sábado, 7 de junio de 2014

CASTILLO DE BERRY POMEROY, DEVON THOMAS GIRTIN

CASTILLO DE BERRY POMEROY, 1798
Castillo de Berry Pomeroy, Devon
acuarela sobre papel 27,5 x 39 cm
Sotheby´s , Londres






Al parecer, J M W Turner dijo en una ocasión : " Si Tohm Girtin viviera aún, yo me moriría de hambre ", frase que da una idea del extraordinario talento de Thomas  Girtin ( 1775- 1802 ) . La formación artística de Girtin comenzó con las lecciones de dibujo que le impartió el acuarelista topográfico Edward Dayes, pintor que lo tomó como pupilo .




Girtin y Turner fueron amigos de adolescencia y ambos frecuentaban la famosa academia del doctor Thomas Monro. Este dispuso que copiaran las obras de J R Cozens " el padre de la tradición acuarelista inglesa " . Parece ser que Girtin realizaba los dibujos y Turner se se dedicaba a iluminar las obras con aguada. El peculiar estilo que Girtin tenía de definir con claridad las lineas , dar solidez a las tonalidades y crear grandes áreas de un colorido limitado, se advierte en esta obra precisa y estructurada.


Combinando un enfoque restringido de una naturaleza , en la que aparecen detalles superfluos , con un dominio de los efecto de luz y de ambientación, Girtin pintó obras que eran identificables a simple vista, además, de bellas. Muró en plena juventud y la causa de su final fue atribuida bien al asma, bien a una enfermedad cardíaca. Sin embargo, durante su corta vida , Girtin fue un artista prolífico que influyó enormemente en la evolución de la acuarela y de la pintura paisajista y en Estados Unidos. A pesar de que el éxito de Turner ensombreció los logros de Girtin, quizá fue este joven pintor quien, en realidad allanó el camino a los acuarelistas posteriores y cuyo atrevido estilo , a menudo fue imitado a lo largo del siglo XIX.

Mercedes Tamara

7-06-2014


Bibliografia : 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo


jueves, 5 de junio de 2014

FLORES E INSECTOS RACHEL RUYSCH

                                                       FLORES E INSECTOS 1711

Flores e insectos

óleo sobre lienzo 46,2x 61,6 cm
Galleria Uffizi, Florencia





Una cesta de mimbre llena de rosas, tulipanes, prímulas y margaritas , y al lado de ella  una polilla. Es la obra de una pintora, cosa nada excepcional para la Holanda del siglo XVII . Los bodegones de flores eran un tema muy solicitado . También la inclusión de insectos , como orugas y mariposas , para realzar el realismo de la imagen , era una práctica habitual. Raxhel Ruysch ( 1664-1750 ) fue la pintora de flores holandesa más celebrada de su época. 

Nacida en Haarlem, estudió con el pintor de flores Willen van Aelst y, como otras especialistas en el género ,se inspiró en los bodegones del pintor barroco Jan Davidz de Heem,anteriores en unos cincuenta años. Las mujeres no podían asistir a clase de dibujo del natural y se las consideraba incapaces de pintar retratos o escenas históricas con figuras , actividades reservadas a los hombres .La consecuencia fue que se centraron en pintar flores, temática con las debidas connotaciones domésticas. 

También es posible que en la elección del tema pesara la educación de Ruysch , cuyo padre, Frederic Ruysch, era botánico. Como los cuadros de este tipo solían combinar flores que casi nunca florecían en la misma época , y como las flores se marchitan tan deprisa, los pintores usaban ilustraciones botánicas .

El cuadro en si es una vanitas , con referencias a la muerte y a la vacuidad de la vida  ( las flores se mustian enseguida ) . Los bodegones gozaban de gran admiración en la sociedad holandesa de la época , también de gran demanda , ya que la clase emergente de los comerciantes tenían bastante dinero para gastárselo en obras de arte que reflejasen su riqueza.



Mercedes Tamara
5-06-2014
Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

domingo, 1 de junio de 2014

EL TRIUNFO DE GALATEA RAFAEL

EL TRIUNFO DE GALATEA 1513
Triunfo de Galatea
El triunfo de Galatea
fresco 295 x 225 cm
Villa Farnesina , Roma


A partir de 1511 Rafael estuvo trabajando en la decoración al fresco de una estancia en la planta baja de la villa del Trastevere de Peruzzi, propiedad de Agostino Chigi. En este lugar también trabajaron Sebastiano del Piombo y Sodoma, autor el primero del Polifemo que se relaciona con Galatea. La bella nereida fue pretendida por Polifemo pero ella prefirió el amor del pastor Acis que fue aplastado por el gigante bajo el peso de una roca. Galatea ha sido representada por Sanzio siguiendo a Poliziano escapando, montada en una concha tirada por delfines, de las flechas que lanzan los amorcillos. La nereida está rodeada de ninfas y tritones que no pueden escapar de los dardos del amor y se contagian de la sensualidad que envuelve al conjunto. Ella dirige su mirada hacia el amorcillo que esconde sus flechas, simbolizando el amor platónico y la caridad cristiana. La composición está presidida por el dinamismo del momento, creando Rafael un espectacular movimiento hacia el exterior del que se contagian todos los personajes, en variados escorzos. 

La propia Galatea se retuerce en un movimiento helicoidal reforzado por los cabellos y el manto al viento, recordando a Santa Catalina de Alejandría. El clasicismo presente en la escena tanto en el colorido como en las figuras indica el elevado conocimiento que Sanzio manifiesta en relación con las antigüedades romanas, realzado por el empleo de una iluminación transparente y cristalina que exalta la belleza de las potentes anatomías, resultando un claro ejemplo de la pintura del Cinquecento.


Mercedes Tamara
1-06-2014


Bibliografia : " El último Rafael "Edic Museo del Prado, Madrid