martes, 7 de agosto de 2012

BODEGÓN CON PAVOS REALES DE REMBRANDT

BODEGÓN CON PAVOS REALES 1639
Bodegón con pavos reales
óleo sobre lienzo 145 x 135 cm
Amsterdam, Rijkmuseum









Con las alas ampliamente extendidas y el pico patéticamente abierto , un pavo real  aparece colgado cabeza abajo en el vacío : otro ejemplar descansa pesadamente sin  vida sobre la mesa : la cabeza sobresale proyectando sombras , por encima del borde:  cae sangre al suelo , que estimula macabramente la mirada para dar al cuadro una  presencia temporal inmediata. El cesto de frutas apenas recuerda ya a Caravaggio,  antes al contrario es su rápido esquematismo , parece anticipar aspectos del  impresionismo. Una muchacha mira , en el fondo, a través de una ventana a este  conjunto modulado por la luz ; pocas veces se ha pintado el sentido de la vista de  un modo tan convincente. 




Se observa una peculiar interacción entre los objetos y la niña . La división en dos ( la naturaleza muerta en el primer plano y la figura del fondo ) podría llevar a  buscar reliquias del sistema pictórico dual al estilo de Aertsen y Beuckelaer .  La combinación de la naturaleza muerta y figura se encuentra sin embargo, antes  y destacadamente en Caravaggio ; después en Baschen o Bernardo Strosi  ( hacía 1581- 1644 ) y, mucho más tarde , por ejemplo en Lovis Corinth ( 1858-1925 ) 


Las características de la imagen de la muchacha no deben dejarse de lado : no se  trata de un retrato , sino de un tipo, un carácter. La muchacha aparece como una  niña que exterioriza su sorpresa frente al mundo . Plinio escribió que Parraso 
pintó a " dos muchachos , a los que se le notaba la inocencia y la candidez de  sus pocos años " . La sencillez no es solo la característica de la niña , sino  también , subrayada por la reducida gama de colores de todo el cuadro, pues  en la categoría estética que se opone , como alternativa a las tendencias "barrocas"  predominantes en la pintura de la época. 






El verdadero tema de este cuadro pintado con gran elocuencia es la pintura misma,  su ritmo y su franca exhibición . La forma se transforma en un devenir dinámico ,  animado en su interior . Solo en el ojo del observador y desde una cierta distancia,  el conjunto de luces y colores se convierte en una imagen integral. El tema tiene  sus precedentes en los bodegones y cuadros de banquetes despensas y cocinas  flamencas . 








Mercedes Tamara


7 agosto 2012 


Bibliografía : 1001 Pinturas que hay que ver antes de morir , Edic Grijalbo


No hay comentarios:

Publicar un comentario