron al mar y engendraron a la diosa, convirtiéndose en la "mujer nacida de las olas" o la "nacida del semen del dios". Nada más nacer, Venus fue llevada por los Céfiros a la costa de Chipre donde fue vestida por las Horas y conducida a la morada de los Inmortales.

La escena presenta el estilo típico de Bouguereau, empleando una técnica preciosista, casi fotográfica, envolviendo la composición de un etéreo ambiente que recuerda a las obras renacentistas, especialmente a Rafael y Leonardo. La composición se resuelve a través de varias diagonales en superficie que envuelven la línea vertical de la figura de la diosa. La influencia de Ingres y David también está presente en la producción del artista La
 diosa aparece en el cuadro desperezándose sin vergüenza ninguna de su desnudez.

A pose de Venus, con los brazos enhiestos, es una referencia a la Venus de Ingres.Los querubines que encaran la diosa con admiración, por su parte, se acuerdan a los observadores las dos Madonas Sistinas de Rafael. Como en la mayor parte de la obra, el fondo es sólo esbozado, para realzar la prominencia del objeto principal.En la mitología romana, las brisas, que llevan la concha de Venus hasta Pafos - isla de Chipre, representan las pasiones espirituales. El artista pintó esas criaturas y las ninfas entramados de modo naturalista (seres míticos en poses terranales verosímiles) con el objetivo de homenajear, nuevamente, Venus de Boticelli.Dos querubines son retratados encima de un delfín, símbolo tradicional de protección. Ese recurso era bastante utilizado por los pintores académicos franceses, para retratar el respeto por el arte renacentista italiana.


Mercedes Tamara 
30 -12-2012


Bibliografía : París, Musée d´Orsay "Edic Uffmann