martes, 6 de agosto de 2013

LA ESPERA RICHARD OELZE

LA ESPERA 1935-1936
La espera
óleo sobre lienzo 81,6 x 100, 6 cm
Nueva York, The Modern Museum of Modern Art













La espera (Erwartung ) de Richard Oelze constituye una categoría en si misma , dentro del arte fantástico. No sólo es una de las obras más herméticas y misteriosas que existen, sino que también ha acabado por convertirse en un icono del arte europeo de los años treinta, consiguió capturar el espíritu de la época como ningún otro cuadro También puede verse en él un reflejo del artista , si bien la personalidad de Oelze sigue planteando aún hoy algunos interrogantes.



Oelze procuró aislarse siempre en Paris entre 1933 y 1935 ( hay cuadros surrealistas de su primera época ) Pintaba sus propias visiones y rechazaba toda influencia exterior, tanto la de su formación ( en la Bauhaus ) como la de su lugar de residencia ( vivió durante 16 años en Worpswede ) o la de sus colegas de ideas afines . El mismo destruyó parte de su obra manchándola, rasgándola, quemándola.






El ánimo que desprende La espera , pintado en Paris, resulta difuso y velado, apenas algunas pinceladas de tonos pardos y grises alteran el desvaído tono amarillo predominante en el lienzo . El centro del cuadro acontece, un hecho misterioso e imposible de averiguar, se encuentra en la amplitud del cielo Se manifiesta en una oscura mezcla de estrías y nubarrones que se arremolinan violentamente y despiertan gran expectación ; hay relámpagos en la lejanía. Unos
cuantos árboles dispersos, que recuerdan, uno de los primeros paisajes de helechos de Oelze, adornan un vasto terreno en cuyo centro se encuentra una hondonada . El terreno es de una extendida monotonía cromática , en el que nada sucede y nada puede descubrirse . Este rincón verdaderamente perdido , que el espectador ,podría sin más, haber pasado por alto, puesto que nada en él resulta atractivo , se convierte a medida que se observa con mayor detenimiento en segundo escenario de un suceso excepcional.








Al borde del terreno ,sobre el margen inferior del cuadro, aparecen un grupo de personas vestidas de calle, con abrigos que parecen contemplar absortos alguna cosa . Están vueltos de espaldas al espectador ; de modo que éste mira casi por encima de sus hombros . Sólo un hombre y una mujer apartan su mirada del suceso.La tensión de estas figuras se transmite en la mera contemplación, resulta casi palpable y constituye la clave de esta escena de fuerte contenido fantástico.Da la impresión de que se avecina una catástrofe natural a cuyos presagios nadie parece haber prestado particular atención . Cualquier horror, por muy grandes que sean sus dimensiones ,comienza con pequeñas señales apenas perceptibles para el ser humano. Así, es posible que el cuadro apunte a que en 1935 un pequeño grupo de personas intentó ya sofocar las primeras llamaradas del incendio que poco después se abatiría sobre el mundo . De ahí, que haya que buscar la fantasía de este cuadro en su latente ambigüedad, que hace de él, en tanto que documento contemporáneo , una visión profética del futuro.





Incluso aunque Oelze no hubiese pretendido formular un presagio artístico del destino de Alemania , desde el punto de vista puramente estético creo un cuadro increíble en el que puede leerse multitud de significados plasmados quizás inconscientemente sobre la tela. Pero la misma espera, crea por si sola una intensidad que se transmite de inmediato al espectador . Sin argumentos formales evidentes , sin estimulantes juegos de colorido, en una acción inequívoca y sin afán admonitorio alguno, Oelze evoca una tragedia ,única en su género








Mercedes Tamara 
6 agosto 2013


Bibliogragía "Arte fantástico " Edic Taschen

1 comentario:

  1. Oelze es una arista perteneciente al " arte fantástica " Esta obra está llena de interrogantes que no llegan a aclararse Se ve que la multitud que está de espaldas al espectador están contemplando un suceso inquietante Ha reflejado muy bien esta atmósfera de suspense a través de varios recursos : el color de fondo es tenebroso y la vestimenta de los hombres que contempla la escena , junto a la iluminación , provoca una sensación de que se avecina algo terrible

    ResponderEliminar