domingo, 30 de diciembre de 2012

EL NACIMIENTO DE VENUS ADOLPHE WILLIAM BOUGEREAU






Nacimiento de Venus
El nacimiento de Venus
´óleo sobre lienzo 300 x 125 cm

Musée d´Orsay





La pintura es una representación clásica del nacimiento de la diosa romana del amor y de la belleza. Su autor, arquetipo de la pintura académica francesa, presta con la obra un homenaje a la venos de Sandro Botticelli, al Triunfo de Galateia de Rafael y a la Venus Anadiômene, de Jean-Auguste-Dominique Ingres.


La diosa, con su piel de porcelana y los cabellos esvoaçantes, emerge de una concha, rodeada de tritões admirados, ninfas marinas y querubines. Venus, sin embargo, fue sólo un pretexto para crear un desnudo voluptuoso e idealizado.

La pintura presenta una gran intensidad de memoria, un acabado refinado y precisión en la ejecución, lo que garantizan al cuadro cierta perfección física. Por cuenta de su técnica también refinada, el Bouguereau fue admirado por los tradicionalistas y fuertemente criticado por los vanguardistas. En El nacimiento de Venus Bouguereau coloca a Venus de una forma asimétrica para imitar la obra de Boticelli ; pero, a diferencia de éste ,adopta una pose erótica que deja claro el placer del artista al revela la perfección del cuerpo de la diosa





Uno de los máximos representantes del academicismo en la segunda mitad del siglo XIX es William Adolphe Bouguereau. Las escenas de asunto mitológico serán sus favoritas ya que con ellas era fácil alcanzar el triunfo en el Salón de París. La diosa de la belleza domina el centro de la composición, rodeada de tritones y nereidas que observan su nacimiento y acompañada de puttis en la parte superior de la composición. Según la leyenda, Venus es considerada hija de Urano, cuyos órganos sexuales, cortados por Cronos, cayeron al mar y engendraron a la diosa, convirtiéndose en la "mujer nacida de las olas" o la "nacida del semen del dios". Nada más nacer, Venus fue llevada por los Céfiros a la costa de Chipre donde fue vestida por las Horas y conducida a la morada de los Inmortales.

La escena presenta el estilo típico de Bouguereau, empleando una técnica preciosista, casi fotográfica, envolviendo la composición de un etéreo ambiente que recuerda a las obras renacentistas, especialmente a Rafael y Leonardo. La composición se resuelve a través de varias diagonales en superficie que envuelven la línea vertical de la figura de la diosa. La influencia de Ingres y David también está presente en la producción del artista La
 diosa aparece en el cuadro desperezándose sin vergüenza ninguna de su desnudez.

A pose de Venus, con los brazos enhiestos, es una referencia a la Venus de Ingres.Los querubines que encaran la diosa con admiración, por su parte, se acuerdan a los observadores las dos Madonas Sistinas de Rafael. Como en la mayor parte de la obra, el fondo es sólo esbozado, para realzar la prominencia del objeto principal.En la mitología romana, las brisas, que llevan la concha de Venus hasta Pafos - isla de Chipre, representan las pasiones espirituales. El artista pintó esas criaturas y las ninfas entramados de modo naturalista (seres míticos en poses terranales verosímiles) con el objetivo de homenajear, nuevamente, Venus de Boticelli.Dos querubines son retratados encima de un delfín, símbolo tradicional de protección. Ese recurso era bastante utilizado por los pintores académicos franceses, para retratar el respeto por el arte renacentista italiana.


Mercedes Tamara 
30 -12-2012


Bibliografía : París, Musée d´Orsay "Edic Uffmann




No hay comentarios:

Publicar un comentario