martes, 4 de febrero de 2014

SANTA MARÍA MAGDALENA EL GRECO, Y TALLER EL GRECO

SANTA MARÍA MAGDALENA EL GRECO 1541
Santa María Magdalena
óleo sobre lienzo 99 x 78 cm
colección Masaveu







La imagen de Santa María Magdalena , junto con otros santos penitentes, fue una de las más promocionadas a lo largo de la Contrarreforma . Para los católicos , en plena reivindicación de los santos como intermediadores y modelos a seguir , su ejemplo fue especialmente valorado . Aunque su figura aparece brevemente esbozada en los Evangelios como una de las mujeres que acompañaron a Jesús , la tradición posterior la identificó con una de las hermanas de Lázaro y con la mujer pecadora que ungió los pies de Cristo en Betania. Finalmente , Magdalena habría marchado a Francia a evangelizar en Provenza , donde viviría en retiro entregada a la penitencia y a la oración.







Una parte fundamental del repertorio del Greco se centró en las representaciones individualizadas de santos , realizadas en formato asequibles para devoción privada. De hecho constituye uno de los logros de su pintura que tuvo mayor repercusión y acogida en la sociedad toledana de finales del Renacimiento. Mayoritariamente presentados de medio cuerpo, se especializó en los santos penitentes o en meditación , los más demandados para la oración , pero también ejemplos de emocionada entrega y de renuncia a los bienes materiales. María Magdalena y san Francisco fueron los más habituales dentro de este apartado de la producción del Cretense, y en menor medida Santo Domingo de Guzmán . De manera que la santa se escogía como única figura femenina modélica en dicho contexto.


Estas pinturas favorecieron la relación con el espectador, tanto por su tamaño como por el encuadre dado a las figuras por el artista. Llevadas al primer plano, con poco espacio a su alrededor , sus gestos y expresiones se enfrentan directamente a quien le mira. Sumando a ello golpes del color veneciano , vivo y suntuoso, y unas fisonomías estilizadas , según los usos del manierismo final, tan característico del Greco , la efectividad visual estaba asegurada .A consecuencia del éxito y el aumento de la demanda , el pintor optó por una triple solución que ha complicado enormemente la posterior catalogación de estas telas. Por otra parte,creó variantes de cada imagen para evitar la reiteración excesiva , cambiando posturas o la situación de los elementos accesorios. Además, dado que se trata de santos en idénticas actitudes contemplativas , en muchos casos repitió el juego gestual y la colocación de las figuras . En este caso existen varias pinturas de san Francisco y santo Domingo rezando ante un crucifijo a la entrada de una cueva , con las manos en igual disposición : una sobre el pecho y la otra extendida hacía una calavera en idéntico escorzo.


El tercer recurso, propio de un maestro con un taller bien preparado , fue recurrir a la ayuda de sus oficiales. De forma que estos repitieron sus modelos y aquel podía intervenir en algún grado en su finalización. Esto además se acentuaría conforme El Greco fuera envejeciendo y su hijo Jorge Manuel Theotocópuli ( Toledo, 1579-1631 ) adquirió mayor peso en el obrador.


Esta María Magdalena es un perfecto ejemplo de esta mecánica de trabajo y seriación de la imagen devocional. Pertenece al llamado por Wethey tipo IV de las representaciones de la santa, cuyo primer ejemplar sería la versión del Museo de Cau Ferrat y Ruiz Gómez, que presentan el manto rojo y el lienzo es algo mayor que el de la colección Masaveu . Existe una tercera versión en la Hispanic Society de Nueva York . Hasta la exposición de 1987, el cuadro fue mal conocido y los desgastes sufridos invitaban a ser prudentes respecto a su valoración.


En su estado actual, la obra presenta zonas de una agilidad propia del Cretense, como la enérgica silueta de Cristo de bronce, recortada en oblicuo o la trabajada calavera, girada, mostrando el parietal, construída con sus rígidos toques y silueteada con igual energía en negro., entre cuyos trazos asoma la preparación rojiza subyacente . Esta también se intuye traslapada por el celaje, más demañado y recetario, que crea su típica atmósfera tormentosa. A su escuela también apuntanlos restregones de blanco marcando los pliegues rectilineos del manto.En otras zonas se advierten intervenciones posteriores más evidentes , como el mechón de pelo sobre el cuello , que en el ejemplar de Sitges se encuentra desnudo, acentuando con su largura la elegancia del perfil . Aunque el cabello sea una de las zonas más difíciles de valorar , resulta interesante advertir que el aspecto enroscado y vibrante también se localiza en una obra posterior , la Magdalena de la colección Arango ( 1607 )




Mercedes Tamara
4-02-2014


Bibliografía :El Greco El pintor humanista : Obras completas Edic Libsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario