jueves, 9 de agosto de 2012

LA ROMERIA DE SAN ISIDRO DE FRANCISCO DE GOYA

LA ROMERIA DE SAN ISIDRO 1820-1823

La romería de San Isidro 
óleo sobre pared trasladado a lienzo 140 x 434 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado 



Otra obra de gran formato que forma parte de las Pinturas negras de la pieza del piso bajo , en la Quinta del Sordo .Aquí lo truculento no es el tema en sí , sino el tratamiento . Como en la Procesión de disciplinantes , el fanatismo religioso es objeto de la atención deformante y despiadada del artista. 

En un valle oscuro avanza un cortejo de fieles que invocan una intervención sobrenatural con las negras bocas desencajadas , los ojos en blanco vueltos al cielo en delirio , apilados unos contra otros , caras patibularias , frailes socarrones , mujeres encapuchadas , toda  una exhibición de obsesos que aúllan sus oraciones como injurias en medio de la noche .Como en el caso anterior, la exaltación colectiva , la deshumanización de la multitud en la cual el individuo pierde sus rasgos y se agrega a los demás en una mezcolanza  irreconocible , es llevada al paroxismo que se condensa en el pequeño grupo de rostros desfigurados del primer plano.

Este tipo de voyage celiniano que Goya ve en la procesión diseminada por las colinas del desolado paisaje nocturno destaca todavía más si se compara con la versión de  un tema similar presentado por Goya casi 40 años antes en uno de sus cartones para tapices más luminosos y festivos La pradera de San Isidro , de 1788 , donde la nobleza se recreaba entre carrozas de madera lacadas y sombrillas rosas y verdes a orillas del Manzanares , al otro lado del cual se extendía el blanco perfil de Madrid , con  las fachadas de las iglesias y palacios bajo el sol

Mercedes Tamara 
9 agosto 2012


Bibliografía : Goya , Edit Biblioteca El Mundo

martes, 7 de agosto de 2012

BODEGÓN CON PAVOS REALES DE REMBRANDT

BODEGÓN CON PAVOS REALES 1639
Bodegón con pavos reales
óleo sobre lienzo 145 x 135 cm
Amsterdam, Rijkmuseum









Con las alas ampliamente extendidas y el pico patéticamente abierto , un pavo real  aparece colgado cabeza abajo en el vacío : otro ejemplar descansa pesadamente sin  vida sobre la mesa : la cabeza sobresale proyectando sombras , por encima del borde:  cae sangre al suelo , que estimula macabramente la mirada para dar al cuadro una  presencia temporal inmediata. El cesto de frutas apenas recuerda ya a Caravaggio,  antes al contrario es su rápido esquematismo , parece anticipar aspectos del  impresionismo. Una muchacha mira , en el fondo, a través de una ventana a este  conjunto modulado por la luz ; pocas veces se ha pintado el sentido de la vista de  un modo tan convincente. 




Se observa una peculiar interacción entre los objetos y la niña . La división en dos ( la naturaleza muerta en el primer plano y la figura del fondo ) podría llevar a  buscar reliquias del sistema pictórico dual al estilo de Aertsen y Beuckelaer .  La combinación de la naturaleza muerta y figura se encuentra sin embargo, antes  y destacadamente en Caravaggio ; después en Baschen o Bernardo Strosi  ( hacía 1581- 1644 ) y, mucho más tarde , por ejemplo en Lovis Corinth ( 1858-1925 ) 


Las características de la imagen de la muchacha no deben dejarse de lado : no se  trata de un retrato , sino de un tipo, un carácter. La muchacha aparece como una  niña que exterioriza su sorpresa frente al mundo . Plinio escribió que Parraso 
pintó a " dos muchachos , a los que se le notaba la inocencia y la candidez de  sus pocos años " . La sencillez no es solo la característica de la niña , sino  también , subrayada por la reducida gama de colores de todo el cuadro, pues  en la categoría estética que se opone , como alternativa a las tendencias "barrocas"  predominantes en la pintura de la época. 






El verdadero tema de este cuadro pintado con gran elocuencia es la pintura misma,  su ritmo y su franca exhibición . La forma se transforma en un devenir dinámico ,  animado en su interior . Solo en el ojo del observador y desde una cierta distancia,  el conjunto de luces y colores se convierte en una imagen integral. El tema tiene  sus precedentes en los bodegones y cuadros de banquetes despensas y cocinas  flamencas . 








Mercedes Tamara


7 agosto 2012 


Bibliografía : 1001 Pinturas que hay que ver antes de morir , Edic Grijalbo