domingo, 2 de junio de 2013

LA BAÑISTA DE VALPINÇON JEAN-AUGUSTE DOMINIQUE-INGRES


LA BAÑISTA DE VALPINÇON 1808
La bañista de Valpiçon
óleo sobre lienzo 146 x 97 cm
Museo del Louvre , París












Ingres, uno de los gigantes de la pintura francesa del siglo XIX , es valorado por la pureza y el rigor de su estilo, pero su obra tiene también un lado profundamente  personal y sensual. La larga carrera de Ingres se desarrolló principalmente entre  Paris e Italia, fue como alumno de la Academia Francesa en Roma y la segunda, como director de la misma . En sus inicios, su obra fue a veces controvertida,  pues los críticos conservadores la consideraban extravagante, pero en su vejez  fue una de las figuras más estimadas de la pintura francesa. Además de ser uno de los más grandes maestros del desnudo femenino , Ingres fue famoso por sus cuadros de tema histórico, mitológico y religioso y también como retratista ( su producción de retratos , tanto dibujos como óleos, fue muy abundante ) . Legó  una gran colección de arte ( propio y de otros artistas ) a su ciudad natal de  Montauban , que en la actualidad alberga un museo que lleva su nombre.




La bañista de Valpiçon es un lienzo con un perfecto equilibrio de intimidad y  grandeza, de contemplación despegada y encanto sensual, Ingres creó uno  de los más grandes desnudos de la historia del arte. El cuadro , originalmente  titulado Mujer sentada , toma su nombre de un coleccionista al que perteneció antes de que lo adquiriera el Louvre en 1879, Ingres lo pintó en Roma, pero la falta de fondos -eran tiempos revueltos en Francia -retrasó su viaje a Italia. Como los ganadores de este prestigioso premio en otros años , durante su estancia en Roma , Ingres tuvo que enviar varias obras a Paris para que las autoridades comprobaran que hacia un uso apropiado de los fondos públicos y este es uno de los cuadros elegidos por Ingres para demostrar sus progresos.No obstante , fue recibido con frialdad , al igual que otras obras tempranas de  Ingres. Algunos críticos pensaban que sus figuras carecían de la solidez y tridimensionalidad tradicional y que su aspecto era insípido y sin osamenta. Ingres sin embargo, miraba más allá del naturalismo convencional y estaba  dispuesto a modificar o a exagerar el aspecto de sus figuras en beneficio de la armonía pictórica. Era un dibujante excelente, muy capaz de representar la anatomía humana con precisión , pero en su elevada concepción del arte las imperfecciones de la naturaleza debían corregirse para crear una belleza "ideal".




Esta actitud estaba influida por su principal maestro, Jacques- Louis David el mayor exponente del neoclasicismo pictórico que pretendió recuperar el espíritu. además del estilo, del mundo grecorromano. Pero aún más importante  que David fue el efecto que sobre el pintor tuvo Roma. Ingres halló inspiración no sólo en los restos del arte antiguo, sino también en la pintura del Alto Renacimiento y sobre todo en la obra de Rafael. Hay un hilo de claridad y equilibrio que une el arte clásico , la pintura de Rafael y la pintura de David. Ingres también apreciaba tales cualidades . pero en cierto aspecto difirió mucho de sus referentes.



En particular, su estética era menos severa que la de su maestro David y se aprecia un énfasis personal en la suavidad de lineas y en el pulido exquisito de las superficies. Así, en La bañista de Valpiçon , al artista le interesó más dar al cuerpo de la mujer un contorno fluido que sugerir la estructura ósea subyacente . Esto resulta especialmente claro en la pierna derecha: está dibujada con suprema  elegancia, pero si se observa con detenimiento no parece unida al cuerpo de  forma convincente.




Ingres era un perfeccionista que revisaba sutilmente sus temas y motivos favoritos. Por ejemplo, en El baño turco de 1863 ,una de las figuras principales recrea claramente La bañista de Valpiçon , aunque allí toca una mandolina . El baño turco es una obra maestra indiscutile-con una carga erótica sorprendente teniendo en
cuenta la edad a la que lo pintó Ingres- `pero el artista no consiguió superar la belleza intemporal que había logrado más de medio siglo antes en La bañista de Valpiçon


COMPOSICIÓN- Este lienzo transmite una sensación de dignidad monumental , frutode la seguridad compositiva del artista. Las firmes verticales trazadas por las telas del cuadro encuentran ecos sutiles en las curvas del cuerpo de la mujer . La linea predomina sobre el color , pero el autor demuestra una gran maestría a la hora de equilibrar las amplias áreas de piel y tela . La amplia área de la espalda está formada  por una serie de majestuosas formas abstractas , pero a la vez transmite el tacto y la textura de la piel . Ingres sostuvo siempre la primacia del dibujo sobre el color, pero lo cierto es que con frecuencia lograba efectos de color deslumbrantes, como en la gloriosa extensión de la piel dorada . El rostro de la bañista solo es visible en parte, por lo que el tocado rayado cobra un protagonismo notable. Los turbantes aparecieron en la pintura europea en el siglo XV, y en la época de Ingres se veían a menudo en el arte de estilo orientalista, que puso de moda las imágenes inspiradas en las culturas de Oriente Próximo y Medio del norte de Africa .

Una tela blanca de elaborados pliegues envuelve el codo izquierdo de la bañista. Ingres debió de incluir este detalle por razones puramente pictóricas, a fin de suavizar al agudo ángulo del codo y para obtener un contraste de color y de textura con la piel de la bañista. El único movimiento obvio del cuadro se encuentra en el chorro  de agua que sale de un surtidor en forma de cabeza de león. La ambientación general del cuadro es neutra, pero este detalle aporta una nota exótica lejana en el tiempo y en el espacio



Mercedes Tamara Lempicka
2-junio 2013



Bibliografia : París, Museo del Louvre Edic Ufmann







No hay comentarios:

Publicar un comentario