domingo, 2 de octubre de 2011

JINETE Y MUJER DESNUDA DE HANS VON MARÉES

JINETE Y MUJER DESNUDA  1869


Jinete y mujer desnuda
óleo sobre lienzo 109 x77 cm
Halle Fundación Moritzburg Kuntmeum






Unido tanto a Münich como a Italia está un grupo no compacto de artistas de la segunda mitad del siglo , que se denomina " romanos alemanes " , entre ellos se encuentra varios escultores y pintores de renombre ; entre ellos tenemos a Hans Von Marées el autor de Jinete y mujer desnuda. Entre ellos existen grandes diferencias , pero tienen en común que creyeron encontrar las fuentes de la cultura occidental en el suelo italiano, en lugar de como-los impresionistas , darse a la fascinación de las metrópolis llenas de vida. No era tampoco la experiencia educacional lo que buscaban en Italia , sino la  vida popular y genuina y el paisaje natural y primigenio , no destruido por el turismo " escenarios " de mitos demoníacos de los pastores , del Pan de patas de macho cabrío .


Las necesidades metafísicas de estos artistas las cubrían las filosofías de Schopenhauer y Nietzche , así como la vuelta ,desde varíos puntos de vista , al romanticismo alemán. El tenor fundamental clasicista de los romanos alemanes evitaba todo lo artificial en el sentido de teoría académica el disfraz y lo anecdótico , y en ese acto de limitación encontró lo esencial.


Hans von Marées se mueve en el romanticismo tardío y el clasicismo romántico . Prefirió la " Era de Oro " con esto evocaba las ideas del paraíso que el siglo XIX tomaba de la mitología clásica. El óleo con el jinete tomando las naranjas del árbol y la mujer desnuda ha de verse en cualquier caso ante este transfondo. Los protagonistas de esta armónica composición - la figura de espaldas del jinete desnudo que toma un fruto del naranjo, la mujer desvestida sentada en el pozo ( cuyas piernas , según los parámetros académicos de la " corrección orgánica están distorsionadas ) y el muchacho desnudo entre dos adultos -las figuras del cuadro, por tanto, que se dan a su ser y a su sencilla actividad como si fuera un estado , o un rito,  solemne, no se puede imaginar en ningún otro lugar que en un paisaje ideal, arcádico, aunque Marées sumerja el lugar en un colorido pesado, de ningún modo alegre y mucho menos bañado en luz .


La misteriosa reunión de las personas al aire libre tiene un carácter de arcaica atemporalidad , un ambiente misterioso que obedece al ideal simbólico de hacer aparecer lo indecible tras los fenómenos.


Mercedes Tamara Lempicka 
2 octubre 2011



Bibliografía : Romanticismo, Edic Taschen

No hay comentarios:

Publicar un comentario