jueves, 10 de julio de 2014

EL PECIO WINSLOW HOMER

EL PECIO 1909
El pecio
óleo sobre tela 62 x 71,5 cm
Museo de Bellas Artes, Boston



Winslow Homer nació en Boston en 1836. Tras un par de años de aprendizaje con un litógrafo comercial en Boston, se mudó a Nueva York y se convirtió en ilustrador autónomo de Harper´s Weekly . La principal tarea de Homer , que fue la que le reportó un reconocimiento temprano, era realizar reportajes gráficos sobre la vida diaria de los soldados republicanos durante la guerra civil americana. Tras la derrota de la Confederación , Homer centró su atención en los estudios sobre la vida de Estados Unidos, sobre todo en las actividades al aire libre de los niños y los jóvenes. Sólo tras pasar un par de años en el pueblo pesquero de Cullercoats, noreste de Inglaterra, en 1881 y 1882, su obra adoptó un aire más sombrío en su conjunto que, de regreso a su país, explotó para lograr un intenso efecto alegórico. Homer murió en Prout´s Neck en 1910.

Winslow Homer , hombre no muy sociable, siempre estuvo alineado con los políticos progresistas . En la década de 1870, pintó varias obras sobre la vida de antiguos esclavos en las que, a modo de alegria, planteaba sus ambiciones insatisfechas . La más famosa Disfrazándose para el carnaval ( 1877 ) , tiene como personaje central a un afroamericano al que su propia gente engalana para divertirse. La lucha de los negros americanos vuelve a citarse en el cuadro La corriente del Golfo, pintada mucho más tarde, en 1889. El cuadro representa a un esclavo huido en un bote sin timón, surcando un mar embravecido y hostil. Se suele calificar a Homer de realista, pero el pintor se implica más en la temática de sus cuadros de los que el término realismo como observación parece implicar. Durante la temporada que pasó en Inglaterra , convivió con pescadores que tenían que ganarse duramente el sustento cada día ; bajo un cielo ensombrecido, veía hombre partir hacía un mar del Norte en el que se preparaba la tormenta, mientras sus mujeres se quedaban en tierra para reparar las redes y recibir la captura diaria. En Cullercoats, el mar; su carácter impredecible y su capacidad para desatar la violencia más indiscriminada se convirtieron para Homer en una fuerza alegórica definida, que le servía para referirse a la nobleza de los trabajadores. En la obra tardía , El pecio ( 1909) , el mar parece dominar por completo la tela, un alto y recio pino ( el pecio del título ) aparece derribado y despojado de sus ramas . El mar aparece incontrolable y se encoleriza tanto que se estrella al llegar a la tierra 


Mercedes Tamara
10-07-2014


Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

No hay comentarios:

Publicar un comentario