miércoles, 18 de diciembre de 2013

VANIDAD ( AUTORRETRATO ) DAVID BAILLY


VANIDAD ( AUTORRETRATO ) 1651
Vanidad ( autorretrato )
óleo sobre tabla 61x 97,5 cm
Museo Stedelux de Lakenthal, Leiden







Con la espléndida exhibición de objetos desparramados sobre la mesa y la ristra de efigies, este cuadro se convierte en algo más que en un simple autorretrato combinado con un bodegón. El pintor nos muestra su destreza en ambos géneros y busca un término medio entre ellos : en uno y en otro se intenta preservar una esvanecescente y fugaz visión.





Con los retratos se suele tratar de consignar el aspecto del personaje para las generaciones futuras, algo que también hace el pintor de bodegones, pues fija una serie de cosas sujetas al decaimiento que trae el cambio estacional o especialmente frágiles. Con las vanitas se intentaba que el espectador se concienciase de la impermanencia de las cosas y los deseos, a fin de encaminar su atención hacía la salvación eterna del alma . En el papel de la parte inferior derecha se lee : VANITAS,VANITATUM.ETOMNIA.VANITAS( Vanidad de vanidades , todo es vanidad ) junto a la rúbrica del amor y el año en que lo firmó, 1651. Su manera de escribir es exquisita , una habilidad que Bailly debió de aprender en la tierna infancia puesto que su padre era pendolista profesional.




Al explicitarnos que el amor por las cosas mundanas es un baladí y fatuo proceder, Bailly nos plantea un reto ¿ seremos capaces de maravillarnos ante una habilidad para plasmar huesos mondados, el brillo del oro o los reflejos del vidrio, deleitándonos en ello y apreciándolo ? Quedamos implicados por el mero hecho de observar la serie de objetos escogidos para simbolizar fugaces placeres y goces: monedas, collares de perlas, un recipiente de vidrio fino, una pipa, burbujas flotantes prestas a estallar en cualquier momento, , una flor en su plenitud, una vela recién apagada con el humo dispersándose , un reloj de arena, una flauta dulce discanto en clave de soprano y, dominándolo todo , una calavera. Son elementos que subrayan la idea de que las artes plásticas y musicales comparten la naturaleza de ser placeres efímeros . En realidad, el arte, en general, señalado por las dos esculturas y los cuadros y dibujos, y el conocimiento que se adquiere en los libros no están a salvo de verse asociados con voluptuosidades pecaminosas. Resulta irónico que estos cuadros tiendan a celebrar los mismos goces que vilipendian.




Aparte del tema de la vanitas, el paso del tiempo, Bailly juega con varios niveles de ilusión y realidad. El personaje de carne y hueso es él mismo como joven ciudadano, vestido con un rico jubón y una gola o gorguera de puntillas bien atada al cuello . En la mano derecha sostiene el tiento de apoyo,un artilugio para contener el pulso mientras se pinta. Mantiene derecho el retrato de un hombre mayor de fisonomía parecida a la suya. Sin más datos, podríamos llegar a la conclusión de que se trata de su padre aunque el autor se reiría de ello . En el año 1651 tenía 67 años ; el verdadero autorretrato oval que Bailly apoya sobre la mesa.




Su mujer Augusta van Swanenburg aparece representada varias veces. Su retrato ovalado es una continuación del autorretrato de Bailly. Vuelve a figurar en un dibujo trazado sobre el revoque de la pared del fondo. Es un alarde de ingenio, el pintor trazó un vaso de vino de manera que la luz reflejada por el cristal encuadrase en su ojo izquierdo; la sombra de la flauta de vidrio proyectada contra el muro delimita la linea exterior del cuello a la figura. A juzgar por las dos imágenes , a Augusta , al contrario que a Bailly , no le ha afectado el paso del tiempo. El recordatorio de las fases vitales queda acentuado por el busto de un infante y la calavera. La pequeña escultura de san Sebastián quizá quizá simbolice la perseverancia en los momentos difíciles. A pesar de ser asaetado mientras estaba atado a un árbol, Sebastián sobrevivió a ese martirio. En el dibujo pegado de cualquier manera a la pared vemos a un personaje con larga barba y hábito monacal ; en el que más arriba se representa a un jovial músico ; en el que más arriba se representa a un jovial músico .Es posible que sea el propio Baily, con otros aspectos





Mercedes Tamara

18 -12-2013


Bibliografía : " Obras Maestras del Arte, " Edic Blume

No hay comentarios:

Publicar un comentario