jueves, 19 de septiembre de 2013

PATÍO DE LA CASA DE SAMUEL LEVY TOLEDO MARTIN RICO

PATÍO DE LA CASA DE SAMUEL LEVY 1893
Patío de la casa de Samuel Levy, Toledo
óleo sobre tabla 35 x 24 cm
Colección particular








En 1893, Rico volvió a trabajar en Toledo, quizá buscando una nueva inspiración  en los motivos que había trabajado dieciocho años antes. En esta etapa de su  trayectoría , el triunfo de sus paisajes venecianos entre los coleccionistas norteamericanos le había llevado a ceñirse a aquelos motivos. En la opinión de su  amigo Aureliano de Beruete esta estancia en Toledo, en la que él le acompañó, se  debió al interés del artista por ampliar los motivos de sus pinturas en este período . No menos de catorce cuadros pintó entonces en la ciudad , todos de pequeño tamaño , algunos de los cuales regaló a sus amigos. Sin embargo, el intento no llegó  a cuajar a pesar de la calidad de las obras , dadas las predicciones ya muy asentadas de su clientela. 






Esa estancia de trabajo, por otra parte, fue la última de larga duración que como pintor desarrolló en España .Quizá le desengañara la escasa salida de estas obras  entre sus marchantes. También pudo retraerle la convicción acerca de la incultura e incomodidades del país, en comparación con París y Venecia . Es significativo, en este sentido , que la última anécdota que el artista narró acerca de los percances acaecidos en su oficio de pintor al aire libre , le ocurriera precisamente allí y entonces.




Esta pintura, solo conocida hasta ahora a través de la imagen publicada meses después de haber sido realizada , ha de estar entre las de mayor calidad que realizó en esa campaña. Se trata de la casa de Samuel Levy, tesorero del rey Pedro I , que pasó luego a propiedad de los marqueses de Villena y se supuso que había sido  residencia de El Greco. Por otra parte la casa se asociaba con evocaciones legendarias , vinculadas con el triste fin de Levy, injustamente expulsado y asesinado por orden del rey y , con la migromancia practicada por Enrique de Villena.




El artista ya había trabajado en la casa en 1873 y es significativo que tomara entonces apuntes en su cuaderno no solo de la portada y de la reja de la ventana del patío, elementos que utilizó en La aguadora , sino también en la galeria de piso alto y de la ornamentación de su puerta . En 1893, en un cuaderno diferente, Ricovolvió  a dibujar distintos aspectos del interior de la casa como las bichas platerescas de la rejería, y el gran número de estudios preparatorios que realizó para otros aspectos traduce el interés que le mereció el cuadro.




Así, en un ambiente lleno de vegetación , estudió con detalles los elementos arquitectónicos de este patio del renacimiento toledano. La pintura se anima con un punto de artificio por tres figuras femeninas , que no mantienen relación entre sí y  que, con sus abanicos abiertos, dos de ellas, parecen sugerir disponibilidad y espera . Como en su obra de 1875, el artista volvió a plasmar la intensidad nitida del cielo castellano en una azul muy puro, bajo el que destaca la belleza del colorido de los muros encalados, los azulejos y los malvas reales . Las sombras finamente coloreadas en la pared enriquecen con sutileza el cromatismo .




En estos años el interés de Rico en la arquitectura española del Siglo de Oro se había difundido a través de varios dibujos para ilustraciones. La atención a la arquitectura característica de Toledo , con su fusión de elementos mudéjares y renacentistas, es un rasgo distintivo del interés del artista en captar la impresión de un lugar través de sus rasgos más propios y castizos 




Mercedes Tamara Lempicka

19 -09-2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario