sábado, 2 de noviembre de 2013

LA ADORACIÓN DE LOS REYES MAGOS GENTILE DA FABRIANO

LA ADORACIÓN DE LOS REYES MAGOS 1423
La Adoración de los Reyes Magos
pintura al temple sobre tabla 101x 382 cm
Galleria, Uffizi, Florencia










Gentile da Fabriano fue uno de los artista italianos más famosos de las primeras décadas del siglo XV . En 1423, Polla Strozi, un acaudalado florentino le encargó que pintara un retablo en que se representara la Adoración de los Magos , para la sacristía de la iglesia de la Santa Trinidad El pintor reflejó el carácter de la estancia donde los oficiantes de la misa se ponían las vestiduras litúrgicas de dos maneras: en primer lugar , en los fastuosos ropajes de las docenas de personajes representados , y entre ellos, naturalmente, los tres reyes de Oriente; en segundo lugar con el tema en si la Adoración, primera ocasión en que el Niño Dios fue presentado al mundo. La escena es una galimatías tan grande que parece que la muchedumbre quiera escapar del tríptico gótico






La vista se desarrolla en una narración continuada . En el arco superior izquierdo,los Magos están en la cima de una montaña desde la cual descubren la misteriosa estrella . Alrededor del pico se encuentra el mar que surcarán para viajar a Tierra Santa . En el arco central , los Reyes de Oriente efectúan su majestuosa entrada en Jerusalén . En el arco derecho se aproximan las murallas de Belén . En  primer plano visitan a la Sagrada Familia , con el Niño sentado en el regazo de sumadre. Gentile crea un movimiento gradual con el primer mago postrándose para besar los pies del niño, el segundo arrodillándose y el tercero aún de pie. Además ,los monarcas expresan su deferencia hacía la majestad de Jesús : el primero se ha despojado de la corona y la ha dejado en el suelo, el segundo se la está sacando mientras se aproxima , y el último y más joven conserva todavía su símbolo de autoridad. La emoción que les embarga se adivina en la figura del sirviente que se agacha para quitarle las espuelas al más joven.




En el séquito real se observa una frenética actividad. Personajes y animales se muestran tanto de frente como de espaldas, con los rostros vueltos a todas partes. Los trajes con brocados , los sombreros caídos y los turbantes y fajínes de pedrería y oro generan fluidez entre una y otra figura. La rica ornamentación y un alarde de detalles dorados convierten este tríptico en uno de los retablos más exquisitos de  su época . La composición está repleta de viñetas cómicas : los palafreneros ( en la zona medio izquierda de la pintura ) hacen chanzas, los animales se persiguen unos a otros y los soldados ( en el paisaje abovedado de arriba a la derecha ) incomodan a un viajero. Abundan asimismo, los animales exóticos, como simios y guepardos.




En los paneles de la predela de abajo Gentile demostró su habilidad con tres tipos de entornos diferentes. Son una de las primeras panorámicas del arte italiano iluminadas con efectos realistas . Hasta entonces, el fondo de los cuadros solía 
pintarse con tonos dorados, tal y como puede apreciarse en el fragmento del cielo representado en el panel principal del retablo . En la predela izquierda , hay una escena nocturna , con la Navidad y la Anunciación a los pastores en segundo término. Las fuentes luminosas están dentro de la propia pintura: el Cristo central que ilumina desde abajo a su madre, cueva y casa y el ángel en segundo término del cual emana una luz. En la predela central, la Sagrada Familia, avanza por una curvada senda de un paisaje montañoso desplegado en horizontal , durante su huída a Egipto. A la derecha, la Presentación en el Templo nos revela el magistral dominio que Gentile tenía de la completa expresión espacial y arquitectónica de su tiempo.




En las cortes europeas del siglo XV , estas suntuosas exhibiciones estaban a la orden del día. En la década de 1930, el historiador de arte Erwin Panofsky acuñó el término international style para referirse a este fenómeno.




Mercedes Tamara

2-11-2013

Bibliografía :1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

No hay comentarios:

Publicar un comentario