lunes, 28 de octubre de 2013

ADORACIÓN DE LA TRINIDAD ALBERTO DURERO

ADORACIÓN DE LA TRINIDAD 1511
Adoración de la Trinidad
óleo sobre tabla 111x 123 cm
Museo de Historia de Arte , Viena












En el centro de esta magnífica obra del período avanzado de Durero apreciamos a la Trinidad , el concepto teológico central del cristianismo . Tal y como era tradicional en el arte sacro, Durero plasma la idea de un dios tripartito con tres formas separadas: Dios Padre ( la autoridad divina ) el crucificado Cristo ( Dios hecho hombre ) y la paloma ( el Espíritu Santo ) complejas ideas teológicas convertidas enfáticamente en físicas, humanas y reales en esta obra. Rodeada de azul , la tangibilidad divina no se traduce en la pose del Padre, sentado sobre un arco iris, con los pies apoyados en otro. De sus extendidos brazos pende el cuerpo crucificado de Cristo. Los ángeles sostienen un verde palio de honor, bordado con hilo de oro. En lo alto , de los cielos desciende una paloma . El grupo personifica el concepto clave de la divinidad a la vez que exhibe la maestría pictórica de Durero y su dominio de las técnicas renacentistas.




Alrededor de la Trinidad se encuentra la corte celestial entera, distribuida cuidadosa y jerárquicamente para representar todo el pensamiento de la cristiandad. El mundo terrenal aparece abajo del todo , con una vista panorámica de campos, colinas y una próspera ciudad.Aunque sólo se divisa la figura de Durero a la derecha , el paisaje muestra señales de actividad humana,en las construcciones, los campos labrados y los barcos mercantes. Flotando encima, en el siguiente grado de santidad , están el clero ( monjas y frailes a la izquierda ) y, más a la derecha la realeza.




En el siguiente nivel están los santos y los personajes bíblicos . A la izquierda hay un grupo de mártires que representan la edad de la Gracia o de la encarnación divina en Cristo .Los mártires escogidos probablemente subrayan el valor del sacrificio como virtud cristiana fundamental . Ellas sostienen ramas de palmera,delante vemos a la Virgen Maria ataviada de azul. Santa Catalina de Alejandría, con su potro de tortura, acompañada de Santa Cristina que sostiene una rueda de molino, están situadas inmediatamente detrás de la Virgen . En el margen, vemos a una coronada santa Bárbara alzando un cáliz ( en vez de la acostumbrada  torre, su símbolo ) y más hacía el centro, a una sonriente Santa Inés y su corderillo. Los distintos objetos y el animal apuntan la identidad de los personajes , pues se refieren a los modos en que fueron torturados o a sus poderes especiales.




A la derecha vemos a San Juan Bautista encabezando un grupo mayormente formado por santos varones, profetas y personajes del Antiguo Testamento . Son figuras asociadas con los tiempos de la Ley hebrea: San Juan representa la transición entre el Viejo y el Nuevo Testamento, al reconocer primero la divinidad de Jesús . Un David con una elaborada corona toca a su arpa ( una referencia a sus  Salmos ) con un solemne Moisés a su espalda, sosteniendo las tablas de los Mandamientos. La parte superior está ocupada por ángeles y serafínes, los seres más cercanos a Dios. Con graciosa sonrisa, exhiben los instrumentos de la Pasión  la columna, la lanza, la esponja, los clavos y el látigo )




En un principio, el cuadro adornó el altar mayor de la " Casa de los doce hermanos de Nuremberg, un asilo de ancianos indigentes. Estaba rodeado por un marco ricamente labrado con escenas del Juicio. Puede imaginarse que para estos observadores, el mensaje sobre el sacrificio, muerte , juicio y redención tendría un potente efecto para hacer más evidente la conexión entre este mundo terrenal y el espiritual. Durero se pintó a si mismo en la base del cuadro, con un gesto que apunta al paraíso que aguarda a los fieles merecedores de ello.

Mercedes Tamara
28 -10-2013

Bibliografía : Durero , "Biblioteca el Mundo "











No hay comentarios:

Publicar un comentario