miércoles, 22 de mayo de 2013

FLORA REMBRANDTH

FLORA 1654
Flora
óleo sobre lienzo 100 x 91, 8 cm
The Metropolitam Museum of New York





Flora era una diosa de importancia secundaria en la mitología romana que se  asociaba con el florecer de los campos. Era una de las figuras mitológicas que ayudaban a comprender el paso del tiempo y de las estaciones, y que se relacionaba con la llegada de la primavera. La fuente literaria más popular sobre esta diosa en Europa durante el Renacimiento y el Barroco fue una sección del libro V de los Fastos, el poema-calendario de poeta romano Ovidio ( 43 a C-17 dC. ) Allí se explica que Flora era pareja de Céfiro , y aparece asociada a las Gracias y a las Horas , otras deidades secundarias relacionadas con la fertilidad y con un concepto que se vincula a la belleza. En el mismo texto Ovidio escribe que la boca de Flora emanaba olor a rosas y que la diosa aconsejaba aprovecharse del esplendor de la vida mientras se encuentra en flor.


Existen representaciones de Flora desde la Antigúedad , y proliferaron durante el  Renacimiento . Boticelli ( 1444-1510 ) quizá la incluyó en su cuadro La Primavera ( Florencia,Galleria degli Uffizi ) probablemente inspirado en De rerum natura ( V 737-740 ), el texto más conocido del poeta epicúreo Lucrecio ( 99-55 aC ) en la que la alegoría de la Primavera es rodeada por una procesión en la que marcha Venus, Flora acompañada de Céfiro y las Gracias.


Aunque Rembrandt posiblemente no conociese de primera mano todas las fuentes antiguas  que trataban el tema de Flora, si que estaba familiarizado con la forma  en que esta diosa había sido interpretada más recientemente . Por su vinculación  con la fertilidad de la naturaleza, Flora se asoció también con la fertilidad de las  personas, especialmente de las mujeres . De ahí al ser asociada con la belleza, el amor y el deseo, condiciones y estados de ánimo que favorecen la fertilidad, sólo hay un paso, y Flora se relacionó con estos conceptos en la literatura y también  en la pintura del Renacimiento. La imagen más conocida de esta diosa la pintó Tiziano  ( 1499-1576 ) en un cuadro donde las ideas de fertllidad y hermosura se  han transformado en sensualidad y erotismo







Flora de Tiziano 1515-1520
óleo sobre lienzo 79,7 x 62cm
Florencia ,Galleria degli Uffizi





Rembrandt conoció el cuadro de Tiziano cuando perteneció a la colección de Alphonso López, un marchante sefardí de Ámsterdam, el lienzo estuvo en su  colección durante varios años, hasta 1641. Hacía 1640 Joachim von Sandrat (1606-1688 ) reprodujo el cuadro de Tiziano en una estampa que acompañó con la siguiente inscripción : " En la primavera, caldeada y alimentada por ligeras lluvias, cuando la suave brisa de Céfiro anima a las dulces flores, entonces Flora, envuelta en un manto de primavera, enamora a Tiziano y tienta a los  corazones de otros a que canten. Flora también enamoró a Rembrandt, quien la representó al menos en tres ocasiones antes de pintar esa versión.



El interés de Rembrandt por la diosa Flora es revelador de la forma en que las historias de la mitología clásica se entrelazaban con la vida de las personas en Europa durante la Edad Moderna. La idea de una mujer hermosa suscita en la  mente de Rembrandt la imagen de la diosa, que conoce gracias a la interpretación del mito que han hecho generaciones anteriores . A través de ese mito , la imagen de una mujer joven y bella se asocia también a la belleza de las flores y al concepto más genérico de florecer.


Mientras que los rasgos que vinculan el cuadro de Rembrandth con la tradicional imagen de Flora son evidentes, una comparación con el cuadro de Tiziano demuestra  también la originalidad de Rembrandth. Como sucede en otras imágenes de la diosa, la protagonista de este cuadro lleva flores en una de las manos. La posición y el encuadre de la figura , así como el ademán de las manos, indican que Rembrandt se inspiró en el cuadro de Tiziano mencionado anteriormente. La camisa que viste la joven también es similar a la del cuadro del veneciano, pero se tapa por completo el pecho de la muchacha, que por ello se muestra más recatada y menos sensual. Ante el cuadro de Rembrandt tenemos la sensación de estar en presencia de una persona real y próxima, tanto en lo físico como en los psicológico. La textura del cuadro es rica y variada y contribuye a dotar a la imagen de proximidad . El físico de la joven está menos idealizado que el que observamos en el cuadro de Tiziano.



Este mismo tipo de mujer, de rostro y nariz alargados y ojos y cabellos oscuros ,aparece en la obra de Rembrandth hacía finales de la década de 1640, y lo vemos también en Betsabé . Este ideal de figura femenina se ha identificado con Heindrickje Stoffels, la mujer con quien Rembarndtse relacionó desede 1649 o 1650 , aproximadamente cuando ella tenía unos veintitrés o veinticuatro años de edad y el pintor cerca de cuarenta y tres. En 1654, Heindrickje dio a luz una hija concebida con el pintor y con el se mantuvo hasta que murió en 1663.

Mercedes Tamara 
22 -mayo-2013

Bibliografía : Rembrandt " Pintor de historias " edic El Viso




No hay comentarios:

Publicar un comentario