sábado, 1 de octubre de 2016

UNA SIBILA DOMENICHINO

UNA SIBILA 
Una sibila
óleo sobre lienzo 123 x 84 cm
Galeria Borghese Roma






El contraste total con el estilo de Caravaggio se halla en Domenico Zampieri, conocido por el Domenichino , a quien corresponde Una sibila de la Galeria Borghese . 




Domenichino ha tomado como tema central de su cuadro a la sibila de Cumas, aunque nada excepto el título nos da pistas sobre su identidad. La muchacha viste con lujo oriental, incluso con un extravagante turbante en la cabeza. Su rostro es perfectamente realista, lozano y con las mejillas coloreadas, como una sana muchacha romana de la época.


Este matiz de naturalidad es la herencia de Caravaggio, incluso en artistas que como Domenichino cultivaron la corriente idealista del Barroco, por oposición al naturalismo tenebrista. La sibila, además de su libro de profecías, está acompañada de un instrumento musical de cuerda y un rollo de papel pautado. Podría perfectamente recordarnos a una alegoría de la música o del oído, aunque parece ser que estos elementos se explican porque Domenichino tomó como modelo a la Santa Cecilia de Rafael, patrona de la música y los músicos. 




La figura femenina aparece representada en medio cuerpo, ante una mesa, con una partitura en sus manos. Lleva un abultado turbante de seda verde y su rostro aparece en posición frontal, la mirada dirigida a lo alto. El personaje ha sido definido con una firmeza y elegancia de dibujo que es muy característica de su autor, tratándose sus volúmenes con luces transparentes que proporcionan suaves efectos de modelado.



El procedimiento se halla en la linea del clasicismo muy alejado de la dureza tenebrista . La linea , el color y el esquema compositivo que repercutiría más tarde en la escuela boloñesa 



Mercedes Tamara

1-10-2016


Bibliografia : ARTEHISTORIA 








No hay comentarios:

Publicar un comentario