viernes, 12 de julio de 2013

ESTUDIO DE CABEZA Y MANOS DE UN NIÑO VAN DYCK

ESTUDIO DE CABEZA Y MANOS DE UN NIÑO 1618-20L
Estudio de cabeza y manos de un niño 
óleo sobre papel trasladado a lienzo 41x28,89 cm
Colección particular




La primera noticia de esta pintura se remonta al 12 de agosto de 1695, cuando se cita en Londres como parte de la colección de James Hamilton, entonces conde de Arran y ,más adelante IV duque de Hamilton : " Una cabeza de un niño con dos manos por Van Dyck ".Permaneció en poder de la misma familia durante años, aunque trasladada a sus palacios escoceses . Así se documenta en 1704 en Kinneil House y en 1759 en Hamilton Palace . El 8 de julio de 1882 el XII duque, William Alexander Louis Stephen vendió parte de su colección en Christie´s de Londres y, con ella, esta pintura . Fue entonces adquirida por Edouard Warneck de Paris por 478 libras y chelines y permaneció en su poder hasta la venta de su colección en las galerias Georges Petit de París en 1927. En ese momento la pintura fue adquirida por el coleccionista de arte Leo Blumenreich de Berlín y vendida por éste en la casa Cassier Fisher de Lucerna el 1 de septiembre de 1931. Posteriormente ,fue ofertada , como obra del estudio de Van Dyck , en la venta Phllips en Londres el 10 de abril de 1993. Pasó luego por varias colecciones particulares inglesas , hasta llegar a su actual propietario.
Esta imagen infantil o boceto para la figura principal  de los retratados en el cuadro Dejad que los niños se acerquen a mi de la National Gallery de Otawa. Realizado en origen al óleo sobre papel, enlaza con la técnica y el soporte habitualmente utilizados por el artista para la captación de las cabezas que luego eran incluidas en sus cuadros de historia. Fue abordado con rapidez mediante toques muy gruesos y cargados, especialmente  en las manos, la cara y el cuello, mientras que el resto del boceto apenas está trabajado.
La parte principal de esta cabeza radica en que se trata del único estudio al óleo de cuantos realizó Van Dyck no destinado a un personaje histórico , sino de un retrato concreto de un contemporáneo al pintor. Sin embrago, más que realizar un estudio para la captación de las singularidades fisionómicas  del niño, el afán del artista parece más centrado en reflejar las cualidades psicológicas  y la actitud que debía transmitir el niño  en el cuadro definitivo. De esta manera, el recato, la devoción  y cierta afección , provocada por la figura de Cristo que le bendice, están ya perfectamente logrados  gracias a la posición inclinada de la cabeza, los párpados caídos y la colocación de las manos en actitud orante. El interés pictórico del artista se centra exclusivamente en el rostro y las manos, parecen que están mucho más alaboradas que el resto del boceto.
Los levísmos cambios que se incorporaron en la imagen definitiva prueban que el artista quedó satisfecho del efecto buscado en el estudio . Aún asi, , en el cuadro de Otawa la cabeza está ligeramente más levantada y las manos más abajo. Estos aspectos suavizan de alguna manera el efecto de figura cerrada en si misma que se trasmite en el boceto y dotan al niño de una mayor relación con el resto de personajes del cuadro.
Mercedes Tamara 
12 -julio-2013


Bibliografía " El joven Van Dyc " Museo del Prado


No hay comentarios:

Publicar un comentario