viernes, 25 de abril de 2014

CRISTO EN CASA DE SUS PADRES JOHN EVERETT MILLAIS

CRISTO EN CASA DE SUS PADRES 1849-1850
Cristo en casa de sus padres
óleo sobre lienzo 86,5 x 140 cm
Tate Britain , Londres



El cuadro de Millais Cristo en casa de sus padres (1850) fue objeto de controversia a causa del retrato realista de una Sagrada Familia de clase obrera trabajando en un desordenado taller de carpintería. Otras obras posteriores de Millais fueron también polémicas, aunque no tanto. Consiguió el éxito con Un hugonote (1852), que representa a una joven pareja a punto de separarse a causa de sus diferencias de religión. El artista repetiría este mismo tema en obras posteriores.

Todas sus obras de este período están realizadas con gran atención por los detalles, destacando a menudo la belleza y complejidad del mundo natural. En pinturas como Ofelia (1852), Millais creó superficies pictóricas densamente elaboradas basándose en la integración de elementos de la naturaleza. Este procedimiento ha sido descrito como una especie de «ecosistema pictórico».

Dicho estilo fue promovido por el crítico John Ruskin, quien había defendido a los prerrafaelitas de sus críticos. A través de su amistad con Ruskin, Millais conoció a la esposa de éste, Effie Gray, quien poco después posó para el cuadro de Millais, The Order of Release. Millais y Effie terminaron enamorándose, y en 1856, tras conseguir ella la anulación de su matrimonio con Ruskin, contrajeron matrimonio.


Esta pintura también se conoce con el nombre de El taller del carpintero y representa a José, María, Jesús y Santa Ana y su hijo-´el que más tarde pasaría a conocerse como San Juan Bautista . y un segundo hombre anónimo , presuntamente el aprendiz de José . Esta sencilla escena está ambientada en el taller de carpintería de José y está repleta de imágenes religiosas que apuntan a la Crucifixión de Cristo. Jesús se ha hecho un corte en la mano. Su padre la examina y su madre aparece arrodillada frente a él y levanta la mejilla para recibir un beso de su hijo ; su cara de tristeza, como si previera lo que iba a suceder. José agarra la palma de su hijo para examinar la herida y Santa Ana está a punto de retirar el clavo, Juan lleva un cuenco con agua para limpiar la sangre .

A través de la puerta abierta puede verse un rebaño que recuerda al observador que Jesús es Cordero de Dios , en referencia al hecho de que va a ser sacrificado para redimir al pecado humano. El interés que muestran los animales por la escena hace pensar que Cristo como pastor y al rebaño como sus fieles.

Millais encontró en Oxford Street un taller de carpintería y allí permaneció varias horas dibujando la escena , desde las herramientas de la pared trasera hasta los tablones de madera que pueden verse en una esquina , En su esbozo preliminar , las herramientas de la pared formaban una cruz.

La pintura está repleta de símbolos cristianos .La mano de Jesús sangra como si estuviera marcada por los estigmas. En su mano puede verse el corte , pero también dibuja un gesto de bendición muy habitual en las representaciones de Cristo adulto.


Mercedes Tamara
25-04-2014

Bibliografía : El Prerrafaelismo " Edic Taschen

lunes, 21 de abril de 2014

ÓCULO DEL TECHO DE LA CÁMARA DE LOS ESPOSOS ANDREA MANTEGNA

ÓCULO DEL TECHO DE LA CÁMARA DE LOS ESPOSOS 1467-1474
Óculo del techo de la Cámara de los Esposos
fresco 
Mantua, Palacio Ducal


La cubierta de cúpula rebajada con óculo central remite a la tipología de los edificios clásicos romanos, de la Domus neroniana al Panteón . Tanto la presencia de los bustos de los ocho primeros emperadores romanos , en los medallones del interior de los lacunarios de la bóveda, como las escenas mitológicas de los doce triángulos pretenden reivindicar una vetusta ascendencia ideal de la casa de los Gonzaga. La elección de los mitos de Orfeo, Hércules y Arión concordaba con la exigencia de afirmación del principio de continuidad de la estirpe y de la señoría a través del sentido de inmortalidad que comparten estos tres mitos.

Enmarcado por una guirnalda de flores y frutas adornada con cintas, en el centro de la bóveda figura el óculo pintado que se abre de manera ilusionista al cielo. y a cuya balaustrada se asoman figuras sonrientes y amorcillos clásicos. Además a éstos aparecen cinco figuras femeninas . Una de ellas, a juzgar por el complicado peinado, debía ser una dama de alto rango , junto a ella, con cubrecabezas a rayas, la esclava mora, una de las muchas que se encuentran representadas en los palacios y villas del Renacimiento  italiano. Al otro lado del macetón rústico que contiene un limonero vemos a tres sirvientas , una de las cuales se dispone a arreglarse el cabello con el peine, motivo que añade un vivaz toque a la composición. El resto de la balaustrada está ocupada por el grupo de amorcillos alados jugando . Tres están fuera de ella, en el marco, y se les representa enteros, dos de frente y uno de espaldas , en posturas deliberadamente contrapuestas. De los otros, unos asoman  la cabeza por las aberturas ovaladas de la balconada, reforzando la ilusión del libre movimiento en el espacio , y otros juegan con el pavo real, seguramente pintado al natural.


Mercedes Tamara
21-04-2014


Bibliografía : Andrea Mantegna ; Edit Biblioteca El Mundo