viernes, 18 de octubre de 2013

EL ESTUDIO DEL ARTISTA JAN MIENSE MOLENAER

EL ESTUDIO DEL ARTISTA 1631
El estudio del artista
óleo sobre lienzo 84,5 x 125 cm
Museos Estatales de Berlin



El arte imita a la vida, de crear lo que dicen sus practicantes, Jan Miense Molenaer representó el interior de su estudio con una serie de personajes que interrumpen un un instante la labor del posado para el cuadro que se está pintando en el caballete. El autor fue responsable de una humorística y, a veces, chillona serie de escenas de parranda y jolgorio, amenizados por músicos.


Es el caso del cuadro en el caballete. Los cuatro personajes ( y quizá un quinto apenas esbozado al fondo ) están tocando instrumentos musicales, cuando son interrumpidos por la llegada del perro que muerde el brazo del enano del laúd.El chico joven ha dejado caer su violín mientras el hombre más vielo, sentado con una viola de rueda en sus manos, y una mujer de pie que toca la zambomba se lo miran.Estos instrumentos se consideraban de baja estofa , aptos nada más que para producir sonidos poco refinados. La escena trata de ser hilarante.


Mientras el artista rellena su paleta, la vida continúa. El enano baila con el perro, como en el cuadro del caballete. Alguien ha hecho caer una jarra de estaño y, en el extremo inferior derecho, una pipa: sobre el taburete hay otra pipa y una lata , presumiblemente de tabaco. El tabaco, un producto recién llegado a Europa desde el Nuevo Mundo , al igual que hoy, estaba cargado de connotaciones estereotipadas,buenas y nocivas. En el contexto de una escena con músicos podría aludir a la inspiración o a la fugacidad de los placeres terrenales ( como el propio arte pictórico ) En la parte izquierda del aposento hay un laúd y de la pared cuelga un violín y algunos primitivos instrumentos de viento.


Resulta tentador pensar que algunos de los modelos eran familiares o amigos del autor, quizá sea aventurado afirmarlo claramente. En 1611, Molenaer no se había casado aún con Judith Leyster, la primera mujer aceptada en la cofradía de pintores de Harlem , pero la dama del cuadro se parece al autorretrato que Leyster realizó por la época. El chico en el cuadro dentro del cuadro es un aprendiz: sostiene una paleta, pinceles y un tiento, e instrumento para afianzar el brazo del pintor, apuntándolo contra la pintura . La del maestro está apoyada sobre un travesaño del taburete del primer plano. Hay que suponer que el caballete del chico es el del cuarto trasero. Sostiene una tabla de madera, en contraposición al lienzo que aparece tensado en el bastidor del primer plano. En el siglo XVII, loa pintores solian atiesar sus lienzos engarzándolos en un marco de madera de tamaño estándar que reutilizaban una y otra vez . La tela no ocupa todo el espacio del soporte: en muchas obras maestras antiguas pueden apreciarse las combaduras de la urdimbre del lienzo. Cuando se acababa el cuadro, si se vendía, se trasladaba a un bastidor de talla adecuada , para que fuera enmarcado.


Las vasijas para moler pigmentos y mezclarlos con los excipientes que se ven encima de la mesa eran ago típico en cualquier estudio. Aunque éste sea más bien un estudio parco, hay ciertas señales de lujo: un cuadro pequeño enmarcado que cuelga de la pared de la izquierda, el sombrero de piel sobre el caballete y la capa encima del sillón, preparados para cuando el artista salga a la calle 




Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo


Mercedes Tamara
18 .10-2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario