lunes, 13 de julio de 2015

LA DONCELLA FRANK CRAIG

LA DONCELLA 1907
La doncella
óleo sobre lienzo 190 x 341,5 cm
París, Museo de Orsay




Símbolo de la exaltación patriótica milagrosa al socorro de una Francia exangüe , la figura de Juana de Arco conoce una inmensa popularidad a partir de 1870, tras la derrota de la invasión de su territorio , el país, necesita, en efecto, una figura de revancha y regeneración , pura a la vez que marcial. El gobierno le concede un sitio de excepción en su programa decorativo del Panthéon, mientras que la iglesia la coloca en el de la basílica del Sagrado Corazón de Montmartre . La rivalidad ideológica entre el Estado republicano y la iglesia católica se intensifica a partir de la década de 1890, disputándose uno a otro la pertenencia simbólica de Juana de Arco , tan pronto heroína laica como santa mártir declarada venerable antes de ser beatificada en 
1909.

Estos encargos y visiones paradójicas estimulan a los artistas , incluidos los pintores ingleses. No solo las buenas relaciones diplomáticas entre Francia y Gran Bretaña , hace olvidar el carácter antibritánico original de Juana de Arco en beneficio de una metáfora antigermánica : los anglosajones aprecian además su aspecto caballeresco , romántico y místico , que se ajusta bien a su gusto , nunca desaparecido por las leyendas artúricas y las novelas de Walter Scott.

Después de que los prerrafaelistas ( Millais, Rossetti ) hubieran presentado sus efigies de la Doncella , una nueva generación de formación académica , aportó su visión en los años 1890-1900. Frank Craig , educado en la Real Academia de Londres de 1895 a 1898, que presentó este cuadro en el Salón de los artistas franceses en 1908. Su intensa actividad de dibujante para revistas ilustradas , en particular cubriendo la guerra de los Bóers en África del Sur, favoreció la capacidad de Craig para crear imágenes sensacionales, captar el instante decisivo de un acontecimiento , expresar la velocidad y el impulso de una batalla congelada en su apogeo.

Colocando a la infantería inglesa en picado y a la caballería francesa en contrapicado, Craig produce en el espectador la sensación de encontrarse en el corazón del conflicto , un segundo antes del choque . Sin embargo, la impresión de caos está atemperada por la blanca figura de Juana de Arco, nimbada con su estandarte inmaculado , guiando el bosque de lanzas y flechas . 

Mercedes Tamara
13-07-2015


Bibliografia : " El canto del cisne " colección del Museo de Orsay 

No hay comentarios:

Publicar un comentario