jueves, 5 de septiembre de 2013

BOUGIVAL, PARÍS FRENTE AL HOTEL ( MARTIN RICO )

BOUGIVAL, PARÍS FRENTE AL HOTEL 1870
Bougival , París frente al hotel
óleo sobre lienzo 41x 81 cm
Madrid, colección particular







Martín Rico pintó en el verano de 1870 en la localidad de Bougival , situada a orillas del Sena , o a unos quince kilómetros de París, ciudad con la que estaba comunicada por ferrocarril desde 1837. La villa apenas contaba con 2.316 habitantes en 1866, pero había atraído por su interés a destacados paisajistas, entre ellos Joseph William Mallord Turner ( 1775-1851 ) y Camille Corot ( 1796- 1875 ) y, especialmente , el discípulo y amigo de este Louis Français ( 1814-1897)




En 1869, año en el que Rico fechó el incidente que lo ocurrió pintando bajo el puente de Bourgival, Claude Monet ( 1840-1926 ) y Pierre-Auguste Renor (1841- 1919 ) habían trabajado muy de cerca , en Croissy y en la Grenouillère. En seguida pintarían en Bourgival el propio Renoir , Alfred Sisley ( 1839-1899 ) y  Berthe Morisot ( 1841-1895 ) entre otros artistas. También habían residido allí  grandes escritores como Prosper Mèrimée , Gustave Flaubert, Alexandre Dumas  y músicos tales como Georges Bizet , Gabriel Fauré , Camille Saint Saèns y Charles Gounoud. Durante los dos meses que pintó allí , abordó ocho composiciones , incluida esta , que tituló París frente al hotel que vendió el marchante Groupil . La venta de esta obra le reportó 1750 francos. 




Con este cuadro y los otros que pintó en este verano ,la etapa francesa de la pintura de Rico se cierra con brillantez . En su visión panorámica la obra incluye algunos asuntos que había tratado durante los años anteriores. Gracias a un punto de vista alto desde la habitación del hotel en el que se hospedaba, la composición abarca un panorama en torno al río Sena. Este describe un amplio  meandro que deja ver a la izquierda el muelle fluvial , repleto de barcas y gabarras y, al fondo, la villa presidida por la iglesia de Notre Dame , iniciada en  el siglo XII , rodeada de árboles en un equilibrio entre la arquitectura y la naturaleza muy a gusto de Rico. También lo es la sensación de lentitud del flujo  de las aguas , sobre las que flotan las barcazas , inmóviles con excepción de  las dos gabarras que, en el centro del río, navegan en direcciones opuestas y cuyo avance en ausencia de estelas de ondas en el agua , resulta casi imperceptible. 




El pintor analizó la estructura de estas gabarras en su cuaderno de apuntes de ese año y trató el mismo motivo , que le interesó de modo especial, en otros  cuadros relacionados con este, como La esclusa de Bougival  Dentro de una entonación en suaves pardos y en verdes de matices muy variados , destacan algunos colores vivos, como el rojo de la gabarra más  próxima y el azul de la popa y el verde del techo de la más alejada, muy poco  habituales en la pintura española de su tiempo , con la excepción de Mariano  Fortuny . Por otra parte, algunos acordes como los blancos de la villa de la  derecha rodeados por los verdes y ocres , parecen anticipar los efectos característicos de las obras pintadas once años después en Beaulieu, en los  Alpes Marítimos franceses. Los reflejos en las aguas aparecen en pinceladas autónomas y separadas , de tonos rosas a la izquierda , rojos y negros bajo  las barcazas . El agua se matiza en una delicada tonalidad entre malvas, azules,  grises perlados y rosas , lo que le da una fina entonación de suave preciosismo de la que también participan los colores azules y anaranjados de las lanchas de  la izquierda. 






La pintura se hace muy diluida , dejando ver la trama y la urdimbre del lienzo en algunos puntos, como ocurre en el casco de la gabarra del centro . En el cielo, en cambio, las pinceladas empastadas y cruzadas dan movimiento y profundidad a las nubes, según un estudio muy variado y preciso de las mismas, en diferentes grises. La atmósfera refleja así el clima atlántico de un día de primavera con nubes y claros . El pintor animó la composición , según solía, con  numerosas figuras de pequeño tamaño , tanto en las gabarras que navegan el  río, como en su ribera izquierda y en el camino que la recorre , donde aparecen algunos paseantes, entre ellos una dama con sombrilla. De este modo el artista  integró del modo más armonioso diminutos personajes que se descubren paulatinamente . Es también característica la disposición de las embarcaciones,  una de ellas con dos pescadores dispuesta paralelamente al borde , según había  hecho en otras obras a lo largo de la década de 1860. 






Mercedes Tamara Lempicka

5 -09-2013



Bibliografía ; El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado                            Madrid









martes, 3 de septiembre de 2013

LAVANDERAS DE LA VARENNE , FRANCIA MARTIN RICO

LAVANDERAS DE LA VARENNE , FRANCIA 1864-1865
Lavanderas de la Varenne, Francia
óleo sobre lienzo 85 x 100 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado



Se trata sin duda de la obra más importante , ambiciosa y de mayor calidad de cuantas realizó Rico a mediados de la década de 1860. Las amplias dimensiones del lienzo y el gran número de estudios que el artista preparó dan idea de la ambición con que lo afrontó. Lo comenzó durante su estancia en el verano de 1864, en La Varenne Saint-Hilaire ( actualmente unido a Saint- Maur ) frente a la localidad de Chennevières-sur-Marne. En ella vivía,con su familia Louise Priet, que años después se convertiría en su esposa y durante esta época ( 1864 ) Camille Pissarro ( 1830-1903 ) , autor por entonces de varias vistas del Marne en Chenevières , a ambos los retrató Rico en uno de sus cuadernos de apuntes de esa época. El establecimiento de una vía férrea en 1859 desde París hacía muy fácil el desplazamiento hasta este lugar, situado a poco menos de treinta 
kilómetros al sureste de la ciudad.



En el cuaderno citado abundan los estudios preparatorios para esta obra . El 
esfuerzo del artista por presentar en el primer término de la composición a 
quince lavanderas , todas, salvo una , dispuestas en la orilla del río , le llevó  
a estudiar con minuciosidad las figuras. En el comienzo mismo del cuaderno 
hay dos, completamente de espaldas , en las que analizó con exactitud la  
postura inclinada , que lleva a disminuir el tamaño de la cabeza , oculta casi 
entre los hombros , y a revelar por el contrario ,el volumen del cuerpo. Pasó 
enseguida a estudiar las figuras de tres cuartos , situadas en el grupo de la 
izquierda, en dibujos de trazo más acentuado .






 Por fin, abordó las agrupaciones 
mismas de los cuerpos , incluyendo los capazos para los niños , dos de los  
cuales aparecen colocados en el cuadro definitivo, en el centro de la composición. 
Además Rico realizó no menos de tres estudios al óleo en los que, como ocurre igualmente en los dibujos, consideró también las posturas de frente, como figuras en dos de ellos. Sin embargo, acabó prefiriendo la de espaldas , mucho  más plástica y ceñida , según puede deducirse de la composición con el tercer estudio al óleo en la que aparecen las figuras en la misma disposición que finalmente tendrían. Esta, en efecto, es un verdadero acierto que solo un juício superficial pudo considerar monótona . Los estudios son sintéticos , pero analizan con detalle las posturas y los tonos de las mujeres, que apenas representan variaciones en el cuadro definitivo. Además, indagan en los efectos de la ropa blanca tendida en la hierba y de las espumas producidas en la orilla sobre el verde azulado del río . Los estudios tienen un tono mate que se hace  mucho más intenso y brillante en el cuadro, donde resaltan la calidad del dibujo de las figuras y la naturalidad de sus actitudes , fruto, sin duda, del arduo trabajo previo que el artista llevó a cabo.


Para los fondos de los árboles sobre la orilla opuesta el artista realizó también, al menos , un estudio al óleo, en el que puede advertirse , lo mismo que en los  de las lavanderas , su modo de trabajar . En estos estudios se percibe el tipo de preparación gris claro utilizado por Rico. Sobre ella el artista construyó la composición en cuatro franjas paralelas . La ordenada disposición de las figuras  del primer término concentra también los tonos más vivos, especialmente los azules y los rosas sobre los blancos de la ropa , con toques sueltos muy precisos. Los perfiles bien delineados de las lavanderas se hacen más luminosos mediante ligeras pinceladas claras en el lado derecho, por donde recibe la luz del mediodia.


El río Marne, donde Rico había trabajado en esos años lo mismo que Charles - Francois Daubigny ( 1817-1878 ) y Camille Pissarro decribía una amplia curva  casi cerrada en derredor de La Varenne , que hacía atractivo el lugar para los pintores . Rico lo representó en su curso sereno pero animado por las espumas de ambas orillas, recurso que señala con nitidez los términos de profundidad. En la otra ribera aparecen , a su vez, algunas figuras completamente integradas en el paisaje . Los árboles, cuyos variados tonos van del verde oscuro al amarillo vivo, atestiguan la época de finales de verano o a principios de otoño.Sobre ellos, al este, la localidad de Chennevières aparece claramente perfilada bajo un cielo `poblado de nubes . La serenidad de la composición se anima , sin embargo, por el movimiento de las nubes y de las copas de los árboles. Lo mismo que en los reflejos de éstos, hay una correlación de aquellas con los tonos de las aguas, más oscuras a la izquierda, como corresponde a los matices más grises del cielo.


Dado las dimensiones de la obra y el minucioso cuidado con que está pintada cabe suponer que Rico trabajó en ella durante un tiempo en su estudio parisino, No debía estar terminada aún a finales de 1864 y no pudo enviarla, por ello, a la
Exposición Nacional de Bellas Artes de ese año . La primavera siguiente remitió al Salón de Paris de 1865 , una obra titulada Bords de la Marne, que fue descrita  en una reseña como " unas lavanderas sobre las orillas del Marne " por lo que había de tener una relación muy estrecha con este cuadro , si no se trata del mismo. Rico lo envió a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1866.


Mercedes Tamara Lempicka 
3 -09-2013



Bibliografía : El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado                            Madrid











lunes, 2 de septiembre de 2013

TERRAZA DE LUCIO ANTONIO LÓPEZ

TERRAZA DE LUCIO 1962.1990
Terraza de Lucio
óleo sobre tabla 130,5 x 201,5 cm
Colección del artista




Si cada artista genera sus propias leyendas , Antonio López tiene algunas ante las que conviene detenerse . Su lentitud pintando es una de las más repetidas .Como suele ocurrir , se mezcla un de razón con una inevitable distorsión. Sabemos que pinta del natural, lo que le obliga a esperar que, en cada jornada,se repitan las condiciones de luz de la anterior , alargando inevitablemente el proceso .



Los argumentos son contrapuestos , pero si nos fijamos en las fechas de realización de Terraza de Lucio ,nos encontramos con un período extremadamente largo ( 1962-1990 ) a pesar de tratarse de un formato grande. La explicación tiene sentido , Antonio López , quiere reunir a un grupo de pintores amigos de su generación. Lucio Muñoz y Amalia Avia ( en cuya terraza
del madrileño barrío de Arguelles se sitúa la escena ) y Eusebio Sempere. La estación elegida es la primavera y trabaja durante dos seguidas . El proyecto se detiene , pasan los años y aunque Lucio Muñoz y Amalia Avia ya no viven allí, visita de nuevo la terraza y vuelve a sentirse impresionado.


El motivo ya no es la reunión entre amigos , sino el tiempo transcurrido . No tiene sentido realizar un cuadro habitado, porque el detonante es otro. Necesita ampliar la tabla que le sirve de soporte , para dar protagonismo al muro de cemento que cierra la terraza y contemplar las arquitecturas que ahora toman el protagonismo antes reservado a los retratos. Fiel al proceso y a la historia del cuadro -el detalle es significativo-no oculta el cambio de escala e integra la tabla primitiva en la nueva, sin ocultar el gesto


Mercedes Tamara
2-09-2013


Bibliografía : Antonio López , Edit Biblioteca El Mundo