domingo, 26 de enero de 2014

SIMEÓN EN EL TEMPLO REMBRANDT,

SIMEÓN EN EL TEMPLO 1631
Simeón en el Templo
óleo sobre tabla 60,9 x 47,9 cm
La Haya, Konninkluk van Schderijenm


El cuadro muestra el momento que se narra en el evangelio de San Lucas (2-25-38 ) cuando Simeón el Justo canta las alabanzas a Cristo junto a la profetisa Ana. Siguiendo los preceptos de la ley de Moisés , María debía ser purificada cuarenta días después del nacimiento de su hijo . Para ello de dirigió al Templo, donde fue purificada por la oración de Simeón, un hombre de Jerusalén a quien el Espíritu Santo había revelado que no moriría antes de ver a Jesús . Simeón tomó al Niño en brazos y 
se refirió a él como " luz para alumbrar las naciones y gloria de tu pueblo Israel "(Lucas 2, 32 ) . Este momento significa la presentación de Jesús en la casa de Dios, y por ello se celebra en la iglesia cristiana como la fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen o la fiesta de la Presentación del Niño Jesús en el Templo.


El gesto de Simeón arrodillado e iluminado por una luz que entra desde la parte superior izquierda de la escena realza este momento de la iluminación  por Dios que significa la Presentación, como implican las palabras de Simeón citadas más arriba.


El uso de La profetisa Ana , representada de espaldas, " alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperan la redención  de Jerusalén ( Lucas 2, 38 ) El pintor concede a esta figura un gran protagonismo , al situarlo en un lugar intermedio entre la Sagrada Familia y la luz de Dios . La importancia que para Rembrandt tiene esta figura se  observa también en otras obras " , como el cuadro fechado hacía 1627-28 que pertenece a la Kunsthalle de Hamburgo, o las estampas que representan el mismo asunto de 1631 datadas hacía 1639 .Por su gran tamaño dentro del cuadro, , por estar iluminada y por la atención que dedica a la figura de Jesús , esta figura contrasta con la mayor parte de las personas que pueblan el cuadro , pequeñas y en penumbra , cuyos gestos indican que dudan de la importancia de Cristo.

Los elementos compositivos y de la luz por parte de Rembrandt dotan de intensidad a la escena bíblica es magistral. Las figuras protagonistas se concentran en el centro de un gran espacio interior , la proximidad entre ellas se ve resaltada por el contraste con el espacio vacío que le rodea . La luz y la columna central del Templo concentran aún más la energía del cuadro en ese punto. Los gestos de las figuras son intensos y extrovertidos, como es característico en la  primera parte de la carrera de Rembrandt : Simeón aparece asombrado , la Virgen  complacida, , la figura cuyo rostro se sitúa junto al borde derecho del cuadro duda y teme ante la autoridad que representa el hombre sentado junto a ella. La geometría de las baldosas compite con la sinuosidad de la arquitectura del templo y contribuyen a la tensión y la inestabilidad que son claves en esa escena . Cuando Rembrandt  volvió a tratar el tema al final de su vida, hacía 1669, en uno de los cuadros que dejó inacabados en su estudio ( Estocolmo, National ,museum ) lo hizo de forma radicalmente diferente.  En él las figuras son escasas apenas Simeón y el Niño- pues la mujer que ve en escena es un añadido posterior- que se sitúan tan cerca de nosotros que tememos estorbar su silencia. El ánimo de la escena es quieto, concentrado, intenso.


El cuadro Simeón en el Templo de la Mauritahuis que estamos tratando aquí pertenece a una época de intensa actividad en la carrera de Rembrandt. En los últimos años de la década de 1620 el arte de Rembrandt evolucionó con rapidez, y la frecuencia con que hizo cambios en los cuadros, así como los dibujos quye conocemos demuestran su carácter experimental . Las poses de los cuerpos y los gestos de los rostros, se hacen más expresivos en esos años y buscan profundizar en los estado de ánimo de los personajes , y la luz también gana fuerza expresiva. Cuando se pinta este cuadro en 1631, el pintor ha alcanzado lo que podemos llamar su primera madurez , un momento en que el control de cuestiones como la composición , la luz, el tratamiento de la figura humana y la textura de la superficie pictórica le permiten expresar toda la originalidad de su personalidad artística.


Mercedes Tamara
26 .01.2014

Bibliografía : Rembrandt " Pintor de historias " edic El Viso

No hay comentarios:

Publicar un comentario