lunes, 19 de noviembre de 2012

ADÁN Y EVA DE DURERO

ADÁN Y EVA 1507
Adán y Eva
óleo sobre tabla  209x81cm
Madrid, Museo Nacional del Prado


Tres años antes de grabar al buril la célebre imagen de Adán y Eva cometiendo el pecado 
original, realizados según los cánones renacentistas de las proporciones ideales del cuerpo 
humano que debían poseer nuestros primeros padres recién creados por Dios. Durero vuelve 
sobre el tema con dos monumentales tablas del Prado, concluidas justo después del regreso 
de su segundo viaje a Italia.

Adán y Eva aparecen en dos tablas separadas y son los primeros desnudos a tamaño natural 
de todo el arte germano. Ya Van Eyck había pintado a Nuestros primeros padres en tablas 
sueltas, en el Poliptico de San Bavón de Gante, pero la obra de Durero supuso una ruptura 
con la tradición anterior y fue copiada e imitada de inmediato.

No se conoce el nombre del comitente , pero es poco probable que se tratase de pinturas 
dedicadas al culto. Es posible que fueran encargadas por algún representante del mundo 
humanístico internacional, culto y refinado, que quisiera poseer figuras del desnudo 
permitidas por la tradición religiosa. Se ha mencionado el nombre de un obispo de Bratislava, 
Joham Thurzo, que según un testimonio contemporáneo habría comprado a Durero por 120 
florines un cuadro del mismo asunto. Las tablas pertenecieron a la reina Cristina de Suecia, 
que las regaló a Felipe IV de España.

Las ideas de Durero sobre la belleza humana habían experimentado importantes cambios: 
las figuras son mucho más esbeltas que las del grabado y una gracia inimitable, de sabor 
entre gótico y manierista, ha sustituido a la sólida construcción de 1504. Su etérea y sobrehumana belleza recuerda, en un ámbito y en una época muy diferente, a las figuaras de 
Adán y Eva pintadas por Masolino de Panicale

Mercedes Tamara Lempicka
19-11-2012


Bibliografía : Durero , Edic " Biblioteca El Mundo "

No hay comentarios:

Publicar un comentario