domingo, 6 de octubre de 2013

EL PALACIO FRANCHETTI Y EL PALACIO BARBARO EN EL GRAN CANAL MARTIN RICO

EL PALACIO FRANCHETTI Y EL PALACIO BARBARO EN EL GRAN CANAL 1894
El palacio Franchetti y el palacio Barbaro en el Gran Canal
óleo sobre lienzo 81,3x 130,8 cm
Colección particular ,Estados Unidos








Esta obra es una de las de mayores dimensiones que pintó el artista en su etapa veneciana y él mismo anotó el término de " grande " en su cuaderno de ventas. Representa a la derecha , muy fielmente, el palacio Barbaro. Éste, que había sido
adquirido en 1885 por el mecenas norteamericano Daniel Sargent Curtis, se había convertido en el lugar de reunión de sus compatriotas en Venecia y era frecuentado por el poeta Robert Browning , los novelistas Henry James y Edith Wharton y por numerosos pintores , entre ellos John Singer Sargent ( 1856-1925 ) familiar del  propietario, James Abott McNeill Whistler ( 1834-1903 ) y William Merrit Chase (1849-1916 ) y en el mismo año de 1894 , allí trabajó además el sueco Andres Zorn  (1860-1920 ) .El palacio aparece tratado con gran animación , con figuras que se asoman  a sus balcones o que aparecen tras ellos , jaulas de flores, flores y gran variedad de cortinajes y toldos.




A la izquierda de este palacio , apartado por el Rio dell ´Orso , puede verse uno de los edificios góticos mejor conservados de Venecia , el palacio Franchetti, que, con la delicada armonía de sus tonos anaranjados y blancos , es el centro de la composición . Sigue el Campo San Vidal con su Rio y, tras los árboles, los palacios Civran Badoer, luego Barozzi y Giustinian Lolin, con sus pináculos.




Fiel a la libertad con que encaraba sus composiciones , el artista eliminó el antiguo puente que, desde 1854, unía San Vidal con el Dorsoduro, junto a la Galleria dell Àccademia. El puente ( sustituido en 1934, por el actual de madera )  era considerado poco elegante por su construcción en hierro, en notoria discordancia con los palacios góticos juntos a los que se hallaba . Además , había sido construído bajo la dominación austriaca y para atravesarlo había que pagar un pontazgo. Todo ello lo hacía poco atractivo para los venecianos, de modo que Rico no lo incluyó en sus obras . Por el contrario, la introducción de una terraza ( altana ) y de chimeneas venecianas , así como de una cúpula sobre el palacio Franchetti,es consecuencia de su deseo de enriquecer la composición con recursos a elementos inexistentes en ese lugar pero plausibles. A ese mismo propósito obedece la presencia de los numerosos postes de atraque decorados ante los palacios que no aparecen en las fotografías del período. Por otra parte, crean reflejos en el agua, y  los toques blancos diseminados en el canal dan una gran vibración a la pintura.




En esta época,Rico había cambiado el modo en que representaba el agua y se había acercado mucho al tipo de pincelada independiente que utilizaban los impresionistas y que él mismo había empleado en algunas de sus obras, como las
Lavanderas de Cloyes, Valle del Loir muchos años antes. Sin embargo,evitó el uso de colores puros en los reflejos , y reservó las tintas de mayor intensidad para las notas en rojo de las velas y el parasol. A los acordes entre los rojos y los azules de las aguas , responden las armonías entre los verdes y los blancos del segundo término ,muy sutiles en los tonos de los árboles y las contraventanas sobre el muro muy claro, iluminado por el sol, , del palacio Civran Badoer. Las calidades de los paños de los palacios principales y las leves variaciones de su cromatismo enriquecido por el de los cortinajes y los toldos, revelan el refinamiento de la pintura. Por otra parte, el movimiento de esas telas, agitadas por el viento, da un dinamismo cierto a la composición, lo mismo que las posturas de los gondoleros, que el artista estudiaba continuamente en sus cuadernos.




En 1902 Rico pintó otro cuadro El Gran Canal y el palacio Franchetti , que vendió en ocho mil francos. En paradero desconocido, dado su alto precio debería tener asimismo grandes dimensiones. Es probable que esta obra sea la consignada en 1894, pero dado que no hay otras obras fechadas con seguridad en esta etapa final de Rico y debido a la amplitud de las pinceladas moteadas de los reflejos no hay que descartar que pueda tratarse de la segunda








Mercedes Tamara 
6-10-2013



Bibliografía : El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado                            




No hay comentarios:

Publicar un comentario