lunes, 23 de septiembre de 2013

PAISAJE DE LA CASA DE CAMPO MARTÍN RICO

PAISAJE DE LA CASA DE CAMPO 1861
Paisaje de la Casa de Campo
óleo sobre lienzo 70 x 100 cm
Madrid, Museo de la Real Academia de Bellas Artes









En 1861 los paisajistas jóvenes más destacados aguardaban la ocasión de presentarse a la convocatoria de pensión de paisajes para el extranjero , que había sido concedida por vez primera a Pedro Sánchez Blanco ( 1833-1902 )  quien la disfrutó entre 1857 y 1860. La oposición tardó en publicarse y tras  algunas protestas en la prensa , se anunció el 14 de mayo de 1861 para el día 1 de octubre de aquel año, con una dotación de doce mil reales anuales más los gastos del viaje , y un período de disfrute de tres años.



Los opositores debían realizar en primer lugar , en doce horas, un dibujo de 25 x 40 centímetros de un detalle que se les designara . Luego debían pintar " un estudio de país por el natural , copiando fielmente el opositor la escena que se le designara ". Este estudio debía realizarse durante ocho días , a razón de tres horas cada día, en un tamaño de 38 x 90 centímetros. En tercer lugar, debía ejecutarse un boceto de paisaje de composición dentro de la Academia, tomando por base el estudio del ejercicio anterior sin cambiar su  carácter, pero con libertad de alterar sus accidentes.Este tipo de ejercicios se llevaban a cabo en cuartos cerrados con llave.




La estructura de la oposición recordaba por su complejidad la de la catedra de  Paisaje en 1857, que había ganado Carlos de Haes ( 1826-1898 ) , el maestro de mayor relieve entonces en el género en España . Cuatro años después, aún no había transcurrido el tiempo suficiente para formar algún discípulo que pudiera competir con los más experimentados Martín Rico y Serafín Avedaño , que fueron los más destacados en las pruebas.  A pesar de que el día en que hubo de realizar esta prueba operaban a su padre de cataratas, según el mismo recordaba .Rico salió airoso del primer ejercicio, el dibujo. No queda testimonio de él ni del boceto realizado del natural , pues, por las medidas , el que conserva la Academia ha de ser el segundo boceto,realizado en solo un día. Este aparece trabajado sobre una preparación de color gris que había utilizado también en otras obras como Un paisaje del Guadarrama y, que en la parte del cielo es más azul, según revelaban algunas lagunas de la  pintura antes de su reciente puesta a punto. El asunto había sido abordado por Carlos de Haes en su oposición de cátedra y todos tendrían muy en cuenta su Vista de las riberas del Manzanares, cuadro que estaba en la propia Academia,pues su autor era decisivo en el tribunal de la plaza.



La composición de Rico menos panorámica que la de Haes , resultó más próxima al motivo principal : una laguna casi en primer término y la ribera opuesta festoneada de árboles, organizados en torno a los álamos más altos, que establecen el eje principal de la composición , ligeramente desplazado  hacía la izquierda . Sus tonalidades muestran una transición cuidadosamente graduada a los ocres propios de la estación otoñal en la que se pintó la obra, fruto de una capacidad de observación del natural ya manifiestada en su campaña de Azañón , en concordancia con las nuevas ideas defendidas por Haes.

Esta composición en franjas paralelas , que anticipa la que Rico prodigaría en los años siguientes en sus vistas fluviales de las cercanías de París, remata con la vista de la sierra del Guadarrama al fondo, , bien conocida por el artista , que cierra la composición ligeramente por encima de la mitad del cuadro .En el cuadro definitivo Rico siguió estrechamente la composición del boceto e introdujo la figura de una niña junto a la de unas cabras y una oveja, para mostrar su capacidad de pintar con corrección figuras y animales .


Terminada la exposición en el mes de diciembre los ejercicios se expusieron  solamente representados por letras en las salas de la Academia, previamente al fallo del jurado. La calidad de los trabajos llamó la atención del público, pero ante el temor de que Avedaño quedara sin pensión, su paisano y amigo el escritor Manuel Munguía apoyando a Avedaño. Pero a Rico le concedieron una mención honorífica y una segunda pensión 



Mercedes Tamara 


23-09-2013


Bibliografía ; El paisajista Martín Rico Edit Javier Barón, Museo Nacional del Prado 
               











No hay comentarios:

Publicar un comentario