domingo, 1 de julio de 2012

PUERTO DE MAR CON SOL NACIENTE DE CLAUDE LORRAIN

PUERTO DE MAR CON SOL NACIENTE 1674
Puerto de mar con sol naciente
óleo sobre lienzo 72x 96 cm
Múnich , Bayerische  Staatgemáldesammulungen Alte Pinakothek








Después de ser aprendiz de pastelero , Lorrain llega a Roma a los 14 años y entra en el taller de Tassi. Tras algunas breves estancias en Nápoles ( entre 1619-y 1624 ) y en su país ( 1625-1627 ), permanece en Roma hasta su muerte En la Ciudad Eterna comienza pintando los frescos con representaciones paisajísticas - su maestro Tassi fue, al fin y al cabo, un pintor de frescos y paisajes-el Palazzo Crescenzi y del Palazzo Multi. 





En 1634 es aceptado en la Accademia de San Lucca de Roma y tres años más tarde en el paisajista más destacado de Roma . Recibe encargos de los nobles y los príncipes de la iglesia, el rey de España le encarga una serie de escenas religiosas para su palacio del Buen Retiro . Pero el paisaje será siempre su motivo predilecto , ya sea como " vedula " escena mitológica o como marco para historias del Antiguo Testamento .







Las pequeñas figuras decorativas , inspiradas en las " bambocciatas " ( cuadros con muchas figuras ) carecen de importancia y a menudo fueron ejecutadas por sus ayudantes. A diferencia de los paisajes de Poussin, los de Lorrain muestran amplias y apacibles extensiones . Por su coloración rica en matices , los efectos luminosos y la representación de monumentos clásicos decorativos , su obra fue tomada como modelo por los paisajistas neoclásicos de los siglos XVIII y XIX 





El gran tema " interior " de la pintura del siglo XVII es la luz, ya sea como iluminación desde una fuente invisible , oponiéndose a las potentes tinieblas , como en Caravaggio , ya sea como una luz de una vela, la blanquecina claridad de la llama que atraviesa las obscuridades opacas en los cuadros de Georges de la Tour, o ya sea la mirada al sol, como se atrevió a representar Claude Lorrain, una mirada a un sol que se abre paso entre los tenues velos de la bruma matutina , que hace desvanecerse en su fulgor la amplia linea del horizonte del mar con los lejanos barcos de vela, de paisajes con montes ciudades y torres.







Esta claridad no aparece ante el espectador desde el ámbito de la pintura , sino desde el ámbito de la poesía . El puerto con con el arco del triunfo romano y las fortificaciones  en ruinas es quizá, el escenario de una escena cotidiana de la Antigüedad . Las viejas  edificaciones están invadidas por arbustos y por la hierba, la Antigüedad es solo imagen,  es solo ruina y recuerdo de un mundo que no conoce el tiempo , iluminado por el resplandor  matinal sin sombras.Si es imposible determinar el siglo en el que viven las personas que aparecen en los cuadros  de Claude Lorrain , no es menos difícil localizar los países donde se encuentran sus 
paisajes





Nadie antes que él había hecho de la realidad poética el tema de su pintura. En el cuadro de  Múnich Puerto de mar con sol naciente, Claude describe el transporte de fardos entre una  chalana y la orilla por medio de botes pequeños . Ni siquiera se puede reconocer en qué  dirección se realiza el transporte , hacía la chalana y dónde está ésta. Los trabajadores , las personas que conversan en la orilla y el grupo bajo el arco del triunfo son mera decoración , puro atributo del paisaje . No es ninguna escena de la poesía contemporánea,  ni antigua , las grandes ruínas clásicas no están pobladas por figuras mitológicas . 




Mercedes Tamara
1-08-2012


Bibliografía : " Obras Maestras del Arte, " Edic Blume





























No hay comentarios:

Publicar un comentario