lunes, 6 de mayo de 2013

LA SERPIENTE DE METAL VAN DYCK

LA SERPIENTE DE METAL 1618-20
La serpiente de metal
óleo sobre lienzo 207 x 234 cm
Madrid, Museo Nacional del Prado






La primera documentación segura de esta pintura se remonta a 1764, cuando aparece entre las elegidas por Anton Raphael Mengs para Carlos III. Se registra como " 35 la serpiente de metal , de tres barras escasas de ancho y dos y media de alto , original  de Wandick ". Tanto la evidencia documental de esta procedencia como las medidas y el formato horizontal , permiten desestimar la pertinaz identificación de la obra del Museo del Prado con La serpiente de metal atribuida a Rubens que se encontraba en la Galería del Mediodía del Alcázar de Madrid en los inventarios reales de 1666 y 1700, mucho más pequeña y dispuesta en vertical.


La serpiente de metal ya considerada como obra de Van Dyck desde su adquisición para Carlos III en 1764, pasó a decorar inmediatamente el Palacio Real , donde fue vista por viajeros en España. A la muerte de Fernando VII en 1834, aparece registrada ya en el Real Museo de Pinturas , pero como obra de Rubens, presumiblemente por la incorporación de una firma falsa que aún luce la pintura . Esta atribución se mantiene en los distintos catálogos oficiales del Museo del Prado hasta 1913, cuando se vuelve a considerar obra de Van Dyck, siguiendo las opiniones previas de Jules Guiffrey en 1883, Max Roses en 1886 y Henry Hymans en 1894.


En el Antiguo Testamento ( Números 21,5 9 ) se relata cómo durante su travesía por el desierto , los israelitas perdieron la fe y la confianza en Moisés, y cómo fueron castigados por esta razón con una plaga de serpientes. Tras su arrepentimiento, Dios ordenó a su líder colocar una serpiente de bronce en una asta para que al mirarla sanara las heridas. La historia se tiene como una prefiguración veterotestamentaria de la crucifixión de Cristo , pues ambos pasajes comparten la idea de redención.


Pese a que la historiografía moderna dudó originalmente de su atribución a Van Dyck,actualmente hay unanimidad en considerarla una pintura juvenil de este autor, inspirada en la obra de idéntico tema que Rubens realizó hacía 1609-10. Su composición está estrechamente ligada con otras pinturas de este último de la década de 1610 como el Abraham y Melchisedech ( Caen, Musée des Beaux Arts ) y el San Ambrosio y el emperador Teodosio , realizado por Rubens con ayuda de  Van Dyck, quien abordaría más tarde su propia versión en solitario . En estas obraslos personajes se sitúan en primerísimo primer plano en una disposición horizontal, sin apenas espacio sobre ellos. Las figuras permanecen sobre un plinto o escalón que, a su vez, dirige la mirada al espectador.


La herencia de Miguel Ángel la recibió en principio a través del propio Rubens quien había estudiado varias de las figuras moribundas de La serpiente de metal , pintada  por el italiano en una de las pechinas de la Capilla Sixtina , como se deduce de la  existencia de un dibujo de las mismas de su mano o retocado por él, según diferentes autores. Similares figuras dolientes e inertes aparecen en el primer plano de varios de los dibujos preparatorios de Van Dyck. La figura sigue manteniendo una fuerte  caracterización miguelangelesca, pero la sustitución de los israelitas ya muertos, es decir, castigados por su pecado, por un único personaje , arrepentido y rogando perdón , aleja esta obra del sentido que Rubens había dado a la suya. Y esto, no  solo desde un punto de vista formal , sino también por la interpretación del tema,pues Van Dyck potencia con este gesto implorante la idea de redención por encima de la del castigo.

La figura de Moisés marca otra gran diferencia respecto a Rubens , tanto formal como narrativamente . Aunque en origen deriva de un dibujo de este último hoy perdido y en varios dibujos preparatorios es similar, la efigie definitiva es muy distinta, especialmente en su protagonismo narrativo . Aquí es una figura más apaciguada ,menos violenta, incluso con una fisonomía mucho más personal, pues Van Dyck repite un rostro utilizado varias veces derivado de un estudio de cabezas conservado en Lyon. Además el Moisés de Van Dyck no mantiene la relevancia compositiva que la de Rubens , sino que permanece en una posición marginal, más discreta , cerca  del extremo izquierdo de la composición.



Esta colocación marginal de Moisés pudo tomarla Van Dyck de ciertas obras de Rafael, conocidas quizá a través de estampas o dibujos Van Dyck modifica otros detalles presentes en Rubens para personalizar su propia versión de La serpiente  de metal . Un ejemplo es la dinámica figura de una mujer madre que, asustada, eleva a su hijo para ayudarle a contemplar la estaca en el cuadro del cuadro de Rubens  en Londres. Aunque no está presente en su versión , Van Dyck consideró en principio la posibilidad de incorporar una solución similar, en una clara alusión al desamparo y la protección que transmite la presencia del niño en brazos de la madre, como se  aprecia en varios dibujos preparatorios.



En su estado actual La serpiente del mal del Prado presenta un añadido superior que modifica no solo la composición sino el sentido y aún la iconografía original del cuadro. Se trata de una franja de celaje que otorga a la obra una mayor desahogo  visual, matizando con ello el dramatismo original de la concentración de figuras en primer plano con que Van Dyck lo concibió. El añadido incluye serpientes cayendo directamente del cielo, circunstancia completamente ausente en el relato bíblico y  que altera el concepto que el autor quiso dar a su obra, pues con ellas se intensifica la lectura del castigo divino, alejándose de la idea de redención que parece primar  en la concepción de Van Dyck.



Mercedes Tamara 
6 -mayo-2013



Bibliografía " El joven Van Dyc " Museo del Prado




No hay comentarios:

Publicar un comentario