viernes, 16 de noviembre de 2012

VISTA DEL MONTE SNOWDON DESDE LIYN NANTLLE DE RICHARD WILSON

VISTA DEL MONTE SNOWDON DESDE LIYN NANTLLE 1766
Vista del monte Snowdon desde Liyn Nantlle
óleo sobre lienzo 100x 127 cm
Nottingan, Castle Museum and Art Gallery 







Discípulo de Thomas Wight en Londres, se especializó en un principio , como aquél en el género  del retrato. El obligado viaje a Italia (1750-1758 ) le condujo en primer lugar a Venecia y después a Roma. El sur intensificó su inclinación por la pintura paisajística , lo que le llevó a  sentar las bases de la futura pintura paisajista inglesa. Sin caer en el eclecticismo Wilson supo  asimilar los avances logrados en las composiciones paisajista de Poussin , Lorraine o Vernet, sin olvidar los paisajes holandeses romanizantes de finales del siglo XVII . Pero su mayor  contribución será el retrato paisajístico inglés : lagos y colinas ingleses, amplios y serenos ,  plasmados con minuciosidad topográfica y un reparto equilibrado de claroscuros y colores sutilmente matizados. 







Pero el arte de William Turner ,al parecer sin precursor alguno ,tuvieron una importancia decisiva cuadros como éste. Aquí Wilson se aleja de la tradición de un Nicolás Poussin, o  un Claude Joseph Vernet, renunciando a la sugestión de los objetos. El paisaje se compone  únicamente de tonos azules,verdes y marrones, unidos unos a otros, mediante feos sombreados 
transparentes. El ambiente no necesita estar sujeto a elementos individuales, no precisa soportes, pues se sostiene por sí mismo. Los contornos de las montañas, de los árboles, de las orillas de los reflejos forman un sistema autónomo de movimiento y contramovimiento que no precisa de ejes estabilizadores. 

















 


Vista de la Casa de Sion junto al Támesis en Kew Garden, 1780





La densidad y la moderación del colorido presentan una gran analogía: también en el campo del color se renuncia a la armazón de los contrastes de claroscuro . Los valores suaves se complementan , sin mezclarse. El paisaje no conoce acentos dramáticos ni aspectos apasionados . Se plasma con frialdad con  un dibujo en parte preciso , una aparición sin tensiones , con la evidencia de su propia existencia. el paisaje ha dejado de ser un mero escenario , un espacio de acción para convertirse en algo  distante . Sólo se comprende con un examen lento y cuidadoso de su complejidad ambiental. 








Mercedes Tamara
16 -11-2012 



Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo





No hay comentarios:

Publicar un comentario