jueves, 29 de marzo de 2012

AUTORRETRATO DE TOMMASO MINARDI

AUTORRETRATO  1803
Autorretrato de Tommaso Minardi
óleo sobre lienzo 37x33 cm
Florencia , Galleria d´Arte Moderna





Pintor, ilustrador y escritor , Minardi fue un discípulo de Giuseppe Zauli. En Roma empezó trabajando durante diez años como ayudante del grabador Giuseppe Longhi, para quien  dibujó reproducciones de El juicio final de Miguel Angel de la Capilla Sixtina : asimismo estudió la obra de Leonardo y Rafael .

En 1819 a instancias del escultor neoclásico  Antonio Canova , Minardi fue nombrado  director de la Academia de Perusa . De 1821a 1858 trabajó como instructor de la Academia di San Luca de Roma . Con un estilo inspirado en el Renacimiento , Minardi hizo numerosos  óleos y retratos de temas históricos ,además de llevar a la práctica diversos encargos eclesiásticos ( en Roma y Spoleto ) La brillante obra temprana de Minardi combina un riguroso realismo con las fuertes efusiones sentimentales de la melancolía que son tan características del arte romántico.

En su Autorretrato , el artista se representa sentado sobre un colchón envuelto en su abrigo , en una habitación humilde pero limpia. El techo oblicuo de madera de la buhardilla forma la más marcada en una composición que, por lo demás, , viene determinada por contrastes nada bruscos entre las horizontales y las verticales .En la pared del fondo de la habitación hay una estantería llena de libros y en la mesa de la izquierda se amontonan más volúmenes . 

Otros objetos de uso cotidiano aparecen desperdigados por la habitación . La luz entra por las dos ventanas en paredes opuestas y los postigos abiertos quedan dentro de la habitación . Una calavera humana y otra de un animal subrayan la atmósfera melancólica del genio que todavía pasa hambre y no que no goza aún de reconocimiento

Mercedes Tamara Lempicka
29 marzo 2012


Bibliografía : 1001 Pinturas que hay que ver antes de morir, Edic Grijalbo

martes, 27 de marzo de 2012

ESPEJO DE AGUA DE JOHAN AXEL GUSTAV AXKE




ESPEJO DE AGUA DE JOHAN AXEL





ESPEJO DE AGUA 1894-1908

óleo sobre lieno 1894-1908
181-202 cm
París , Musée d´Orsay


Esta realización monumental constituye sin duda la obra maestra del sueco Johan Axel Gustav Acke y un bello ejemplo de la unión de las artes, tan activamente fomentada en torno a 1900. Constituye también un jalón de primer orden en el desarrollo artístico de la corriente nacionalista escandinava.


El cuadro fue comenzado en septiembre de 1894, cuando Acke realizaba una estancia en el seno de una colonia de artistas, en una isla del archipiélago de Estocolmo. Unos cuantos meses más tarde, el artista decide realizar un imponente marco cuya decoración esculpida estaría en armonía con la temática del lienzo. En efecto, los elementos acuáticos y forestales pintados, las ramas de coníferas esculpidas pobladas de pájaros trepadores, constituyen un himno a la naturaleza escandinava. A lo largo del año 1895, la obra se modifica: del cuadro mural, se transforma en una amplia pantalla para colocar en el centro de una estancia. Se concibe entonces un reverso, bajo la forma de cinco paneles estrechos que representan un ballet de nixes – ninfas de las aguas en las leyendas germánicas – que sostienen un pilón luminoso.


La temática del Espejo del agua está basada en la ósmosis del cuerpo humano desnudo y de la naturaleza, como lo hizo en otras obras, para celebrar prácticas naturistas de las que era un ferviente adepto. Aquí, ambos cuerpos femeninos no se entregan a meros juegos acuáticos y deportivos, sino que parecen lanzados en una carrera irreprimible. ¿No podrían estar dotados de un valor alegórico y a caso no aludirían Suecia viniendo al socorro de Finlandia oprimida por la Rusia zarista? Esta hipótesis podría ser confirmada por el hecho que Acke ha retomado su cuadro diez años después de haberlo acabado, acentuando la luminosidad mediante tonalidades de un azul contundente, justo antes de enviarlo a la Exposición internacional de San Petersburgo de 1908.




Mercedes Tamara Lempicka
27 marzo 2012