jueves, 3 de noviembre de 2011

COMERCIANTES DE PIELES DESCENDIENDO EL MISSOURI DE GEORGES CALEB BINGHAM

COMERCIANTES DE PIELES DESCENDIENDO EL MISSOURI  1845


Comerciantes de pieles descendiendo
el Missouri

óleo sobre lienzo 73,7x 92,7 cm
Nueva York, The Metropolitam Museum





Bingham creció en la plantación de tabaco que su padre poseía en Franklin ( Missouri ) . Después de aprender ebanistería, viajó por el país como retratista ambulante . A continuación estudió teología y derecho durante algún tiempo , y luego en 1837/38 estuvo matriculado durante unos meses en la Academy of Art de Filadelfia. En 1844 regresó a Missouri y se dedicó a pintar escenas de vida cotidiana de los granjeros , tramperos, así como escenas costumbristas de los estados occidentales .Pero su celebridad se debió , sobre todo, a la producción en masa de calcografías realizadas a partir de sus propios diseños.


Durante un viaje a Europa de 1856 a 1859 se detuvo principalmente en París y Dusseldorf donde estableció contacto con el pintor germano -americano Enmanuel Leutze y con su escuela de Düsseldorf. A su vuelta  a EE UU ocupó cargos políticos , lo cual restringió su actividad artística . Según sus propias largas ,Bingham pretendía reflejar las " costumbres sociales y políticas " de su país , pero sus poéticas y delicadas representaciones de las vías fluviales del Missouri suponen, ante todo, una reminiscencia romántica  de la época de la colonización europea, semejante a la que aparece en las obras de Mark Twain.


Mientras cierto número de pintores estadounidenses exploraban las tierras todavía vírgenes del oeste ,otro grupo se dedicaba a las representaciones de la vida cotidiana en la ciudades y en el campo de esta joven nación. En este Comerciantes de pieles descendiendo el Missouri Brigham muestra lo que ya entonces no era más que un recuerdo nostálgico del mundo de los cazadores y los tramperos de manera similar. En las fechas en que Brigham pintó este cuadro hacía ya mucho tiempo que el comercio de pieles estaba en manos de las grandes compañías , que transportaban la mercancia en barcazas o barcos de vapor.Aquí, padre e hijo aparecen todavía llevando las pieles de los animales que han cazado hasta el puesto del comercio más cercano a bordo de una canoa muy primitiva .

 En una composición  sutilmente equilibrada y con una gran sensibilidad para las cualidades atmosféricas, la barca entre sombras- con la silueta de un gato en la proa que pone un punto muy marcado - contrasta con el paisaje del río neblinoso y el gran cielo de tonos pastel . La meditada distribución de los distintos pesos de la composición y la profunda serenidad que domina el cuadro le confieren una calidad que sobrepasa con mucho la pintura del género convencional. Al mismo tiempo , la escena natural de un talante melancólico que bien cabría calificar de romántico.


Mercedes Tamara Lempicka
3 noviembre 2011


Bibliografía : 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

miércoles, 2 de noviembre de 2011

EL MONUMENTO A GOETHE DE CARL GUSTAV CARUS

EL MONUMENTO A GOETHE 1832

El monumento a Goethe
óleo sobre lienzo 71,5 x 53,5 cm
Hamburgo, Hamburger, Kunsthalle 




Tras un aprendizaje inicial como dibujante entre 1804 y 1810 Carus estudió biología , filosofía y medicina en la Universidad de Leipzing . Hasta 1814 trabajó como médico ayudante en la casa de maternidad de la Fundación Triersche , en su ciudad natal y después obtuvo una cátedra de obstetricia en Dresde Allí , en 1817 conoció a Capar David Fiedrichich , que se convertiría en su amigo para toda la vida y en una influencia constante en el estilo paisajístico. Tras viajar extensamente por muchos países , incluyendo Italia e Inglaterra , de 1815 a 1824 Carus se consagró a la escritura de Neun Briefeüber Landschattsmalerei ( nueve misivas para la pintura paisajística ) una de los obras teóricas fundamentales en el campo del arte romántico alemán. Fue amigo de Goethede quien escribió su biografía que se publicó en 1863.


Carus era un gran admirador de Goethe , admiración que era mutua , pues éste tenía un gran aprecio a los escritos teóricos y a los cuadros del pintor . Su obra de 1831 era descrita en Das Kunstblatt nº 17 de 1836 de la siguiente manera :" En una zona rocosa solitaria se encuentra el sarcófago de Goethe y sobre éste, un arpa: la luz de la luna cae entre las cuerdas e ilumina dos ángeles que se arrodillan reverencialmente ante ella. La niebla rodea la base del monumento .


Parece que los contactos variados y mágicos de Goethe con la naturaleza hayan inspirado al ingenioso artista esta idea osiánica" . Goethe  que se interesó durante toda su vida por las cuestiones del mundo y de la humanidad, ha sido convertido , en el cuadro de Carus en una figura romántica y solitaria . Su historia imaginaria evoca el anhelo romántico de un destino real , un lugar de peregrinaje imaginado, un altar, un santuario.


Mercedes Tamara 
2 noviembre 2011


Bibliografía : El Romanticismo, Edic Taschen

martes, 1 de noviembre de 2011

AGOSTINA DE JEAN BAPTISTE CAMILLE COROT

AGOSTINA 1866


AGOSTINA
óleo sobre lienzo 132x 97,6 cm

Washington DC National Gallery 
of Art Dale Collection 



Tras un aprendizaje de cinco años como comerciante de paños Corot estudió pintura de 1822 a 1826 primero.con Michallon y después con el maestro de éste, el paisajista neoclásico Victor Bertin .


Sin embargo el estaba persuadido de que un hombre sólo puede llegar a ser pintor " después de haber conocido una profunda pasión por la naturaleza . Corot pintó y dibujó casi siempre al aire libre . Trabajó en el bosque de Fonteinebleau , en Diepper , Le Havre.


Durante su primera estancia en Roma de 1825 a 1828 -que sería decisiva para su evolución artística pintó del natural una serie de esbozos al óleo , vistas de antiguos monumentos romanos y paisajes de los alrededores de Roma . Lo más característico de estos esbozos es la inusual espontaneidad con que el pintor capta la luz y la atmósfera del paisaje a diferentes horas del día . Las ricas variaciones de matices constituyen uno de los aspectos más atractivos de estas obras. 


A su regreso de Italia Corot adopta un nuevo estilo que da origen a sus paisajes lírico-románticos ( paisajes intimos ) en ellos , la observación directa de la naturaleza queda casi siempre subordinada a la creación de un determinado ambiente , presentado en colores difusos de tonos plateados. Por esta razón Corot supuso un importante estímulo para los
impresionistas,que le invitaron a participar en su primera exposición.


Vista ligeramente desde abajo mientras descansa en una balaustrada de piedra , la figura de una joven italiana se erige monumentalmente y con un aire de estatua casi clásico contra un fondo atmosférico diáfano, consistente en una ladera rocosa y con granjas, el tronco del árbol cortado en el borde derecho del lienzo y un cielo dominante que aparece salpicado de pequeñas nubes de matices dorados.


Los densos tonoz azules y negros de la ropa de la mujer destacan claramente su figura de fondo El ánimo serio y solemne del cuadro se concentra sobre todo en la zona de los ojos, , sumida en sombras e impregnada de melancolía . El vestido italiano, el exquisito collar de perlas y, en especial, los nobles rasgos faciales enmarcados por un cabello negro peinado maravillosamente transmiten una dignidad clásica , como si algún personaje de una antigua leyenda se hubiera materializado de repente ante nosotros. La joven personifica la tierra de la nostalgia , Italia y el encanto de ese entremezclarse de la grandeza clásica y la subjetividad que todo movimiento romántico buscó, una y otra vez en el mundo mediterráneo.


Mercedes Tamara 
1 noviembre 2011



Bibliografía : 1000 Obras Maestras de la Pintura

lunes, 31 de octubre de 2011

UN BARCO NAUFRAGADO DE CARLOS HAES

UN BARCO NAUFRAGADO 1883



Un barco naufragado
óleo sobre lienzo 59x 103 cm
Museo del Prado Madrid




. Entre los paisajistas del Realismo español destaca la  figura de Carlos de Haes, promotor de esta temática gracias a su plaza de catedrático de Pintura de Paisaje en la madrileña Escuela de Bellas Artes de San Fernando a partir del año 1857 desde donde formará a una interesante generación de paisajistas en la que destacan Beruete y Rico.


 Haes considera el paisaje como un género de entendidos al ser difícil de tratar y de entender. Plantea que el fin del arte es la verdad que se encuentra en la imitación de la naturaleza, fuente de toda belleza por lo que el pintor debe imitar lo más fielmente posible la naturaleza, debe conocer la naturaleza y no dejarse llevar por la imaginación.


 El pintor debe salir a la naturaleza para captar los primeros bocetos y acabar el cuadro en el taller, incluso el cuadro puede cambiar si la naturaleza cambia. Podríamos pensar entonces que el artista se limita  a ser un mero imitador de la naturaleza pero Haes piensa que cada persona contempla la naturaleza de forma diferente. Estos aspectos filosófico-artísticos que plantea el maestro se aprecian claramente en esta escena donde observamos los restos de un barco en una playa, revoloteando las gaviotas y faenando los marineros a su alrededor.


La línea del horizonte se ve reforzada por la presencia del faro y el  fuerte oleaje. Los elementos de la composición están sabiamente estructurados, mostrando una pincelada minuciosa y cuidada aunque no se pierde un ápice de frescura dentro del más puro realismo atmosférico, especialmente la descripción del celaje cubierto de nubes, recreándose en los juegos de luz. Las tonalidades grises y azuladas predominantes remiten a su Bélgica natal, viéndose  también influido por la Escuela de Barbizon. 


Mercedes Tamara
31 octubre 2011



 Bibliografía: 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo